Seguínos

  salidaacomer

  catandocervezas

  Facebook

  Twitter

  Youtube

  Google +

  Instagram

  Pinterest

01 SalíAViajar Salto AngelEso de cumplir un sueño que se ha abrigado por muchos años no es cosa de todos los días, y cuando es hora de cumplirse, pues te modifica por dentro y por fuera. Mi estancia en Venezuela ya llevaba seis días (Mira las anteriores “salidas” de mi blog si quieres saber más) y para el amanecer del sábado 17 de diciembre de 2016 la ansiedad apenas me dejó dormir. Antony, el guía responsable de mi persona en el Parque Nacional Canaima me pidió que estuviera en el comedor de Excursiones Kavak, hotel en el que me hospedaba, a las 6:20 am para desayunar y además me dijo que debía llevar todo mi equipaje conmigo pues luego de arribar de la excursión al Salto Ángel al día siguiente, llegaríamos casi directos al aeropuerto.

El reloj de mi celular siempre marcó la hora colombiana, así que por la diferencia horaria puse la alarma a las cuatro de la mañana y me pasé toda la noche mirando a cada rato el bendito aparato, impulsado por un temor infundado a no escuchar la señal. Tal vez les parezca inentendible, es más, ahora para mí lo es, pero el grado de ansiedad en ese momento era tal que dormir era casi imposible.

02 SalíAViajar Salto Angel

Desayuné junto a mi nuevo amigo italiano, Marco Passini y estuvimos en el embarcadero a eso de las ocho de la mañana. En esta aventura nos acompañarían también Carlos, el caraqueño y la ciudadana francesa Marie, que estuvieron con nosotros en la excursión del día anterior a los saltos en la laguna Canaima (Ver aquí). Los guías tardaron más o menos media hora en cargar la curiara con nuestras maletas, implementos para nuestra alimentación y comodidad en el viaje, las hamacas para la dormida en el campamento río arriba y un misterioso paquete muy pesado que tuvieron que subir entre dos, del cual pude saber su naturaleza e imperiosa necesidad, luego.

03 SalíAViajar Salto AngelVarias veces durante mi estadía en el Parque se me dijo que estábamos en temporada de verano y que por tanto el nivel del agua de los ríos estaba bajo, así que iba a ser muy probable que en varias ocasiones a los hombres del paseo, nos iba a tocar bajarnos de la curiara para cargarla en aquellas partes por dónde no pudiera navegar. Cuando te lo dicen y al ver la gracia y agilidad con la que la nave surca las aguas del río Carrao y de la laguna Canaima, tu reacción normal es: “pa’ las que sea, no problem, cuenten con eso”. Pero entonces, a la hora de partir nos piden que ayudemos a empujar el bote para desatascarlo de la playa y emprender el viaje; entonces, comienzas a calcular lo que se te viene pierna arriba.

Estas embarcaciones que miden entre siete y diez metros de larga, por uno y medio de ancho, están hechas de un solo tronco de madera del árbol de Laurel, pues este material es el único lo suficientemente duro para resistir los golpes que recibe de las piedras del lecho del río en sus viajes. Pues bien, ya cargada la curiara con el equipaje, la verdad, esa cosa de que de pronto habría que “cargarla” varias veces en el viaje cobra otra dimensión. Me explico contando que, el capitán de la lancha estaba en su lugar junto al motor, tres indígenas parte del equipo junto con Antony empujaban con el agua hasta las rodillas o hasta la cintura ayudados por Carlos, Marco y yo, y el último del equipo de guías, para completar cinco, un pemón pequeño en estatura pero con un torso inmenso, que era el encargado de la navegación e iba sentado en la punta de la curiara para indicar el camino más seguro, estaba apalancando con un remo robusto de unos metro y cincuenta centímetros de alto tallado en Laurel, que por cierto tenía un peso ridículo para una pieza de madera de esas dimensiones, hundiendo la punta de la pala en la arena y empujando desde la quilla, y aun así, a pesar de todas las fuerzas aplicadas que he mencionado, la “verrionda” lancha se negaba a moverse. Casi que no logramos ponerla a flotar en las aguas del río. Desde ese momento no hice más que preguntarme ¿Cuánto podría pesar la embarcación, solita, sin cargar? Si el remo cuyo peso pude comprobar en una parada técnica que hicimos luego río arriba pesaba lo que pesaba, ¿de cuántos kilogramos podríamos estar hablando al referirnos a ese solo tronco? No ¿Y cuánto podría pesar cargada con todo lo que llevaba? Pero en lo que no podía dejar de pensar era en ¿Qué diablos íbamos a hacer en esos lugares del río en el que había que bajarse para cargarla?

04 SalíAViajar Salto AngelArrancó el viaje que se me antojó mágico desde el principio. El ronroneo de motor, las chispas de agua levantadas por el corte de la quilla de la nave y empujadas al rostro por el viento, el ancho, oscuro y vivo río Carrao que se veía como una cinta tirada de cualquier manera en medio de llanura y selva, el sol en un cielo amable con algunas nubes que nos protegían de una casi segura insolación si no hubiesen estado ahí, pero en especial el suspenso con el que comienzan a aparecer en la lejanía las montañas más antiguas de la superficie del planeta, en especial la más esperada, el gigantesco Auyantepuy, un coloso de piedra con más de 700 kilómetros cuadrados que genera sus propias nubes y que gracias a la cantidad de lluvia y de la capa vegetal que cubre su superficie, tiene su propio río, cuyo curso termina precipitándose por una de sus paredes verticales y termina creando  la caída de agua más alta del planeta: 982 metros desde el tope hasta el lugar en el que se convierte de nuevo en un rio que va a confluir en el río Churrún y éste termina desembocando en el río Carrao que es el que remontamos desde el puerto del Parque Canaima.

Un tepuy es una montaña rocosa que está en pie porque su dureza pudo soportar la erosión mejor que su entorno, por eso su forma particular, pues parecen unos enormes pedazos de pastel hechos por capas de diferentes sabores; verlas con mis propios ojos me producía una extraña sensación de estar mirando hacia el pasado…  a veces, confieso, esperaba que en cualquier momento apareciera por encima de los árboles, el cuello alargado de un brontosaurio. No por nada se eligieron estas selvas y sus estepas para filmar la película Jurassic Park.

05 SalíAViajar Salto AngelEl viaje aunque divertido y lleno de sorpresas, fue algo largo pues de tres horas más o menos que dura hasta el salto, el nuestro tardo unas cinco, ya que el motor comenzó a fallar a eso de una hora de haber zarpado. Eso nos obligaba a detenernos cada cierto tiempo para que los cinco hombres pemones que iban con nosotros desarmaran el motor, limpiaran el carburador, armara y volvieran a poner a funcionar la máquina. Esto nos pasó varias veces. Con respecto a tener que bajarnos para empujar o cargar la canoa, en realidad fue necesario dos veces, pero sólo una nos bajamos todos para caminar y vadear unos rápidos que la curiara superó con el conductor, la carga y el navegante, mientras los demás nos adelantábamos para subirnos de nuevo más adelante y seguir. Nos detuvimos otra vez en una isla llamada Orquídea, muy bella, de arena rosada, en la que se hace siempre una parada para descansar, estirar las piernas y en la que hay posibilidad de bañarse en el río, cosa que ninguno de nosotros hizo, la verdad estábamos cansados, con el culo plano por la tabla en la que íbamos sentados y ansiosos por ver el salto. Una hora antes de llegar nos detuvimos de nuevo para almorzar un par de sánduches de jamón y queso con jugo de durazno Shake it, y para descubrir que el paquete misterioso y pesado que habían subido en el puerto era otro motor. Con ese logramos llegar por fin.

No sé cómo calificar el sentimiento que me produjo ver por primera vez el Karepakupay vená, que traduce: Salto desde lo profundo, porque los indígenas que siempre han habitado estos parajes, creían que el salto era una puerta a otro mundo. Aunque siempre estuve pendiente de su aparición y lo esperaba luego de cualquier curva del río, cuando finalmente apareció ante mis ojos, no pude evitar dar un grito de emoción. Ya faltaba poco para estar a sus pies, para bañarme en sus aguas.

Se llega a un recodo del río en el que te hacen descender de la curiara y comienzas a caminar por una selva muy tupida pero que por el tránsito constante de personas ya tiene un camino definido. La vegetación es increíblemente abundante, verde de todos los tonos, con hojas de todos los tamaños y formas, y no me creerán esto pero, durante todo el camino pisé raíces, es decir, el piso es en un enorme porcentaje, vegetal. Eventualmente mientras caminábamos se sentía que comenzaba a llover y de repente se detenía, luego comprendí que eso que sentía no era lluvia, sino que era agua de la caída que se esparcía por la selva que la circunda. Verán, el salto es tan alto que el agua mientras cae se particulariza por cuenta del viento y entones se esparce como lluvia varios kilómetros a la redonda.

06 SalíAViajar Salto AngelCuarenta minutos de caminata más y por fin llegué a la razón de todo lo que propició este maravilloso viaje. El último tramo antes de llegar al mirador oficial a pies del salto es un acenso en el que a veces toca casi que escalar, asiéndote de las mismas raíces que conforman el suelo. Mi compañero de viaje Marco, que iba delante de mí se desvió en un recodo del camino y no siguió al grueso del grupo, descubrió un caminito que me invitó a seguir con él para descubrir un balcón VIP exclusivo para dos personas desde el cual pudimos ver, admirar, maravillarnos, disfrutar y enloquecernos con la visión más esperada y soñada por mí, toda mi vida.

01 SalíAViajar a CanaimaEs más de lo que pensé, más de lo que imaginé, mucho, mucho más de lo que esperé. Allí me deleité e hice varias fotos y videos para la posteridad. Cuando llegué al mirador oficial me encontré con otras tres excursiones, así que en total éramos unas cuarenta personas de todas partes del mundo y sin embargo no encontré en los ojos de nadie más, una conexión profunda con lo que yo estaba experimentando. Todos estaban desesperados por tomarse la foto pal Face, así que estaban más pendientes de tenerlo a sus espaldas y en sus fotografías. Yo no podía, no quería dejar de mirarla. Mi mandíbula colgaba, los ojos abiertos como si se me quisieran salir, el cuello estirado y la nuca arrugada para sostener mi cabeza en la posición que me exigía para poder seguir viéndolo. Me lo quería grabar a fuego en la mente, para poder disfrutar de esa visión siempre. Imagínense que una nube de lluvia llegó y lo cubrió todo, comenzó a llover copiosamente en minutos. Todo el mundo corrió a esconderse del agua, yo llevaba un poncho impermeable que me permitió quedarme solo, ahí, sentado, embobado, meditando, dándole gracias a Dios por su creatividad y generosidad al crear semejante lugar, pero en especial, dándole gracias a ese niño de hace treinta años por haberse hecho esa promesa de algún día conocer este lugar y al yo de ahora por haber hecho todo lo posible y necesario para estar ahí, ese día, a esa hora, mojándome con las aguas del Salto Ángel… me sentía tocado por algo especial, era en ese momento y lo soy desde ese momento justo, la persona más especial del planeta.

Cuando salí del trance bajé al pozo que se forma en la base del salto; es increíble el caudal que tuve la oportunidad de ver. En primer lugar, se suponía que había comenzado la temporada de verano, así que habría menos agua y hasta los guías estaban desconcertados con la cantidad, tanto que no tuvimos que bajarnos ni una sola vez a empujar como lo tenían presupuestado, y en segundo lugar, al mirar hacia arriba, a un kilómetro de distancia de dónde yo estaba, se veía el agua comenzar a caer en caudal, pero a medida que bajaba se deshacía y se convertía en un velo de agua, casi como vapor, y justo en la base de la piedra no se ve un solo hilo de agua, y aun así yo estaba en ese momento asustado, rogando por no resbalar y caer en una corriente muy fuerte que amenazaba con llevarme río abajo.

¡Qué lugar mágico! Qué increíble, ¡Qué maravilla!

Luego de unas dos horas bajamos caminando para deshacer lo andado y regresar al río en donde nos esperaban los guías para llevarnos al campamento donde pasaríamos la noche. Un recinto construido casi a pie del salto, cruzando el río desde el lugar en el que se comienza la caminata para llegar a él; es un complejo conformado por cuarto estructuras, dos casas con muros y puertas en las que quedan los baños, una bodega para guardar cosas importantes como las bombas de agua y los generadores de electricidad a diesel bajo llave y la cocina. Las otras dos estructuras conformaban un techo en forma de una enorme “L”, sin paredes y con muchos travesaños que se usan como techo del comedor y la otra como techo para las hamacas donde pasaríamos la noche.

07 SalíAViajar Salto AngelCuando llegamos, nos dieron la oportunidad de bañarnos y de ponernos ropa seca. En un rato nos llamaron a la mesa y tuve la fortuna de comprobar que a los pemones les gusta mucho comer porque la cena fue en “opípara pitanza”. El platillo de esa noche consistió en arroz cocido, ensalada de vegetales frescos, dos presas de pollo “extraterrestre” que debían de tener el tamaño de un pavo, muy bien asadas, pan tajado y piña para el postre.

Estábamos cansados, pues nos fuimos a dormir tan pronto terminamos de comer. Los guías nos lo sugirieron en todo caso porque al día siguiente saldríamos a las 5:30 de la mañana para alcanzar a desayunar en el Parque Canaima y abordar el avión de salida. Eso de dormir en hamaca es toda una experiencia. Yo lo había hecho en otras ocasiones y sabía lo que me esperaba. Para mis nuevos amigos Marco el italiano y Marie la ciudadana francesa no fue tan “Cool” un par de horas después, cuando la espalda ya no encuentra forma de acomodarse y mucho menos, a eso de la media noche, cuando la temperatura descendió a unos doce grados centígrados. Aunque nos dieron unas frazadas para cubrirnos, créanme que no fue fácil superar la noche. Hay que ponerse medias en los pies, pantalones largos, un saco y taparse la cabeza con algo más, ya sea la chompa del saco o un gorro.

A las cinco de la mañana sentí hablar a los guías en su lengua pemón y supe que era la hora de levantarse. Estaba oscuro todavía, tuvimos que desarmar campamento, cambiarnos de ropa y ordenar maletas a la luz de las linternas y cuando apenas despuntaba el alba ya íbamos río abajo, dejando a nuestras espaldas ese salto de agua con el que soñé toda mi vida y con el que seguiré soñando hasta el fin de mis días, sólo que ahora con mis propias imágenes, las captadas por mis propios ojos en la más grande aventura que he emprendido en mi historia personal.

El viaje no había terminado, otra cosa sorprendente que terminó de redondear la experiencia me pasó antes de llegar al parque, pero eso es material de otra entrada.08 SalíAViajar Salto Angel

Yo #Salí a cumplir mi sueño, salí a ser tocado por las alas de un Ángel, Salí a saltar desde lo más profundo de mis ideales a la más bella de mis realidades. Conocí, me bañé en las aguas del Salto Ángel y ha sido lo mejor que he hecho en mi vida. Todo gracias a Marilyn Moscoso y a su agencia de viajes Publitravel. Si te animás te propongo que la busqués y vivás esto mismo que yo viví. Salí a Venezuela a conocer una de las maravillas naturales del planeta, porque a todos nos gusta salir a comer, a viajar, a vivir.

 

Mira el video de mi experiencia siguiendo este link: https://www.youtube.com/watch?v=fu_FGoftvlg

Mira el video:

 

01 SalíAViajar a CanaimaDesde que tenía ocho o nueve años, abrigué el sueño de conocer y mojarme en las aguas del salto más alto de todo el planeta. Lo vi en un libro de los Guinness Records mundiales y me prometí a mí mismo verlo con mis propios ojos. Unos treinta años después, le pude cumplir la promesa a ese niño y todo, gracias a una alegre coincidencia que cada vez se me parece menos a eso, y más a una jugada maestra del juego de ajedrez de Dios que es nuestras vidas.

Para finales del año 2015 me invitaron a un evento turístico en la ciudad de Pereira, estuve allí con un grupo de agentes de viajes, periodistas y blogueros para realizar un Famtrip, en el que tuve la fortuna de conocer a Marilyn Moscoso, una venzolana que tiene su agencia de turismo en Medellín y que ¡Oh coincidencia! Promueve, organiza y ejecuta, viajes a conocer el Parque Nacional Canaima, lugar que tiene como uno de sus principales atractivos “El Salto Ángel”. No necesité más señales, desde que la conocí, puse en marcha la realización de mi sueño. Un año después me estaba embarcando en un avión para Venezuela. La “Puerta al cielo” se llama Ciudad Guayana, así es conocida por ser el puerto al que se llega para salir a conocer los lugares más bellos del oriente venezolano.

02 SalíAViajar a Canaima posada MerúEn esta ciudad tuve algunos días de espera para poder viajar en avioneta al resguardo. Me hospedé en la Posada Merú, lugar que les recomiendo visitar si lo que quieren es ser tratados como si estuvieran en casa y disfrutar de la gastronomía local, hecha por las maravillosas manos de dos mujeres que gozan de la sabiduría y sazón ancestrales de estas tierras para cocinar.

(Para saber más sobre las aventuras y experiencias vividas en este viaje, lee más de este blog)

La aeronave que me llevó al Parque Nacional Canaima fue un Jetstream de dos hélices con capacidad para 20 pasajeros. El vuelo se tarda unos treinta y cinco minutos y se sobrevuela una selva tupida llena de ríos de todos los tamaños, y un cuerpo de agua inmenso que se tarda casi la mitad del tiempo sobrepasar que se llama el lago de Guri, que hace parte del proyecto hidroeléctrico de esta parte del país. Al llegar al parque a eso del mediodía, pasé por un control de la Guardia Nacional para revisar mi equipaje y por un puesto de los indígenas Pemones, nativos de la región, quienes tienen el control, derecho y reconocimiento de la protección y preservación del parque, para pagar un “impuesto” de $1.800 Bvs. y que para los extranjeros no latinoamericanos es de $2.000 Bvs. Allí me dieron la bienvenida y los representantes del campamento Excursiones Kavak me subieron a su transporte para llevare al complejo. Me instalaron en una habitación muy amplia con tres camas, baño independiente y un ventilador tipo “hélice de avioneta” para refrescarme del inclemente clima, cuyo servicio ensordecedor fue muy necesario y reconfortante. Cuando llegué estaba solo, no había ms huéspedes que yo, por tanto, esa tarde completa me la dieron para disfrutar a mi antojo y por mi cuenta, pues al día siguiente llegarían las personas que me acompañarían en mis aventuras en el parque.

03 SalíAViajar a CanaimaMe refresqué, me puse mi ropa de río y pasé al comedor para almorzar. Allí llegué a varias conclusiones importantes: la primera, que la comida que me dieron me era reconocida a un cien por cien, mi plato constaba de arroz, ensalada de tomate, lechuga, pepino y cebolla, carne de res, asada. La segunda conclusión es que a las personas de esta región les gusta comer mucho, porque las porciones eran realmente generosas. Otra conclusión es que el encargado de la cocina, sabe lo que hace, es un cocinero pemón que siempre estuvo pendiente de si me gustaba todo o de si quería más de algo; y la última y más importante conclusión es que yo tenía hambre, porque no dejé ni un granito siquiera. Lo que mejoró la experiencia sin duda alguna es que como estaba solo en el hotel, una empleada, la encargada de logística, se sentó conmigo a comer y me acompañó siempre sonriente, amable y me acogió desde ese momento, hasta que me fui, de una forma absolutamente entrañable, su nombre; Begonia Pinares.

04 SalíAViajar a CanaimaLuego de ese buen recibimiento, con la calma y paz que se siente en el alma cuando estás de vacaciones en un lugar remoto y natural, me fui a conocer los alrededores del lugar. Así que caminé y disfruté de la laguna Canaima con toda su exuberancia. Su agua proviene principalmente del río Caroní, y llega a la laguna descendiendo por una cantidad enorme de caídas de agua. El sapo, el sapito, el Hacha, Golondrinas, Salcantai y un sinfín más de las que apenas recuerdo el nombre. Las arenas de sus playas son de color salmón y siempre me llamó la atención esto. Por observación concluí, luego de caminar por los alrededores el porqué de este color. Verán el parque hace parte de un enorme monolito conocido como el macizo guayanés; por tanto, todo lo que ves es roca, lo tepuyes, el lecho del río, el suelo es de un tipo de roca que al erosionarse, se convierte en un polvo blanco grisáceo. Esa arena al tener contacto con el agua de los ríos, que es rojiza por los taninos producto de la descomposición de la materia vegetal, tiñen la arena y por eso se ve rosada. El efecto visual es absolutamente precioso. Caminé, me bañé, leí, escribí, escuché música y hasta dormí en la ribera del lago.

05 SalíAViajar a CanaimaAl día siguiente debía esperar a que llegaran mis supuestos compañeros de excursión; lo harían al igual que yo a eso de las once de la mañana, por tanto, luego de mi desayuno tenía un par de horas para recorrer el asentamiento y descubrir nuevos tesoros del lugar;  y así fue. Caminé a la parte más alta del asentamiento, hacia el lugar en el que queda el embarcadero en donde se inicia el remonte del río para llegar al Auyantepuy, el tepuy del Salto Ángel. Lo que me encontré fue un lugar en el que un fotógrafo profesional se enloquecería; para donde se mirara había un paisaje digno de una postal. A mí derecha el sol brillaba en un cielo azul profundo, las nubes blancas como de algodón, el río creaba un remanso en el que se reflejaba el cielo, la sabana en donde se filmó parte de Jurassic Park al fondo; el remanso se forma justo antes de violentarse gradualmente, en una caída escalonada hasta llegar a convertirse a unos pocos metros en el salto Saicaima, esa hermosa caída que se ve desde la playa de la laguna y que crea ese ambiente único y característico.

Los locales me contaron que cuando el río está más bajo, con un verano un poco más avanzado al día en el que estuve, se puede pasar por las piedras hasta un atrio natural desde el que se puede obtener una visión sin igual de la laguna y por supuesto de las caídas del agua. Subí un poco más hasta el embarcadero y logré un par de buenas fotografías de las curiaras. Estas embarcaciones son hechas de un solo tronco de árbol de laurel. Me contaron que son, han sido y seguirán siendo así, porque esta madera es la única lo suficientemente resistente para recibir los golpes del lecho rocoso del río al navegarlo. Han intentado llevar lanchas de otros materiales sintéticos, y ni siquiera el comprobado como el más resistente, ha logrado soportar un solo viaje completo.

131 SalíAViajar a Canaima

 

Regresé justo al medio día para almorzar y conocer a quien se convertiría en mi compañero de aventuras: Marco Pasini, un joven italiano de tan solo veintiséis años, cuya sed de aventura lo ha llevado a conocer unos cuarenta países del mundo. Marco salió de su natal Italia a los 14 años para hacerse profesional en administración de negocios turísticos en Canadá. Trabajó casi un año en una compañía turística encargada de crear planes exclusivamente de buceo en toda Latinoamérica, así que guiando a personas de todo el mundo, pero en especial europeos y medio orientales, se hizo un mapa mental de América Central y del Sur. Apenas hubo recolectado suficiente dinero, renunció y comenzó un viaje de seis meses primero en el norte de Italia en las Dolomitas, luego pasó a España y saltó de ahí al Caribe para recorrer Dominica, Martinica, Guyanas, Brasil y me lo vine a encontrar en Venezuela, donde planeaba conocer la Gran Sabana de Roraima, de ahí pasó a Canaima a conocer el Salto Ángel junto conmigo, y de ahí, se iría a conseguir un barco a Boa Vista Brasil, que lo llevaría por el río Amazonas hasta Iquitos Ecuador, pasando por supuesto por Leticia, Colombia, para luego ir a Quito, Montañitas, Bogotá, Santa Marta, Cartegena, Medellín, Turbo, de ahí pasar a Panamá, Guatemala, Nicaragua, México, sur de Estados Unidos y ahí sí, volver a Vancouver, Canadá, donde vive actualmente, con la idea de buscar un trabajo, que le dé de nuevo dinero suficiente para emprender su próxima aventura. Así ha conocido parte de Europa, Asia, Oceanía y Norteamérica.

06 SalíAViajar a Canaima

¡Qué gran filosofía de vida! Qué extraña – para mi mente latinoamericana- pero maravillosa forma de pensar y de ver la vida. Qué diferentes somos, qué rico sería ser así, bueno, haber sido así y haber comenzado hace veinte años a hacer lo mismo que él. Igual, allí estábamos, conociéndonos, preparándonos para esa gran aventura.

Los guías decidieron entonces que al haber llegado sólo uno de los tres turistas que estaban esperando esa tarde, pues no iríamos al Salto, sino que haríamos la excursión a la laguna y a los saltos que forma el río al caer a la laguna. Así pues que nos pidieron que nos cambiáramos para ir a navegar y para bañarnos en el río. A esta aventura se sumaron dos nuevos amigos que al igual que nosotros, eran los únicos que se encontraban en el hotel al cual llegaron, así que por logística los cuatro: una ciudadana francesa, un caraqueño, un italiano y un colombiano, seríamos el grupo para hacer las excursiones.

07 SalíAViajar a CanaimaEl Tour por los saltos es una actividad de ensueño pues te suben en una curirara y te llevan por la laguna a conocer esas impresionantes caídas de agua que tienen la capacidad de maravillarte de manera escalonada. Por ser la más cercana, obviamente la primera que ves es el salto Saicaima, que es la que ves desde la playa, pero que cobra otra dimensión completamente distinta al tenerla de frente, en especial cuando el lanchero enfrenta la curiara y se va contra la furiosa caída, que pareciera la boca espumosa de un monstruo gigante que te quiere tragar. Confieso que en varias ocasiones, si no fueron todas, tuve bastante miedo, pues te acercan tanto que tienen que girar de manera brusca, lo que me hizo sentir varias veces en las “perdedoras”. Justo al lado hay dos caídas más, muy parecidas en tamaño y caudal que son conocidas como Las Golondrinas y una más pequeña llamada Wadaima.

Después nos llevaron a una isla rocosa para caminar por unos veinte minutos en ascenso, con el fin de llegar al Salto Sapo (Poporá vená o Poporá Merú) Alex, el guía me explicó que merú o vená significa “salto” y su pronunciación depende de la región Pemón que venga, pues algunas palabras varían en su lenguaje dependiendo de la tribu que venga.

08 SalíAViajar a CanaimaEl salto Sapo es hermoso, incluso en épocas de verano pues así se puede apreciar la increíble estructura que sustenta a una cascada tan poderosa en invierno, que incluso, ya sea por la impresión o por la imposibilidad de respirar normalmente por la enorme cantidad de agua que flota en partículas en el ambiente, muchas personas deciden no pasar por el corredor natural que se forma por debajo, o simplemente, se les olvida respirar y se desmayan. El tour consiste en pasar por debajo de la caída por un corredor natural y luego subir hasta el salto El Sapito para disfrutar de un refrescante baño en un pozo natural ideal para este fin. Luego por estar en verano, puedes caminar justo por encima del poporá merú. La belleza del paisaje es literalmente de otro planeta. El leco del río es de piedra maciza negra; el agua se encargado de pulirla con el paso de los siglos de tal forma que parece la superficie de marte o algo así. En serio, me maravilló la caprichosa manera en la que se ven las capas de roca, pues parecen piedras planas, de esas perfectas para jugar “sapitos” en la superficie del agua; se ven como si estuvieran ordenadas una sobre la otra, como para lanzarlas en orden, eso sí, hecho por un gigante, porque cada loseta es del tamaño de un carro y debe pesar el doble de lo que pesa una camioneta.

144 SalíAViajar a CanaimaPara completar el paseo nos llevan en la curiara al salto Wakú merú o Salto Hacha, que tiene más o menos las mismas características del Sapo, sólo que esta caída tiene agua incluso en las épocas más secas, pues queda en más directa en el curso del río, mientras que el Sapo y el Sapito quedan en un recodo. Los guías turísticos tienen un dicho que aplicó para nosotros en esta época: “en verano, el Hacha, salva al Sapo”.

09 SalíAViajar a CanaimaLo que puedo decir para resumir la experiencia es que, en este lugar pude tomar las fotografías más “bacanas” de todo el viaje. Si así se ve en temporada seca, no me puedo imaginar cómo es en invierno con el caudal a máxima potencia. El sendero que se forma detrás de la cortina de agua parece hecho por humanos, y la verdad es completamente natural. Sólo se le han puesto unos pasamanos para disminuir la peligrosidad de una caída por lo resbaloso de las piedras. Aquí quiero hacer notar algo: las fotografías en este lugar, hay que tomarlas de tal forma que no se te vean los pies, porque todo el mundo tiene puestos calcetines o medias, y bueno, una mujer o un hombre, por atléticos y bellos que sean, por más costoso y bien diseñado que sea el traje de baño, pues bueno, no se ve muy estético que digamos con medias. La razón, es que estas prendas de vestir se hacen indispensables pues aumentan el coeficiente de fricción. Esta inteligente medida no la había visto en ninguna otra parte, fue la solución que encontraron los nativos para disminuir el número de caídas y cabezas rotas que se pueden presentar.

Agua, viento, sal, nuevos amigos de otras partes del mundo, aventura, estar en otro país y la satisfacción personal de sentir que había tomado la mejor decisión de mi vida al realizar este viaje a cumplir mi sueño de conocer al Salto Ángel, expedición que me esperaba al siguiente día, me da la potestad para decir: Salí a cumplir mi sueño, de salto en salto; ahora te toca vos, salir a comer, a viajar, a vivir.

 

Si quieres ver el video de mi experiencia en esta excursión, sígue este link:

https://www.youtube.com/watch?v=1_YcHIJVwGY

 

01 SalíAViajar Parque la Llovinza VenezuelaEstamos constituidos en un setenta por ciento de agua. Nuestra materia tiene más que ver con este líquido vital que con cualquier otro elemento. Nos sentimos atraídos por naturaleza al agua, en torno de ella gira nuestra vida como individuos y nuestra historia como civilización. Si bien el hecho de que sea tan importante en nuestro día a día puede hacer parecer que la relación que tenemos con ella es “normal” y no se note cuán atraídos y dependientes somos, sólo hace falta una pequeña falla en el suministro para que todo cobre un sentido superior. Noten por ejemplo que muchos de nosotros a la hora de planear nuestras vacaciones, tendemos a dar el primer lugar en prioridad a la presencia del agua en ellas; sea por supuesto como parte de acceso para las funciones diarias, o en la mayoría de las veces, como punto principal en el que giran las actividades a realizar en el paseo. Pronunciar las palabras piscina, quebrada, río, charco, lago, laguna, mar, hace que de inmediato el cerebro genere dopaminas por su relación directa con el descanso, el entretenimiento y la felicidad, claro está en la mayoría de casos y personas.Pues bien, las vacaciones más importantes de mi vida, hasta el día de hoy que escribo esta entrada, giran por supuesto en torno al agua; sin embargo lo que yo no me esperaba, era la dimensión del protagonismo que adquiriría todo.

02 mapa politico de venezuelaCamino al Salto Ángel, que es la caída de agua más alta del mundo, visión con la que me sueño desde que era un niño, el sitio de tránsito para llegar a este maravilloso lugar es una ciudad llamada Guayana Puerto Ordaz. Esta ciudad fue considerada alguna vez como la más bonita y avanzada de Venezuela; es la segunda en orden de importancia del estado Bolívar luego de la capital que se llama Ciudad Bolívar. Este Estado, el más grande de los veintiséis que componen al hermano país, está ubicado al occidente y tiene límites inmediatos con la Guayana Inglesa y con Brasil. Por todos es sabido que Venezuela es un país rico en petróleo y poco se sabe de otros recursos naturales, pero al llegar me di cuenta de algo que casi nadie sabe por fuera y es que este sector occidental no tiene petróleo y sin embargo Bolívar es el Estado más rico de todos pues es increíblemente fecundo en oro, diamantes, hierro, aluminio, pero en especial en agua. La ciudad fue fundada estratégicamente en el lugar en el que desemboca el poderoso torrente del río Caroní, en el caudaloso río Orinoco, por lo que en Ciudad Guayana hay dos hidroeléctricas funcionales y está en construcción la tercera por una compañía china.

(El mapa político de Venezuela es una cortesía de la página http://espanol.mapsofworld.com/continentes/sur-america/venezuela/venezuela-mapa.html)

03 SalíAViajar Parque la Llovinza Venezuela

Esta ciudad, conformada por dos comunidades, la de San Félix con unos seiscientos mil habitantes y la de Puerto Ordaz con unos cuatrocientos mil, se creó precisamente como parte del plan de desarrollo para la región, basando su fundación en un campamento minero establecido a mediados del siglo XX por una compañía minera canadiense que explotaba el oro. Al estar ubicada en un delta y por la enorme cantidad de ramificaciones del río, los diseñadores de la ciudad, tuvieron la oportunidad de entregarles a sus habitantes un lugar de ensueño para la relajación, disfrute y entretenimiento, ese lugar se llama: Parque La Llovizna.

Este hermoso lugar se construyó en un aglomerado de pequeñas islas rocosas separadas por hilos y a veces mucho más que eso, de agua, que forman laberínticos y caprichosos recorridos a los que se tiene acceso por puentes y caminos flotantes, lo que hacen más divertido el paseo. El acceso al parque es gratuito y se llega en carro. Hay un camino principal asfaltado por el que pueden entrar vehículos grandes y sin embargo no permiten que los particulares ingresen, así que hay un parqueadero inmenso en la entrada. El camino principal por el que comienza el trayecto es muy claro, pero no más comienzas a caminar te vas encontrando con decenas de tentaciones a dejarlo. La bienvenida oficial al lugar no te la dan los guardias de la Guardia Nacional que vigilan la entrada, en realidad  esa está a cargo de los monitos ardilla que te siguen con la mirada desde los árboles, o por tierra si es que traes comida en las manos.

04 SalíAViajar Parque la Llovinza Venezuela

Enormes extensiones de praderas te dan una idea de hacer picnics, jugar a la pelota o correr como un loco solo o con la mascota. Un teatro de piedra de enormes dimensiones te hace pensar en la posibilidad de hacer eventos de ciudad de tipo musical o teatrales. Kioskos para resguardarte del clima y pasarla en familia o con amigos, y uno que otro local comercial en el que te ofrecen helados, bebidas y frutas frescas redondean la experiencia y por supuesto, el circuito pavimentado ofrece un escenario que ni pintado para trotar y hacer ejercicio en bicicleta cualquier día de la semana. Sin embargo el rasgo particular y que en mi opinión es el atractivo principal de todo esto, es aquello que le da el nombre al parque, la cascada La Llovizna, un poderoso accidente natural que te hace estremecer por su magnificencia.

05 SalíAViajar Parque la Llovinza VenezuelaEsta caída de agua tiene una altura de unos diez metros, tal vez más; la cantidad de agua que cae con estrépito y se estrella con las salientes de roca es brutal y lo hace con tanta violencia que se vaporiza colapsada por su propio peso, lo que genera una bruma espesa y que gracias al viento se esparce varios metros a la redonda haciendo parecer que cae una llovizna que lo impregna todo.

El sonido que genera el golpeteo del agua es ensordecedor, es tan grueso y bajo que lo sientes retumbar en tu pecho. El río es tan caudaloso que le alcanza para caer en esta bella monstruosidad y partirse en otras dos columnas, una más amable y armoniosa a la derecha, electrizante y estética, pero también una demoniaca y mortal a su izquierda; un tirabuzón en embudo que gira bruscamente en un ángulo de noventa grados y se traga a sí misma de manera furiosa. El mirador que queda justo sobre este recodo te permite tener una perspectiva del mismo apocalipsis, la visión, combinada con el sonido te da una idea de cómo debe ser el fin del mundo.

06 SalíAViajar Parque la Llovinza Venezuela

(mira este video tomado desde el mirador y escucha el potente rugir de sus aguas siguiendo este link: https://www.facebook.com/andres.toro.737/videos/10154933239296004/

El toque gastronómico claro no puede faltar en esta experiencia, por lo que busqué redondear mi caminata con una muestra de las delicias locales, así que me acerqué a uno de los puestos de helados que hay en el parque y luego de revisar mis opciones, opté por la más extraña que me encontré...  mi espíritu aventurero me hizo señalar el sabor cuyo nombre me sonó más ajeno: helado de "PARCHITA", ese era el que quería, pagué quinientos bolívares por mi vasito, hundí la cucharita en el cremoso manjar que tenía en frente, me lo llevé a la boca esperando que me estallara en las papilas gustativas un exótico sabor desconocido y...   ahí estaba, el maracuyá, nombre con el que yo conozco a la parchita. Bueno, la experiencia fue deliciosa, tanto como para atreverme a pedir otro más, sin embargo ya todos los sabores me los conocía, sólo que no combinados como el que me entregaron al final, limón con tamarindo, rico, ácido, refrescante, apenas para completar mi caminata por este maravilloso lugar.

07 SalíAViajar Parque la Llovinza Venezuela#Salí pues a descubrir la belleza y el poder de la naturaleza en un lugar que no sabía que existía. Tengo la sensación de que hay mil bellezas escondidas en Venezuela y en todo el mundo esperando por ser descubiertas, lugares que no se conocen por mil circunstancias distintas pero que tienen acceso sin tanto complique y es aquí donde siento el llamado…  Salí a descubrir un lugar maravilloso y muy especial, salí a hacer que vos lo conocieras también, ahora te toca a vos, salir a conocer, a comer, a viajar, a vivir.

01 SalíAViajar al Salto Angel¿Cuántas veces al día, en la semana o qué sé yo, escuchas o lees que la vida no tiene sentido si no es para vivirla, si no se persiguen los sueños, si no se lucha por conseguir ser feliz? Verdad qué ese tipo de mensajes por lo general te encienden una llamita interna y te hacen sonreír y buscar en el cajón mental en el que tienes guardadas esas cosas que te hacen vibrar, y las sacas, y las admiras y las acaricias con tus pensamientos y terminas prometiéndote que ahora sí vas a invertir suficiente energía, la que sea necesaria para que esa frase que leíste o escuchaste, se haga realidad y te puedas apropiar de ella, y la próxima vez que la escuches sea cuando la pronuncies tú, contándole a otras personas que lo lograste. Pero luego, por alguna razón olvidas todo, es más, no pasan ni cinco minutos desde que se encendió la chispa y ya estás distraído otra vez con tu realidad, o buscas excusas: no tengo tiempo, no tengo dinero, por ahora tengo que lograr otras cosas, debo trabajar, debo hacer felices a otros, mis sueños y yo podemos esperar, ya llegará el día, tal vez mañana…

19 SalíAViajar Expedición Salto Ángel 2016Escribo esto porque me estoy parafraseando, porque me ha pasado, me pasa constantemente; pero ya no quiero que siga siendo así, no quiero que me suceda de nuevo. Me he propuesto cumplir mis sueños, uno a la vez, cueste lo que cueste. Así pues que busqué en ese cajón donde tenía guardados algunos sueños y me encontré con uno que abrigo desde niño y que estaba vivo, pero enterrado en medio de tanta realidad; cuando lo volví a mirar, a abrillantar me pareció que era de otra persona, o que era imposible. De niño siempre me gustó leer y recuerdo que en la biblioteca de un tío al que visitaba con cierta frecuencia había un libro que se llamaba “World Guiness Records”, me llamó tanto la atención que comencé a leerlo en cada visita poco a poco, sorprendiéndome con sus datos, hasta que llegué a uno que me dejó perplejo por la belleza de la fotografía que lo acompañaba, pues la mayoría de las imágenes de las otras publicaciones eran sobre hombres y mujeres más altos, más gordos, más ágiles, más rápidos…  pero éste, al que le dedicaban una página completa era una maravilla natural que estaba titulada: “El salto de agua más alto del mundo” Salto Ángel; 980 metros de caída, casi un Kilómetro en el que mucha del agua que comienza el recorrido, no alcanza a llegar al suelo porque se evapora en la caída. Me encantó, me maravilló, me obsesionó y ya lo veía cada vez que iba a casa de mi tío para leer y releer sobre él. Me prometí a mí mismo, que algún día, cuando fuera grande, iría a conocerlo, a verlo con mis propios ojos, a olerlo y a mojarme con sus aguas.

74 SalíAViajar Salto Angel

Ahora soy un hombre grande, y ese sueño sigue intacto y creo que llegó la hora de cumplirle la promesa a ese niño que tanto soñó. Gracias a Salí, hace algún tiempo conocí a una mujer venezolana que trabaja en el mundo del turismo y ¡oh sorpresa! tiene dentro de su repertorio un plan para ir a conocer el Auyantepuy Karepakupaivená, así se llama realmente o así es conocido por los nativos, su nombre significa “salto desde lo profundo” y ha sido siempre un lugar sagrado para los antiguos pobladores de la zona que hoy es un parque natural, el más grande de Latinoamérica que se llama Parque Nacional Canaima. Marilyn Moscoso, la venezolana que tuve la inmensa fortuna de conocer en un momento tan apropiado, me contó sobre la facilidad de cumplir mi sueño, me habló de transporte, alimentación y excursión completa a conocer el Salto Ángel y lo mejor de todo, me hizo el presupuesto y le puso fecha.

27 SalíAViiajar Expedición Salto Ángel

Saldremos el doce (12) de diciembre desde Medellín en un vuelo internacional que nos dejará en Puerto Ordaz en el Estado Bolívar de Venezuela. Allá estaremos un día que podremos aprovechar para conocer y comerciar en la ciudad que es muy bella y atractiva. Al otro día partimos en avioneta hacia el parque. Estaremos a eso del mediodía en el hotel tipo boutique en que nos hospedaremos, que cuenta con todas las comodidades de un hotel cuatro estrellas. Agua caliente, televisión, Internet, sólo que queda en medio de una selva espesa, lejos de cualquier otra ciudad o población, lo que garantiza la seguridad en la estadía. El hotel está en un lugar destinado para distintos lugares similares, es decir, no es el único ni la única opción que existe y sin embargo, para poder ir hasta allá, tienes que tener una reservación hecha en cualquiera de estos hoteles o si no, no te dejan abordar la avioneta que te lleva hasta allá. El sitio del que les hablo queda en un lugar mágico, el Lago Canaima, cuyas playas y aguas son famosas por su belleza y exuberancia. Ahí almorzaremos y luego nos llevarán en la tarde a una expedición a conocer el Salto del Sapo, una caída de agua con unas características increíbles que lo hacen muy especial, pues además de que es una potente demostración del poder de la naturaleza, tiene un camino que te deja meterte por detrás de la cascada y que es natural aunque no lo parezca. En la noche hay en el hotel una muestra cultural de la zona, con música y comida, luego a dormir.

43 SalíAViajar Salto AngelAl día siguiente hay que estar despiertos muy temprano porque debemos tomar una lancha que nos llevará río arriba por unas dos o tres horas, eso sí, lento y seguro, con paradas a disfrutar de caídas de agua y de paisajes que parecen de la era de los dinosaurios, tanto es así que este ambiente ha sido el set de grabación y ha servido de inspiración para muchas películas de Hollywood como: Dinosaurios, Up, El vuelo de la Libélula, Avatar y Point Break, sólo por mencionar algunas. La lancha nos deja en una playa y hay que caminar una hora por la selva hasta llegar a los pies del sueño cumplido, de mi anhelo de infancia y ahora de adultez. Llegaremos al Salto Ángel y nos quedaremos ahí todo el día. Hay un albergue muy cerca en el que nos darán la alimentación, almuerzo, comida y desayuno del día siguiente, porque sí, esa noche la pasaremos ahí, comulgando con la naturaleza y la imponencia del paisaje… Dormiremos en hamacas, al arrullo del agua, los animales de la selva y la protección de las estrellas.

En la mañana disfrutaremos un breve momento en ese mágico lugar y luego nos vamos a abordar la lancha que nos llevará de nuevo al lago. Almuerzo, y tarde para disfrutar de las playas del Lago Canaima. Al otro día termina la excursión, volvemos en avioneta a Puerto Ordaz y luego, regresamos a Medellín.

Me tiemblan las manos al escribir esto, tengo el corazón acelerado porque ya está muy cerca el momento de vivir esta aventura y lo mejor de todo es que es posible, gracias a que: primero que todo, ha sido mi sueño y me he propuesto cumplirlo, segundo, conocí a esta maravillosa persona, Marilyn Moscoso y a su esposo, y tercero, porque puedo, y con esto me refiero a que económicamente la posibilidad es increíblemente viable. Lo siento si va a sonar mal, pero la situación del país hermano hace que nuestra moneda sea más fuerte y que el viaje salga a un costo que parece de mentira,  pues tiquetes aéreos de Colombia – Venezuela - Colombia, más los de avioneta ida y vuelta Puerto Ordaz – Parque Canaima – Puerto Ordaz, alojamiento en un muy buen hotel con todas las comodidades, excursiones al Salto del Sapo y al Salto Ángel, por solo $3.250.000 la verdad es un absoluto ¡Regalo!

02 SalíAViajar al Salto Angel

Si te animás a venir conmigo a salir este diciembre 12, bienvenido, bienvenida, para mí sería genial cumplir este sueño y tener con alguien más para compartirlo. En caso de que quieras más información entra a este link:

http://viajeacanaima.blogspot.com.co/


En el correo This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  Te puedes contactar con Marilyn y preguntarle todo lo que se te ocurra para saber más sobre esta expedición.

Si quieres escuchar el programa de radio en el que Marilyn y José Ricardo, la pareja de venezolanos que organizan todo el tour nos cuentan los pormenores del viaje, entra a este link:

http://sali.com.co/sali-en-radio/item/44-saliaviajar-al-salto-angel-venezuela

Todo está preparado, las pilas puestas, el sueño brilla y se llegó el momento de decir, #SalíAViajar al Salto Ángel, el salto de agua más alto del mundo, Salí a la expedición Salto Angel 2016.

 

Mira el video de la invitación aquí: https://youtu.be/vAzAAPnqH8Y

 

03 Navegando el río AmazonasAl tachar de mi lista uno de esos lugares que tenía que ver antes de morir, el Amazonas, con todo lo que sabía que me pasaría, lo que menos esperé fue que me iba a pegar una llorada como la que me pegué.


Y es que una de las actividades turísticas que te ofrecen para realizar mientras estás hospedado en uno de los complejos turísiticos que tiene el Amazonas colombiano, es la de atravesar el río para llegar al Perú y pasar un par de horas en una población que se llama Puerto Alegría. La gran atracción es ver cosas que esperas ver en este mágico lugar del mundo y que probablemente si no es así no vas a poder lograr. Al desembarcar te hacen entrar en un complejo turístico llamado Irapay e el que hay que pagar un impuesto de diez mil pesos por cabeza para entrar y en el que te hacen pasar a un lugar en el que te dan la bienvenida con chicha morada, bebida nacional del país hermano. 

04 victoria regia amazonas

Sin embargo la mejor bienvenida nos la dio la Victoria regia, la flor de los mil pétalos, conocida como flor de loto, espléndida en un lago que bordea la construcción en la que te explican lo que pasará a continuación. Recuerdo que las palabras claves fueron, preservación y protección, pero al final terminé por sentir que todo era un cuento.

Y entonces en mi opinión personal comenzó el horror, porque la construcción hace parte de una especie de bioparque, eso está bien porque es necesario, sin embargo el problema que le vi, es que los animales que contiene, tienen contacto directo con los humanos que lo visitan. Así pues que por supuesto todo el mundo quiso una foto con el bebé manatí que vive en una piscina de plástico, y al que por pedido de desesperación de las personas, tienen que sacar a la fuerza del agua para que lo puedan tocar, darle tetero y hasta cargar… ustedes juzgarán, tal vez pocos puedan tomarse la foto pal Face con un bebé manati,  pero sinceramente  desde ahí, yo sentí que las cosas iban mal.

05 Parque Irapay Puerto Alegría Perú

Luego pasamos a unas jaulas de madera y metal en el que había otras especies, como el ocelote, adorable animalito al que me pude acercar tanto que casi me quita la cámara, y sin embargo, a otro personaje menos cauto y en su afán de tocarlo, casi le arranca la mano.

Hasta aquí estábamos “amparados” bajo el concepto de bioparque, en el que te explican eso de hacer lo mejor y bla bla bla, para la conservación de las especies bla, bla, bla… y estoy siendo despectivo y me van a perdonar porque en realidad lo que vi fue un afán por tener las especies a la vista del turista más que en pos de la preocupación de su bienestar.

05 comunidad Puerto Alegría PerúDe ahí fuimos a lo que podríamos llamar el centro del pueblo, en dónde ya se había congregado una buena cantidad de los pobladores. Nos dieron una charla inductiva sobre la tribu indígena a la que pertenecen y nos hicieron una muestra de danza y música típica con la cual invitaron a todos a bailar y hacer parte. Luego, nos explicaron que íbamos a ver cómo las personas del pueblo habían adoptado algunos animales de la región como mascotas y que nos permitirían acercarnos a ellos para tocarlos y darles algo de dinero por permitirse tomar algunas fotografías con ellos. Empezó entonces el horror, porque se acercaron hombres y mujeres de todas las edades con algún animal en los brazos, manos, sobre los hombros o encadenados. Había varias especies de monos, osos perezosos, babillas, serpientes, puerco espines, guacamayas, loritos, tortugas… en fin. Su afán era que te les acercaras para que les pidieras una fotografía y poder pedirte dinero…  muchos de nosotros no quisimos prestarnos para el juego, recuerdo a un par de ciudadanas españolas que al ver mi cara de desaprobación, quisieron compartir conmigo su inconformidad, alegando que si hubiesen sabido de lo que se trataba todo, pues, simplemente no lo hubieran hecho.

06 Fauna silvestre como mascotas en Perú

La mayoría de los turistas indiferentes, ignorantes y felices, gritaban de alegría, pedían dando saltitos que les obligaran al animal elegido sobre los hombros para tomarse una foto y poder demostrar que habían estado en el Amazonas.

Yo, me tuve que ir a llorar a un lado, lo confieso y no me avergüenza, y prometí contar esto para que se sepa. No se está haciendo nada ilegal, repito, esto es en Perú, justo al frente de Colombia, en dónde sí está prohibido, y además, está amparado por ambos gobiernos, el Peruano y el Colombiano como método de apropiación y empoderamiento de los habitantes de la región, y como modo de recaudación de recursos para las madres cabeza de familia de la comunidad peruana de Puerto Alegría. Sin embargo, lo denuncio a modo de toma de conciencia, está en tu libre albedrío sí vas o no a hacer este recorrido, si lo disfrutas o no. Yo por lo menos, salí a ponerme triste en Puerto Alegría y no se lo recomiendo a nadie, y así me lo confirmaron no sólo las turistas españolas con quienes hablé ahí mismo, sino con muchos otros turistas colombianos con quienes tuve contacto en el hotel y me expresaron lo mismo. Sí te podés negar y aportar un grano de arena cuando vayás, yo, los micos, el puerco espín mutilado, la babilla encadenada, el bebé manatí que vive en una piscina plástica de dos metros de diámetro y el ocelote que duerme en una jaula de madera y alambre, te lo agradeceremos… tal vez no sea mucho, pero algo es algo.

Yo por lo menos, salí a ponerme triste en Puerto Alegría y no se lo recomiendo a nadie.

 

Click para ver el video en caso de no poder reproducir en la página: https://youtu.be/oXa6gUDcMak

Mira el video de la experiencia para complementar

40 termales de Santa Rosa“El agua fría es para las matas”, “ni porque me paguen me baño con agua fría”, “primero muerto antes que bombardeado por un chorro de agua fría”; estas frases son muy comunes, se las he escuchado a más de uno y estoy seguro de que quien lee esto o las ha escuchado, las ha dicho alguna vez o está moviendo la cabeza afirmativamente justo en este momento en aprobación. Hay todo tipo de justificaciones, estadísticas y estudios serios que defienden la teoría de que bañarse con agua fría es más saludable, beneficioso para el medio ambiente y ni qué decir sobre el bolsillo de quien paga las cuentas; sin embargo, el sólo pensar en levantarse un día normal de trabajo, luego de estar calientito bajo las cobijas, y pensar en el agua fría bajando por la espalda simplemente es de esas ideas que tu cerebro rechaza de manera inmediata, eso sin pensar en sumarle que sea un día de invierno. Ahí entonces te pones a pensar, que el agua caliente, sin importar las cuentas, es más barata que un psicólogo o un traumatólogo muscular, digo por lo de la contracción de la espaldita ¿o no?

41 macaca fuscata aguas termalesPero, también he escuchado una frase más contundente que las anteriores y esa es: “la naturaleza es sabia” tan sabia que existe el agua caliente natural, lo que es en resumidas cuentas la respuesta perfecta para aquellos que tratan de influir en tu opinión al decir que es antinatural bañarse así…  créanme, esa es la mejor forma de mandar a callar a esos “hippies machucalatas” que les gusta bañarse con agua fría. ¡Termales! Aguas termales, venidas de lo profundo de la madre tierra, tibias, calientes o hirvientes son una bendición. Aquel que ha tenido la oportunidad de disfrutar de un baño en una fuente natural de este tipo tiene que coincidir conmigo en que esta es una prueba fehaciente de que Dios existe y de que nos ama: si no pregúntenle a los “Macaca Fuscata” de Japón, esos monos que viven en una montaña muy fría del país asiático y que se mantienen en calor sumergidos en grupo en aguas termales.

42 Termales de Santa rosa la cabañaPor eso uno de los mejores planes que pueden existir a la hora de buscar una opción para viajar y hacer algo excepcionalmente placentero, es ir a una fuente termal. Cerca de Pereira, a unos escasos veinte minutos, este país hermoso, que tiene de todo y para todos los gustos, nos ofrece una de las mejores opciones que he conocido: Los termales de Santa Rosa de Cabal. Este lugar que otrora fuera una finca cualquiera con una bonita caída de agua, luego de una gran idea y visión de futuro, se convirtió en una próspera empresa turística, ejemplo para la región por la calidad de su servicio y por dar opciones de empleo a un muy buen número de personas, que le ofrece al que visita no sólo la posibilidad de disfrutar de una de las maravillas naturales más celestiales, el agüita caliente que brota de la tierra en 3 deliciosas piscinas muy bien acondicionadas, sino que tiene tres opciones diferentes de alojamiento, un SPA en el que al que le guste que lo sobe y manosee un desconocido se lo disfrute, una tienda de recuerdos, caminatas ecológicas, avistamiento de aves y por supuesto, un restaurante en el que se pueden disfrutar de varias exquisiteces típicas de la región.

43 termales de Santa Rosa de Cabal

A los termales se puede ir en varios planes, están los de alojamiento, para quedarse una noche, un fin de semana o un puente, por ejemplo: el romántico que tiene un tratamiento especial para pasar un momento mágico con la pareja. Hay un plan empresarial para esas reuniones de trabajo que merecen un espacio propicio para la creatividad y la tranquilidad. El familiar para disfrutar de unas merecidas vacaciones con los tuyos con todas las comodidades. Pero también está ese plan de día de sol o pasadía que es una de esas opciones buenísimas para cuando uno está de paseo por el triángulo del café o está realizando la #rutadelcafe y sólo quiere bañarse, tomar el sol, comer algo rico y seguir su camino hacia otro de los maravillosos lugares que tiene esta región… por ejemplo, seguirse para Salento…  no me voy a cansar nunca de ese lugar.

46 Balneario Termales de Santa RosaLa naturaleza que rodea el lugar es exuberante, inspiradora, y hay que destacar que los administradores del balneario han sabido diseñar los espacios aprovechando de la mejor manera todos los recursos de que disponen; además de que se han responsabilizado conscientemente de su papel como protectores del medio que aprovechan y vigilan desde arriba, desde el nacimiento de agua, de manera permanente, como parte de la seguridad de sus instalaciones para evitar cualquier eventualidad.


44 chorizo santarosanoRecomendación de viajero… no se les vaya a ocurrir venirse de Santa Rosa sin comerse un chorizo santarrosano y mucho menos, sin traerse uno, dos o tres paquetes de chorizos para hacer en la casa. Eso sería imperdonable.

45 Bandjea Paisa en Termales#SalíAViajar a los termales de Santa Rosa de Cabal y quedé fascinado con todo, absolutamente todo lo que lo compone como atractivo turístico: la naturaleza que la rodea, las instalaciones perfectamente dotadas para garantizar la comodidad de quien los visita, el servicio ofrecido por cada uno de los que compone el personal, la deliciosa comida y por supuesto, la placentera sensación del agua termal al sumergirse en ella. Así que tengo plena potestad para decirte: Salí a los termales de Santa Rosa, si querés descansar, si querés relajarte, si querés saber que Dios existe, si querés sentirte como un macaca fuscata y que el agua caliente es tan natural y buena para bañarse, no lo dudés y armá paseo YA.

Esta salida la hice gracias a mis amigos de Colombia Travel Operator, una de las operadoras de turismo más destacadas del país, con quienes te puedes contactar para desarrollar una salida a los termales o a cualquier sitio de interés de Colombia, con la tranquilidad de estar en las mejores manos. También le quiero dedicar estas palabras a esas maravillosas personas que tuve la oportunidad de conocer en este maravilloso #famptrippereira. Los llevo en el corazón. Gracias a todos y como decía mi abuelo, “arrieros somos, en el camino nos encontramos”.

47 famtrippereira

28 Parque Ukumarí Pereira…Así pues que esta entrada comienza conmigo caminando solo en mitad de la noche, a la luz de las estrellas, morral al hombro, y un par de bolsas llenas de folletos y regalos que me habían dado a través de ese maravilloso día, bueno, en mi caso tarde, en la ciudad de Pereira. Buscaba la entrada del Parque Consotá para hacer mi Check in y entonces saber dónde podría descansar, porque la verdad estaba medio muerto. Mis compañeros estaban regados, hospedados en las diferentes opciones que tiene el complejo que no son pocas; pueden imaginarse la incertidumbre que tenía, los demás habían llegado en la mañana, hecho su chek in y se habían apropiado de sus alojamientos, yo por el contrario, al haber perdido mi avión en Medellín, llegué por la tarde y tuve que encontrarme con mi grupo a mitad del recorrido, apenas estaba en camino de saber en qué lugar me quedaría a pasar la noche y lo poco que había visto, lo había hecho de noche desde una chiva rumbera.

—No encuentro su registro… ¿Andrés Toro, fue que me dijo que se llamaba?

—Andrés Toro, Correcto —Dije con una mueca mezcla de incertidumbre e incredulidad. Lo que mal empieza… no puede terminar mal ¿verdad? Pensé. El amable empleado de la recepción me pidió que me sentara en el hall mientras confirmaba con las recepciones de las otras tres opciones de alojamiento del complejo. Sufrí de paranoia por unos diez minutos pensando en cuán cómodos serían para dormir los sillones de mimbre en los que estaba esperando.

29 cabañas ConsotáSin embargo, quince minutos después, estaba dejando mis cosas sobre la cama King size de la Cabaña número 8 del complejo cabañas Consotá que me habían asignado. Una cabaña para mí solo, absolutamente genial, con dos ambientes, el más grande en el que estaba la cama con dos nocheros, una cómoda y un televisor; en el otro ambiente un escaparate, una cómoda, una nevera pequeña, una mesa pequeña  y un sillón. Baño privado y un ventanal que daba a un patio exterior que no quise salir a explorar por lo cansado que estaba. Al despertar al otro día me arrepentí, pues en el patio privado había un jacuzzi… si tan solo lo hubiera sabido no me habría dado una ducha antes de acostarme, definitivamente.

30 Cabañas consotá jacuzzi

Luego de dormir como un bebé en esa maravillosa cama, estaba listo para un día lleno de aventuras, porque eso era lo que me esperaba, y también estaba listo para desayunar. El comedor quedaba cerca así que pude admirar un poco, ya con la luz del sol el ambiente bonito y natural en el que estaba. Me dejó asombrado, estaba de buen humor y ya quería ver qué más había para mí en ese viaje.

El famtrip ese segundo día comenzó a las nueve. A esa hora ya habíamos hecho el check out y teníamos todo en el bus que nos llevaría al Bioparque Ukumarí. En el eje cafetero hay muchas cosas que deben ser destacadas: es una región pujante, con una idea del progreso muy marcada en cada uno de sus habitantes, en la que entendieron hace tiempo algo que nos ha sido muy difícil de comprender y mucho menos de poner en práctica en Antioquia y que nos vendría muy, pero muy bien, me refiero al concepto de que la unión hace la fuerza, de que juntos se llega más lejos; pero algo más que he notado que se debe subrayar es que están muy en contacto con sus raíces, aman su procedencia indígena, la cuidan, se sienten orgullosos y la proclaman, la hacen parte de sus proyectos importantes y eso fue lo que hicieron en este parque del que les voy a hablar.

Ukumarí significa “Aquel que tiene la fuerza del oso” en lengua quechua; cuando nos contaron la historia de cómo seleccionaron éste como nombre de este interesante e importante proyecto, de entre varias otras opciones en distintas lenguas que hablaron los indígenas que poblaron la región; saberlo me llenó de un profundo respeto y admiración.

01 mosaico UkumaríEl bioparque es un proyecto que tiene más o menos cinco años de estar en ejecución, y tardará otros nueve años más o menos en estar terminado. Hace poco se abrió tan solo la primera parte a ciertos públicos y nosotros fuimos privilegiados al poder conocerlo. Unos ciento ochenta mil millones de pesos han sido invertidos en él y falta un poco más, pero todos saben en la región, que su proyección e importancia ameritan una inversión de este tipo y que se recompensará con creces, porque no tengo cómo más describirlo, es simple y llanamente ¡Impresionante!

Este concepto es el que ya se ha adelantado en el mundo con respecto a la evolución de los zoológicos. Si bien creo que ningún animal debería de estar en tipo alguno de cautiverio, aquellos a los que les ha tocado en suerte toparse alguna vez con la peor especie que habita el planeta y que han perdido la capacidad de valerse por sí mismos en su ambiente natural, deberían de protegerse a modo de “indemnización” de ésta manera: sin jaulas, en ambientes artificiales recreados con toda la ciencia y paciencia que necesitan, para mitigar su falta de libertad. El diseño fue concebido para tratar de recrear al mundo y sus ambientes. Por eso cuando esté terminado y sea posible pasear por la totalidad del parque, se viajará de continente en continente y se avistarán las especies de animales que los habitan. El bosque andino es la parte de la atracción que ya está lista y pudimos visitar. Volver a ser niño es tan fácil, solo falta ver un perrito de monte, un mono araña, o un puma para que pase. Los tigrillos, los tucanes y los mapaches también hacen lo suyo.

31 Parque Ukumarí mosaico

Mejor tratados, imposible, mas consentidos, no habría forma. En este viaje nos dieron unos muy buenos tures y en cada lugar que visitamos nos quisieron agasajar y malcriar. El parque no fue la excepción y quisieron demostrarnos su amor por nosotros con un delicioso emparedado de pollo gratinado que venía acompañado de una ensalada fresca y muy frutal. Vaya manera de sufrir ¿NO?

Nos llevaron al bus y emprendimos la segunda parte de la aventura del día. Viajamos con dirección al sur, por la carretera que conduce hacia Cali; llegamos a una vereda que se llama Guascas y nos desembarcaron en una hermosa finca cuya infraestructura evoca el pasado cafetero en todo su esplendor, claro, no podría tener un nombre más apropiado “La finca del Café”. Apenas descendimos del carro arrancó a sonar una guitarra y “Avispa” un trovador antioqueño nos dio la bienvenida a punta de trova. Pero esa fue la primera parte, la segunda fue un almuerzo típico paisa con todos los fierros en la piscina. Fríjoles, arroz, chicharrón, chorizo, tajadas de plátano, ensalada y jugo natural se encargaron de recargarnos las baterías para lo que se venía en la tarde. Estaba absolutamente delicioso con ese sabor casero que te hacer sentir que estas en casa.

Disfruten de este video en el que pueden escuchar la bienvenida que nos dieron a la finca. Aquí escucharán una trova de bienvenida del trovador paisa "Avispa", quien después nos declama un poema montañero escrito por el señor Mario Tierra, que critica al modernismo y la gente pinchada que se burla del montañero...  ¡es maravilloso!

 

32 Nelly finca del caféLa señora Nelly, dueña del lugar y anfitriona sin igual, nos tenía preparada una tarde especial conociendo el ciclo completo del café. Ya lo he contado en artículos anteriores, este cuento del proceso de la segunda bebida más tomada en el mundo, es un gancho turístico muy contundente que atrae de manera muy poderosa a una enorme cantidad de turistas extranjeros, eso lo saben ya de sobra en la región y doña Nelly sí que lo está aprovechando.

33 Finca del café Viajar a PereiraLa finca tiene dos construcciones importantes, la antigua, la de los ancestros, con su arquitectura típica paisa, seguramente de bareque porque sus paredes son gruesas, con sus techos a doble altura, tejas de barro, paredes pintadas a dos colores, blanco arriba,rojo abajo, columnas de madera pintadas de verde y adornada con plantas y flores colgadas desde lo alto. La otra construcción es moderna, en ladrillo, distribuida con eficiencia para poder acomodar a los afortunados huéspedes. En esta parte de la finca queda la piscina que cuenta con varias mesas en las que se distribuyen los alimentos a modo de comedor.

34 Almuerzo típico paisa Ffinca del Café Viajar PereiraLa vista de este lugar, hace que comer se convierta en una experiencia especial…  lo pude comprobar porque me senté en una mesa con dos compañeros de Cartagena y Mrilyn una venezolana que se enamoró de Colombia y está viviendo aquí hace un año y estaban maravillados, ya me imagino lo que puede pensar un visitante extranjero al sentarse a comer y ver al frente ese paisaje cafetero tan exuberante; a mí que estaba jugando casi que de local me tenía enloquecido.

Con la barriga llena y el corazón contento, nos dividieron en dos grupos, nos dieron un sombrero, una ruana y una chapola y comenzamos el recorrido por la Finca del Café. Empezamos por las camas de secado que están bajo un bonito e innovador invernadero diseñado por el hijo de doña Nelly, un arquitecto emprendedor quien fuera el padre de la idea no sólo del invernadero, sino del concepto completo de la finca. La señora Nelly nos confesó que al principio no sabía absolutamente nada del café, y fue sólo hasta que se pensionó y que su hijo la hizo enamorarse de la finca que habían comprado en un principio para remodelar y vender, que fue picada por el bichito y hoy por hoy, es conocedora, guía y hasta se convirtió en Barista.

05 Finca del café RisaraldaDe las camas de secado pasamos a las cunas en las que se siembran las semillas escogidas para convertirse en arbolitos, luego fuimos a la plantación e hicimos una caminata muy romántica por la plantación, a veces en medio de las matas, otras por unos senderos que ellos organizaron para que fuera incluso mágico, pues hay un paso por un puente de guadua, de esos que tienen techo, construído en medio de un cañón de una quebrada, con un monte muy tupido, que nos contó nuestra guía, doña Nelly, es una de las partes favoritas de los extranjeros, pues se sienten como si estuvieran metidos en la selva. Seguimos avanzando hasta un mirador también en guadua desde el que se divisa el paisaje cafetero de la finca a ciento ochenta grados. Mientras caminábamos, se podían recoger cuantos granitos maduros de café se pudieran, pues luego, con esa colecta, nos enseñarían la siguiente parte del proceso que es el despulpado o beneficio. Eso lo hicimos en una tercera construcción que hace parte de la finca pero que está apartada a modo de fortín para los trabajadores. Allí nos dieron un gusto muy especial, pues nos recibió una mujer ataviada con la ropa típica que usaban las mujeres campesinas de hace años atrás.

35 Salí a la Finca del Café Viajar a PereiraEsta hermosa mujer nos sumergió en un mundo de fantasía, al tomar un poco de café seco, molerlo, tostarlo y prepararnos una deliciosa y aromática taza de café, café. Fue maravilloso, ¿cómo más podría describírselo?

Al volver a la finca, nos recibieron con un güandolo para refrescarnos, comimos buñuelos con natilla, tomamos más café, compramos mucho café para llevar a nuestras ciudades de origen a modo de recuerdo de esta maravillosa experiencia y nos empaquetaron de nuevo en el bus, rumbo al cierre de la aventura del día dos… por lo menos el oficial.

Nos llevaron al centro de Pereira, ya el sol se había escondido y la ciudad se ponía inquieta, porque sus habitantes estaban buscando refugio para sus ganas de comer, beber y parrandear, al final, era un sábado en la noche. Llegamos a un café muy famoso de la ciudad “El barista”, manejado por Sebastián Mejía, un pereirano enamorado de este producto, de su olor, de su sabor, de lo que es capaz de producir en el ser humano y que se dedica a predicar ese amor y a contagiar a todo aquel que tiene la fortuna de conocerlo y oírlo hablar apasionadamente de eso, del café.

37 El Barista café Viajar PereiraEn su charla de bienvenida nos inundó de información de esa que a uno le gusta saber. Qué tipo de café es el que se produce en Colombia, sí es el mejor o el más suave, si aquí consumimos el peor del mundo, mientras exportamos el mejor, qué se necesita para hacer un buen café en casa, dónde se consigue un buen café y no pasilla de mala calidad, cuáles son los implementos e instrumentos que toda persona que quiere aprender a tomar café de verdad debe tener, en fin, ese amor y esa pasión que tiene Sebastián, termina como dije, corriéndole a uno por la venas por esta bebida, que es la segunda más importante y consumida en el mundo, luego del vino.

Allí en El Barista tomamos café por supuesto y nos ofrecieron la comida. Yo opté por una deliciosa y equilibrada lasagna de carne de res y de cerdo, mucha salsa y mucho queso, acompañada de ripio de papa y pasé mi comida con un delicioso café frío.

Nos despidieron y prometimos volver, nos montamos al bus por última vez ese día y nos llevaron a descansar esta noche, en el Hotel Luxor. Hicimos el check in, que se tardó un poco, pues eramos muchos y ya pasaban las nueve de la noche, así que fue perfecto para planear la despedida no oficial del día y del viaje completo, pues al otro día, iríamos a nuestro último destino y de ahí al aeropuerto para regresar a casa. Todo quedó arreglado, nos veríamos en la recepción, todos los que tuvieran aún energías para salir a rumbear y despedirnos.

38 Hotel Luxor Viajar PereiraLas habitaciones del hotel Luxor son muy confortables, me tocó en suerte la 302. La cama King size estaba tan suavecita y blandita que me puso a dudar sobre sí salir o no en una hora para encontrarme con los compañeros. Tomé una botella de agua helada del minibar, abrí la ducha para calentar el agua, arreglé mi ropa para salir y en una media hora estaba listo para salir.

Los empleados del hotel nos recomendaron a qué lugar ir para tomarnos unas cuantas cervezas. Las opiniones estaban divididas, pues algunos querían bailar y sacudirse, otros, queríamos un lugar para sentarnos tranquilos, tomarnos algo suave y conversar, terminar de conocernos. Terminamos en un bar que queda a unas tres cuadras arriba del hotel. Tuve la oportunidad de pasar por el parque del lago en la noche, en pleno apogeo, puede sentir los olores de la noche, esos que hacen que uno recuerde un lugar para siempre, y me olió a cerveza, pizza barata para pasar la prenda, longaniza y chorizo santarosano, ahhh, qué olor ese el del chorizo santarosano asado en una plancha metálica en medio de la calle. Me encantó, y me quedé con las ganas de comerme uno de esos, esperando que al otro día tendría mi oportunidad.

39 En el bar Centro de Pereira ViajarEn el bar la pasamos muy bien, nos tomamos unas tres o cuatro cervezas, nos reímos, nos burlamos de nosotros mismos y de los otros, afianzamos lazos, algunos tuvieron tiempo de coquetear, otros se destaparon y abrieron el corazón para que nos sintiéramos más humanos, más cercanos…  fue una muy buena noche de despedida. Cuando ya la mayoría quería irse a dormir, entre esos me incluyo, unos de mis compañeros se pusieron en contacto con integrantes del otro grupo, los de prensa, que estaban en una discoteca en la zona rosa de Pereira, nos hicieron la invitación y varios tomaron la decisión, los acompañamos a tomar un taxi y los demás, nos fuimos a soñar con los angelitos. Esa noche dormí mejor, mucho mejor que la anterior. Vaya si descansé en el Hotel Luxor.

Aún queda un día más del famtrip, no te lo pierdas, porque estuvimos en un lugar que cada vez se hace más popular en todo el país y se está convirtiendo en uno de esos destinos que todo colombiano que se respete, tiene que ir a conocer…  los termales de Santa Rosa de Cabal.

#SalíAViajar, salí a comer, salí a vivir.

Querido diario…

No, creo que esta no es la forma correcta de comenzar.

Doctor, creo que tengo un grave problema de personalidad…

¡Naaah! Eso funcionaría si estuviera con un psicoanalista.

08 Bolivar Desnudo PereiraAmigos de Salí…  —Eso está mejor— ¿Qué les pasaría por la cabeza si alguien les confesara que no le gusta que le den regalos? ¿Qué dirían de una persona a la que en vez de una sonrisa y una gran alegría en su rostro, lo que notan es un rictus facial de terror al recibir un obsequio? Sí, así soy yo… bueno, era… bueno, ya no lo soy… tanto… es decir, estoy trabajando en eso. Y se preguntarán, estoy seguro, el porqué de esa actitud; bueno, no lo sé, será porque siempre he tenido que trabajar duro para obtener lo que he querido y me ha gustado lucharme cada una de las cosas que tengo; sin embargo ese sentimiento me terminó atrofiando otro sentido muy importante, el del merecimiento, ese que otros tienen y del que terminé careciendo casi por completo, ese que te hace decirte: “me merezco uno que otro detallito como muestra de cariño por parte de otros”.

Es extraño mirar en retrospectiva y darse cuenta de que ese tipo de actitud ha generado una enorme cantidad de daños; en mí por supuesto, pero al final no tanto como el causado a mis seres queridos y a los que me han querido. He pasado por malagradecido, desgraciado y maladesgraciado por ahí derecho. En mi defensa sólo puedo decir que: “Fue sin querer queriendo”. Y para aquellos que me leen y que hacen parte de esos grupos que he mencionado, LO SIENTO MUCHO.

09 paisaje cafetero de RisaraldaPero como el primer paso para salir de un problema es reconocer que se tiene uno, pues entenderán que ya voy por buen camino. Lo que sigue es cambiar de actitud y hacer un trabajo de PNL (Programación Neuro Lingüística), así que cada vez que puedo me digo y me repito a mí mismo de manera constante en la mente y en voz alta cada vez que puedo, mensajes positivos: “Me merezco lo mejor”, “obtendré lo que deseo” y “aceptaré todo lo que el universo me quiera regalar”. Es increíble lo que eso genera en ti, el poder de la mente humana no tiene precedentes. Hasta ahora en el poco tiempo que llevo haciendo conmigo esta autoterapia, me han comenzado a caer decenas de cosas del cielo. Ahora tengo vidrios polarizados en el carro, algunos equipos de cocina que me hacían falta y que me encantan, me han hecho varias invitaciones a comer, por primera vez en la vida me están dando “Ñapas” al comprar algo y bueno, otras cosas más que no viene al caso estar enumerando pero que me están cambiando la vida una a una sin importar el tamaño, valor o procedencia; en resumidas cuentas, soy más feliz, porque soy más consciente de una verdad universal que al parecer todo el mundo entendía, menos yo. Gracias a Dios me he dado cuenta porque así como venía, “no iba a llegar a ningún Pereira”

¿Y saben que es lo mejor de todo? Que con cambiar mi actitud frente a la vida, a Pereira fue precisamente a dónde fui a parar. A la querendona, trasnochadora y morena Pereira.

¿Han escuchado aquella frase que dice que es mejor tener amigos que plata? Pues bien, ahora estoy creyendo en que los amigos son instrumentos del universo para hacerte llegar algunas de las cosas buenas que te mereces —apuesto a que eso ya ustedes lo sabían, yo no—. A ver. Resulta y sucede que un día cualquiera Julio Casadiego mi amigo desde épocas de la universidad y con quien retomé nuestra relación gracias a Salí, haciendo una alianza con su empresa Colombia Travel Operator, me salió con un regalo de esos que te dejan con la boca abierta y que sinceramente uno no cree que le puedan llegar en la vida. Un viaje completo, con todo pago y además en unas condiciones especiales que harían que fuera absolutamente inolvidable.

10 grupo famtrippereira en PlenoResulta que en el mundo del turismo existe una figura que se conoce como “Famtrip” que en español se traduciría como Viaje de Familiarización. Este tipo de eventos son organizados por hoteles, restaurantes, y/o sitios de entretenimiento como parques zoológicos, de entretenimiento y temáticos de una región, que se unen para invitar algunas agencias de viaje y también a la prensa para hacerles un recorrido  —que por lo general es maratónico— por las diferentes instalaciones, creando posibles rutas con el fin de que se conozcan, se hable de ellos y se creen futuros planes turísticos por parte de los invitados para con su público. Colombia Travel Operator estaba invitada como operadora de turismo y Salí, es decir, éste pechito, fue en representación de la agencia.

El viaje empezaba un viernes muy temprano en la mañana en el aeropuerto Olaya Herrera en el que tomaría un vuelo hacia el aeropuerto Matecaña. No voy a ahondar en detalles, lo único que voy a relatar sobre mi llegada a Pereira es que no se pudo hacer hasta la una de la tarde.

12 Grupo famtrippereira Hotel Luxor PlazaMe encontré en el Hotel Luxor con el que sería mi grupo, que ya había estado toda la mañana en un recorrido por algunos hoteles y había tenido la oportunidad de afianzar lazos de amistad en un almuerzo al que tampoco pude llegar. Este bonito hotel está ubicado en todo el centro de Pereira, a unas pocas calles de la plaza del Bolívar desnudo.

Este primer día del Famtrip consistiría en conocer varios de las mejores propuestas hoteleras que tiene la ciudad para todo tipo de turismo, desde el de negocios en el que resuelves de la manera más cómoda la estadía en unas grandiosas instalaciones con salas de reuniones y de conferencias para grupos grandes y pequeños, hasta hoteles con instalaciones recreativas para el disfrute de la familia.

13 Salpicon terraza hotel Luxor Plaza Pereira

Los que serían mis compañeros en esta aventura se dieron cuenta de soslayo de que un extraño peludo, con maletas al hombro y cámara en mano, se les unió en el recorrido por las instalaciones del Luxor. Muy cómodo, muy sobrio, muy bello, con unas instalaciones muy apropiadas para ese tipo de viajes, en los que se tiene que hacer algo en la ciudad y necesitas una buena cama, con unas almohadas gorditas y descansadoras y una deliciosa ducha con agua caliente disponible… ¿saben por qué lo sé y lo digo con tanta propiedad?, porque ahí fue donde pasamos la segunda noche, ya les contaré más adelante. En el cuarto piso del hotel hay una terraza desde la que se divisa una buena parte del centro y se puede ver el Parque del Lago, un lugar muy representativo de la ciudad. La terraza es usada a modo de restaurante. Allí nos tenían preparada una sorpresa frutal para que disfrutáramos de la visita.

14 Bolivar desnudo Pereira

Salímos del Hotel Luxor directo a la Plaza de Bolívar para conocer dos hoteles más que quedan justo en el marco de tan famosa plaza, que siempre me ha gustado mucho entre otras cosas por ser la casa de una de las obras más importantes y representativas del escultor antioqueño, Rodrigo Arenas Betancur: El Bolívar Desnudo. El primero que visitamos fue el Hotel Boutique San Simón. Vaya, ese concepto me gusta mucho, pues hace sentirte como si estuvieras en el futuro. Los muebles son modernos, las paredes se ven distintas, se respira un aire conceptual que en realidad te hace sentir distinto.En este hotel, la línea que se sigue es la ecológica y está diseñado bajo un planteamiento que ellos llaman PNL es decir, con Programación Neuro Lingüística, en el que la idea es que desde que se pase por la puerta de entrada, el huésped se sienta relajado, tranquilo en medio del lujo y la comodidad.

15 Carta bienvenida Hotel San Simón Pereira

Es un muy buen hotel cuya ocupación principal está destinada a ejecutivos que necesitan realizar reuniones de negocios y conferencias. Recorrimos sus instalaciones y pasamos casi al frente al Hotel Soratama uno de los más representativos de la ciudad. No hay más que decir distinto a que es lógico que sea tan representativo, está en la mejor esquina del parque, es precioso, sus habitaciones son inigualables, su servicio no tiene comparación y algo que noté y que me encantó es que las paredes están decoradas con mucho arte local. Me sentía como en una galería con el privilegio de ver esas obras tan bellas para mí solo. Una de las cosas que más me atrajo, fue un tipo de habitaciones con las que cuenta el hotel, cuyas características son las de un pequeño apartamento, pues tiene la habitación muy cómoda, el baño, una sala de estar y una cocina, lo que le da al huésped una independencia especial estando en un hotel.

16 Terraza del hotel Soratama PereiraLa terraza del Soratama también es muy especial, pues es un bar-restaurante muy codiciado por la sociedad pereirana para hacer negocios, reuniones importantes de trabajo, reuniones de tipo oficial por parte de la administración de la ciudad y del departamento y por supuesto, por las damas que se quieren tomar un coctelito o un té y unas galletitas con sus amigas. La vista es inigualable, pues se puede visualizar todo el Parque Principal y al fondo de la terraza te encuentras con una zona húmeda consistente en un Jacuzzi, que déjenme decirles, de noche, con la media costilla al lado y un buen par de vinitos, debe de ser una ¡auténtica delicia!  En el Soratama también nos pegaron nuestra consentida en el restaurante del piso tres. Nos dieron un delicioso y no estoy diciéndolo por quedar bien, un muy rico wrap de pollo, jamón  y queso, que me cayó de perlas, pues no había almorzado. ¡Quién me manda a perder el avión en Medellín? Ahí tienen pues queridos lectores, tres muy buenas opciones de hospedaje ejecutivo o de trabajo en la ciudad querendona.

El lucero del Alba ya hacía presencia en el límpido cielo pereirano cuando nos recogió el bus que nos llevaría al último destino del día, el Hotel en el que pasaríamos esa primera noche del viaje. Mis compañeros con los que había comenzado a familiarizarme con uno que otro comentario a destiempo, ya habían realizado su check in; ellos ya sabían en dónde iban a dormir mientras que yo aún andaba con el morral al hombro como un nómada, acalorado, ya no tan hambriento pero más que entusiasmado por lo que estaba viviendo. Llegamos a un lugar que aunque ya estaba oscuro porque Jaramillo hacía rato que se había despedido —Jaramillo es el sol, quisiera aclarar para los que me leen por primera vez, es el nombre que los paisas le damos al raudo foco que lo fomenta todo en la natura ¿Cómo me vieron ahí?— me sobrecogió por su tamaño desde que entramos: el Paque Consotá.

17 Mural indigena Parque ConsotaEl bus nos dejó en una plaza circular con una fuente con forma de molino de agua en el centro en dónde esperaba una brillante chiva rumbera. En unos pocos minutos ya estábamos rodando por las instalaciones del parque al ritmo de John Jairo Pérez y su música parrandera. En la chiva íbamos mi grupo que era reconocido como “agencias” y que conformábamos unos diecinueve integrantes más o menos, todos representantes de operadores de turismo y agencias de viajes de Cartagena, Bucaramanga, Cali, Pasto, Bogotá, Ibagué y Medellín —Espero no se me escape ninguna ciudad— y un segundo grupo mucho más nutrido, el de “Prensa” en el que eran unas cuarenta almas que representaban medios de comunicación de las mismas ciudades incluyendo a los locales de Telecafé y el diario El Otún.

18 balsa Muisca El Dorado parque memoria indigena PereiraEl Parque Consotá es un complejo inmenso en el que los empleados de Risaralda encuentran ese espacio que toda familia necesita para descansar y estar más unida y que solo puede ofrecer una caja de compensación. Por supuesto es como una especie de club al que tienen acceso sus afiliados, pero también está abierto al público en general. Hay un Hotel llamado Chapola con cómodas habitaciones de acomodación múltiple para la familia, piscina privada para el hotel y acceso a todas las atracciones del parque. Pero si lo tuyo es vivir un alohamiento más independiente, hay unas preciosas cabañas con acomodación desde una sola cama hasta cinco para toda la familia, todas con jacuzzi privado y por supuesto acceso al parque. La chiva nos llevó por las canchas de fútbol, tennis de campo, un patinódromo con especificaciones profesionales, pista de patinaje sobre hielo, un Spa para el que le guste que lo toquen por todas partes las manos de un extraño —Este es un apunte personal que no pude evitar, pero es que no me puedo imaginar algo más estresante para el estrés que otro ser humano completamente desconocido le restriegue a uno un aceite que huele a hippie hasta por los confines más privados, por esos que uno ni siquiera se alcanza a verse en un espejo; perdón por ser un bicho raro, pero sólo pensarlo me causa escalofríos—-; también hay tres parques temáticos, el Parque de La Memoria Indígena, la Granja de Noé y La Réplica del Pereira Antiguo. ¿Cómo chiquito el parquecito o qué?

El recorrido en la chiva se tardó unos veinte minutos, tal vez media hora; nos dejaron frente a un portalón de madera en el que nos estaba esperando un muchacho que cargaba un tambor al que aporreaba rítmicamente. Cuando nos tuvo atentos, si eso es posible en un grupo de sesenta personas que están contentas y que luego de un día de andar juntas se sienten entre amigos y entre las cuales hay uno que otro personaje que se quiere destacar por ser el más “de ambiente” y gracioso, nuestro anfitrión paró de tocar el tambor y nos dio la bienvenida al Parque de la Memoria Indígena, en el que comenzaríamos un recorrido por varias puestas en escena de algunas de las culturas indígenas más representativas de Colombia.

19 mosaico parque memoria indigena pereira

Comenzamos a caminar siguiendo el sonido del tambor hasta una fuente muy bella que tenía una escultura de la “Balsa del Dorado” en el centro; dos jóvenes hermosamente ataviados con vestidos indígenas hicieron una pequeña representación teatral que me caló hasta los huesos, les confieso, porque me transportó a épocas precolombinas. Cuando terminaron se quedaron detenidos cual estatuas y el anfitrión comenzó a contar la historia Muisca de la princesa Guatavita y el Cacique Muisca que por infiel la pierde, cuando ella se ahoga con su hija en la laguna. Esa historia es hermosa y como colombiano, la amo desde que la conozco en mis épocas mozas de colegio cuando mi profesora de historia me hizo soñar con viajar en el tiempo para vivirlas en carne propia. De ahí viajamos a la Guajira… bueno, en realidad seguimos un sendero en el cual nos encontrábamos con una que otra figura representativa de la cultura Muisca, hasta llegar a un lugar que representaba una ranchería Wayuu en la que unas jovencitas vestidas como mujeres de la comunidad nos contaron sobre sus costumbres y bailes tradicionales.

20 Actores parque memoria indigena parque consotáAsí, pasamos por los Taironas, por Tierraadentro, San Agustín y terminamos en la cultura más emblemática de la región, la Quimbaya, en un hermoso lugar con forma de volcán, en el que nos contaron la historia de su antropofagia ritual al derrotar a sus enemigos. Ellos al parecer, le arrancaban el corazón y otras partes al cadáver del guerrero más temido vencido y hacían una sopa de la que bebían los guerrerros vencedores, teniendo cuidado de no ingerir ningún sólido, luego, el cráneo era empalado y exhibido en los portales o las malocas principales de la comunidad. Esa experiencia fue muy bella, transportadora, mis más sinceras felicitaciones al parque y a sus muchachos, me les quito el sombrero. A ustedes mis lectores, los invito a vivirla, de verdad que les va a encantar.

21 mosaico Pereira antigua parque ConsotaCuando pensamos que todo había terminado, vino alguien del parque y nos convidó a seguir caminando porque apenas íbamos por la mitad, pues adelante, por el mismo camino nos estaban esperando en una fonda, un arriero de verraquera y una copera decente. Con ese “hablao cantaíto y arrastrao” avanzamos desde la época precolombina hasta esa de los arrieros, las mulas y las fondas; nos dieron la bienvenida al Antiguo Pereira, y terminamos caminando por las callesitas empedradas de una réplica de un pueblo típico de principios del siglo XIX. Pero eso no es nada porque mientras avanzábamos nos topábamos con personajes típicos que hicieron las delicias de todos nosotros. La viuda del pueblo que andaba buscando marido entre los visitantes, el bobo que no daba con una, El Alcalde del que nos recomendaron nos cuidáramos por lo manilargo que era, la señora chismosa y entrona que no fue sino verme para mandarme a motilar a la barbería dizque por peludo ¿Cómo les parece esta vieja metida? —Guiño ;)— y el mejor de todos, el curita… a ese le tuvimos que hacer corrillo para escucharle las historias de cómo ponía a “Penar” a las muchachas mandándolas a cogerle el guineo a media noche detrás de la parroquia. ¿Qué quieren que les diga?  Esta experiencia fue ¡Una maravilla!

22 Cena despedida dia 1 famtripperiraTerminamos el recorrido en uno de los siete restaurantes del parque, en dónde nos estaban esperando con una cena especial y un par de actos de bienvenida por parte de la organización que hizo posible todo esto. Palabras alusivas del gerente del parque por allí, unos interesantes videos institucionales y turísticos de la región, la Alcaldía de Pereira, la Gobernación del Risaralda y también el del parque por allá, y entonces comenzó la música andina y parrandera interpretada por un grupo que en vivo, nos amenizó la deliciosa comida que nos ofrecieron. Deliciosa y no hay otro adjetivo para la ensalada, las costillitas, las papas y el arroz especial que se encargó de mandarme satisfecho y feliz para la cama. Entre canción y canción hermosamente interpretada con tiples y guitarras, nos entretenían con una muestra de danzas de la región; ¡Que espectáculo tan bello e inspirador!

23 Foto con personajes del Pereira AntiguoNos tomamos unas buenas fotos para el recuerdo con varios personajes del pueblito, nos hicieron pasar a todos por unos regalos que nos terminaron de llenar el alma y a dormir… bueno, mis  compañeros y todos los demás, porque yo, todavía tenía que resolver el asunto del check in, y a esa hora, más o menos las diez de la noche, yo todavía no sabía en qué lugar del complejo me correspondía dormir, y lo mejor de todo, es que todavía tenía terciada la maleta al hombro y me tocaba atravesar a pie el parque para buscar la entrada, lugar en el que me dirían dónde me habían ubicado, y eso significaba: en cualquier parte del enooooorme parque que nos habíamos tardado media hora en recorrer en chiva…

Si quieres saber cómo termina esta historia y como continúan los dos días que faltan de esta aventura, no te pierdas las próximas publicaciones aquí en Salí; en las que conocerás conmigo el Bioparque Ukumarí, La Finca del Café, el café El Barista, los Termales de Santar Rosa, en fin, no te lo podés perder.

Y recuerda, Salí a comer, a viajar, a vivir.

Ultimas salidas

  • SALÍ A TOMAR EL BRUNCH EN MANO CALAMITA
    #SalíAVivir el lanzamiento oficial de la propuesta de @manocalamita y me comí  un delicioso #brunch  porque #ComoComoQuiero Brunch es un concepto que no entiendo muy bien ... es decir, me encanta comer, por supuesto que me encanta el brunch, pero no me importa si todavía no tomé mi desayuno, si como algo tarde en la…
    Written on Monday, 11 December 2017 00:17 in Sali a comer Read 21 times
  • SALÍ A SABER DE TODO EN COMIDAS
    Cuando te gusta el mundo de la gastronomía como a mí, tienes que tener la mente abierta, estar dispuesto a comer lo que se te atraviese así sea, una vez en la vida. Claro, hay cosas que jamás probaré simplemente porque mi paladar no me lo permite, o porque mis…
    Written on Tuesday, 05 December 2017 23:14 in Salí en radio Read 27 times

Paute con Salí