Seguínos

  salidaacomer

  catandocervezas

  Facebook

  Twitter

  Youtube

  Google +

  Instagram

  Pinterest

Saturday, 01 October 2016 21:06

COMÍ ARISH, TRÍPOLI Y YABRAK - SALÍ A SHAWARMA

Written by 
Rate this item
(1 Vote)

01 SalíAComer a ShawarmaLa cultura árabe tiene un encanto muy particular, quizás pocos lo reconozcan pero la influencia que tiene en la vida diaria es tremenda. Su aporte en el mundo de las matemáticas, sólo empezando con los números, es decir, con la forma en la que los escribimos hoy podría ser suficiente; pero enamorados de la perfección de la naturaleza lograron con su estudio profundo a través del cálculo, el álgebra y la física a aclarar y entender muchas cosas del universo. Los árabes se enamoraron del cielo y las estrellas y estudiaron los astros juiciosamente, se apasionaron por la física hasta el punto de que el primer hombre que intentó volar fue un árabe que luego imitara Leonardo Da Vinci; se enamoraron de las letras y escribieron hermosos poemas e historias que todavía escuchamos y con los que soñamos. Su música y danza perviven en el hoy en sus tonalidades originales en instrumentos de percusión y de vientos, pero también en las notas de culturas más modernas como el flamenco y de cantantes actuales como David Visbal y Shakira. Nuestro idioma está lleno de aportes de esta cultura, más de cuatro mil palabras tienen su origen en él: albóndiga, alcohol, alcachofa, bellota, elixir, escabeche, guitarra, hola, jabalí, jarabe, limón, máscara, naranja, sandía, toronja, toronjil, zanahoria… esto sólo por enunciar unas cuantas y ni siquiera son las más comunes. Pero el aporte que más me gusta, y que ya han de sospechar cuál es, es el de la comida.

Empanada…  ¡polémica! Pues he escuchado varias veces que su origen árabe es un mito, al menos el de la palabra y resulta que sí, y que no, porque eso de envolver la comida en pan, es tan antiguo y propio de infinidad de culturas y los árabes tienen su propia versión, que evolucionó y viajó hasta Europa y que luego llegó a las Américas.

02 SalíAComer a ShawarmaEl quibbe, la pita, el pan arracimo, sin levadura o árabe, los fríjoles que son más orientales pero que por su cercanía también tuvo su aceptación en el medio oriente antes que en nosotros los occidentales, las habas, los garbanzos, los yogures… mejor dicho, esta aldea global de la que estamos disfrutando hoy en día y que nos ha convertido en habitantes de un mundo más pequeño por decirlo de alguna forma, está bañado por innumerables posibilidades de disfrutar de estas delicias propuestas por esa cultura tan rica e importante.

Recuerdo que en mi época de estudiante universitario, hace unos añitos ya, en algún momento de esos en los que había que estudiar largas horas en la casa de un compañero, se nos dio por esa mala costumbre de tener hambre. Se venía una noche larga y había que comer algo. Le encomendamos la misión a una compañera para que buscara algo de comer en la calle mientras los demás avanzábamos con las labores académicas. Cuando llegó la comida, recuerdo, me entró una pequeña duda: la compañera fue a comprar unos envueltos de pan que traían carne y vegetales por dentro y que se veían especialmente pequeñitos, bueno, para un universitario tragaldabas como yo; traía además unas bolitas de carne apanadas y unas salsas raras de ajo y de cilantro. Me comí mi porción de esa comida que no conocía con un gusto anormal, pues olían y sabían delicioso. Lo único con lo que lo pude comparar para esa época en la que no estábamos tan abiertos gastronómicamente hablando fue con la comida mejicana, pues parecían unas fajitas y a la vez no lo eran, porque su concepción era distinta. Pregunté por el nombre de lo que habíamos comido y sinceramente, era tan extraño para mí que no fui capaz de guardármelo en la memoria y aun así, le agradecí a mi compañera por haberme dejado descubrir algo de la comida árabe, pues venía de un restaurante que ella conocía porque quedaba cerca de su casa, por ahí en el Mall de la Visitación en el Poblado.

03 SalíAComer a ShawarmaHoy, unos quince años o más, sé a ciencia cierta qué fue lo que comí porque ya lo reconozco, el envuelto de carne y vegetales que comimos era un Shawarma, y las bolas de carne apanadas, eran quibbes. ¿Y por qué lo sé tan a ciencia cierta?  Pues porque este año se celebraron los 20 años de uno de los restaurantes pioneros en este tipo de comida en Medellín y me invitaron a la celebración. Mientras miraba a lado y lado y conversaba con mis compañeros de mesa, otros representantes de periódicos y blogs gastronómicos de la ciudad simplemente fui recordando cosas de esa experiencia efímera, pero luego, cuando tuve la oportunidad de entrevistar a la dueña del restaurante, a la pionera Tata Abisaad Hanna, di con la neurona que me faltaba; tuve un momento de flash back.

En el evento tuve la oportunidad de comer muchas cosas deliciosas, pero como estábamos en medio de una experiencia de tipo informativo, en el que la interacción con los compañeros y con los exponentes me mantuvieron algo distraído de los sabores y sensaciones, pues tuve que armar plan para unos días después con el fin de esta vez sí, vivirla con toda.

04 SalíAComer a Shawarma

Así pues que en esta ocasión quise abarcar varias cosas del menú que me habían gustado y otras que no había tenido la oportunidad de probar. Al final, la mesa estaba abarrotada con un festín digno de los relatos que me hicieron soñar alguna vez, narrados en las mil y una noches. Había pues pan árabe para poder tomar los alimentos, pues esto se come con la mano, queso arish que es una bola de queso conservado en aceite de oliva y que según me contó Tata, cuando están bien hechos logran conservarse por incluso, hasta cincuenta años. Ya saben, esa es una respuesta a la conservación de los alimentos en el desierto. Este queso es como un yogurt salado y viene en dos presentaciones una solito y otra con unas especias que lo cargan de sabor y de olor.


En otro plato había Tabule que es una ensalada que sirve muy bien para limpiar el paladar entre plato y plato. Sus elementos están muy bien picados lo que la hace muy liviana y deliciosa, tiene tomate, cebolla, perejil, pepino, pimentón, zanhoria, jugo de limón y aceite de oliva.

05 SalíAComer a Shawarma

El otro plato traía varios tahines que se llama “tripoli”, el tahine es una especie de puré y es de garbanzos y dependiendo de los otros ingredientes que traiga se le llama humus. Uno trahía ajo, ajonjolí y aceite de oliva, el otro pimentón y el otro berenjena. Son espectaculares, bien combinados con el tabule…  se me hace agua la boca.

Para seguir, en otro plato había quibbes que son unas bolitas fritas de trigo con carne o con otros ingredientes como ahuyama por ejemplo… son espectaculares.

06 SalíAComer a Shawarma

Y para terminar un plato con varios Yabrak, que son los padres de los conocidos “indios de repollo” que existen en muchas regiones del país. Estos son unos “tamalitos” cuyo envuelto se puede comer y que se hace con hojas de parra; están rellenos de arroz y carne unos, y arroz con lentejas los otros. Son cocinados y vienen en un caldo que es mezcla del líquido que soltaron al cocinarse con un poco de aceite de oliva y especias. No me hagan acordar lo deliciosos que estaban porque me dan ganas de irme ya mismo por una buena porción de esas.

La experiencia podría ser más redonda si tuvieras  que defenderte sólo con tu pan árabe para comerte todas estas delicias, lo que me recuerda que por lo general hay que pedir siempre más pan porque la idea es limpiar los platos y hay que pedir más sí o sí, pero por supuesto, en Shawarma te entregan cubiertos para que puedas comer cómo te gusta, cómo estás acostumbrado. La comida es excepcional, tanto que muchos comensales que vienen precisamente de la tierra que la inventó han felicitado a la dueña y es más, me contó Tata que alguna vez, incluso hasta se han enamorado de ella y le han pedido la mano para casarse y llevársela para Libia ¿Qué tal?  Así que ahí tienen una razón más para ir y probar si es que nunca lo han hecho, comida árabe, vale toda la pena del mundo, es ¡Deliciosa! Yo ya Salí, recordé lo que es, lo disfruté al máximo y te lo recomiendo de verdad: #SalíAComer a Shawarma.

Read 332 times

Ultimas salidas

  • SALÍ A TOMAR EL BRUNCH EN MANO CALAMITA
    #SalíAVivir el lanzamiento oficial de la propuesta de @manocalamita y me comí  un delicioso #brunch  porque #ComoComoQuiero Brunch es un concepto que no entiendo muy bien ... es decir, me encanta comer, por supuesto que me encanta el brunch, pero no me importa si todavía no tomé mi desayuno, si como algo tarde en la…
    Written on Monday, 11 December 2017 00:17 in Sali a comer Read 21 times
  • SALÍ A SABER DE TODO EN COMIDAS
    Cuando te gusta el mundo de la gastronomía como a mí, tienes que tener la mente abierta, estar dispuesto a comer lo que se te atraviese así sea, una vez en la vida. Claro, hay cosas que jamás probaré simplemente porque mi paladar no me lo permite, o porque mis…
    Written on Tuesday, 05 December 2017 23:14 in Salí en radio Read 27 times