Seguínos

  salidaacomer

  catandocervezas

  Facebook

  Twitter

  Youtube

  Google +

  Instagram

  Pinterest

andresapolo30

andresapolo30

01 SalíAComer a San PascualComer es una necesidad, comer bien es una ¡Bendición! No sé si quepa en esta discusión la definición de lo que significa esta última aseveración, porque por supuesto entraríamos en terreno peligroso y hasta tortuoso pues para algunos será lo saludable lo que define esta acción, para otros a lo mejor, lo más dañino y grasoso es la que se lo gana, —por aquello de que todo lo bueno engorda— habrá por supuesto aquel que proponga que comer bien depende de lo escasos, exóticos y costosos que sean los ingredientes y para otros, comer bien es en “Opípara Ptanza”, como los romanos en sus bacanales, es decir, mucho, bastante, hasta que harte. Así que entonces tal vez no llegaríamos a un consenso en tal definición. Por eso ha de entender mi lector que vamos a entrar en un terreno personal y que como siempre, todo lo que está aquí escrito, y con esto me refiero a todo el blog, nace de mi propia experiencia y gusto.

Verán, las hamburguesas son uno de esos alimentos que me han impactado y definido como ser. Desde que estaba pequeño, y que sólo emanaba ternura, inocencia y belleza… dúdelo quien lo dude… la cultura y los medios de comunicación se encargaron de ponerme un rayón imborrable en la cabeza con respecto a esta comida rápida. Por más que intentaron que fuera la espinaca la que se impusiera como un alimento preferido al ver que Popeye se hacía más fuerte cada vez que la comía, en realidad era a Pilón a quien miraba con envidia, por más perezoso que fuera y aunque pareciera que comerlas le hacían más fofo, pues, ¿qué les digo?  Por lo menos más suculentas sí se veían.

 

 

02 Hamburguesas en los CómicsPopeye es sólo un ejemplo, porque en Archie y sus amigos, el cómic que mostraba la vida de un grupo de adolescentes que tenía una banda musical, Torombolo, el que tocaba la batería en la banda, era un enfermo por las hamburguesas y por lo general se estaba comiendo una antes de cada presentación. Podría seguir por mucho rato más con ejemplos como Tom y Jerry, Los Picapiedra, pero no quiero ahondar más en mi rayón “hamburguesistico”. Así pues que cada vez que hay una buena oportunidad de comerse una buena muchachona de estas, “ni corto, ni perezoso”.

03 SalíAComer a San PascualHace poco un viejo conocido del mundo de la producción audiovisual  —en el que me desenvolví con alguna soltura por un tiempo— y que al igual que yo se cansó de llevar caprichos inverosímiles a algunos clientes, me contó que ya tenía en marcha un plan B para no volverse a ver obligado a sentarse por catorce y hasta dieciséis horas seguidas sin parar frente a un computador; me dijo que dicho plan estaba  inspirado en algo que amaba y que hasta ese momento sólo hacía para él mismo, su pareja o su familia. Con la excusa de que yo era la única persona que conocía que “sabía sobre gastronomía” —concepto generoso que le agradezco y considero muy alejado de la verdad— pues,  quería que yo comprobara y en especial probara para que le diera mi opinión, pues el plan incluía comer. ¿Y saben qué? ¡Me convenció!

Juan Fernando Criales junto con su hermano y un par de amigos le apostaron todo a un restaurante en el que quisieron desde un principio expresar lo que saben, lo que sienten, lo que les gusta, en hamburguesas de autor, arepas rellenas y en unas costillas bien hechas y jugosas, todo, con un toque muy personal y creativo.

04 SalíAComer a San PascualAsí pues que me fui para San Pascual, un restaurante muy acogedor y muy bien ubicado: a cuadra y media del Primer Parque de Laureles de Medellín. Si subes por la 35 desde la Avenida Nutibara, sólo debes girar a la derecha en el parque de Laureles y a mitad de la cuadra luego de la esquina de Sushi Light lo encuentras. Es un lugar muy íntimo, tiene una pequeña terraza con unas cuatro mesas y unas cuantas más adentro en dónde es más iluminado. Una barra americana separa los ambientes del salón y la cocina lo que te permite tener contacto todo el tiempo con el cocinero y quienes te atienden; este tipo de detalles para mí, son muy buenos, pues creo que la cocina abierta crea un vínculo de mayor confianza entre cocineros y comensales.

05 SalíAComer a San PascualLlegué con dos personas invitadas a quienes quería que conocieran la propuesta conmigo y me dieran sus opiniones de comensales casuales. Eso haría también aterrizar tal vez mi concepción de la experiencia. Nos sentamos, fuimos bienvenidos y muy bien atendidos por los dueños, por supuesto, como atienden a todos y cada uno de sus comensales, y para que me entiendan, les voy a explicar por qué el concepto de “bendecido” se aplica en este lugar desde que llegas hasta que te vas. La bienvenida a San Pascual es con un plato que trae una mermelada de vino ¡hágame el favor! Y unas cuantas ostias. Su mercé muñeco entonces lo único que tiene que hacer es echarse la bendición y esperar a estar confesado, porque las ostias “ungidas” en esa mermelada a veces agria, a veces dulce, que sabe a vino y que embriaga pero no por el alcohol que ya migró al ser cocinado, sino por lo deliciosa que resulta la combinación, te van a hacer querer pecar…  pidiendo más, o comiendo con más gusto —iba a utilizar la palabra gula, pero algo me dijo que ya estaba bien de sacrilegios y herejía—.

En breve nos entregaron la carta y comenzó la aventura. Yo tengo que confesar que desde antes de ir ya sabía que quería pedir, pues Juan Fernando y Natalia, la otra socia, habían aceptado mi invitación para ir al programa y me habían antojado de varias maravillas que hay en el menú (Click aquí para escuchar el programa) así que sin pensarlo mucho, pero eso sí, luego de revisar el Menú por si se me antojaba complementar con algo, me pedí la hamburguesa especial de la casa una San Pascual.

06 SalíAComer a San Pascual150 gramos de carne seleccionada especialmente por ellos, pues su principal preocupación siempre ha sido que la carne sea de la mejor calidad y lo más magra posible, ya que consideran que con esto, le entregan al comensal una experiencia única y sincera en la que no le adicionan, a parte de las especias con la que la condimentan, ningún otro ingrediente para “hacerla rendir”, como dirían por ahí. Además de la carne trae una tajada de jamón de cerdo de alta calidad, queso, tocineta, lechuga, tomate y… aquí viene el ingrediente que me hizo venir por esta deliciosa propuesta: un baño extrañamente delicioso de la salsa de chocolate San Pascual. ¿No les parece una locura? ¡Chocolate en tu hamburguesa! Si bien estos dos alimentos son dos cosas deliciosas, el hecho de concebirlos juntos, combinados, te hace dudar un poco y sin embargo, estos magos lograron hacer que sepa absolutamente ¡rico! Otro detallazo que vale la pena mencionar es que el pan que usan para armar las hamburguesas es artesano, hecho a la medida de manera única para ellos por un panadero experto que prefiere quedarse en el anonimato y seguir haciéndolo sólo para ellos. Una buena porción de papas para acompañar y una cerveza nacional y listo el cuadro.

07 SalíAComer a San PascualMis acompañantes pidieron por un lado una hamburguesa Monje que trae 150 gramos de carne, tocineta, jamón, queso, tomate y unas ciruelas en salsa que le dan un toque agridulce muy especial y arrebatado a la hamburguesa. La otra era una Abadía que trae lo mismo que la anterior pero viene con champiñones en salsa. Ambas las probé y ambas las aprobé…  no queriendo decir que tenga el poder de desaprobarlas, sino que al hablar con mis acompañantes y contarles la historia del lugar y de mi amigo Criales, pues ellas también sintieron esa conexión especial con la comida a la que catalogaron de muy sincera y deliciosa.

08 SalíAComer a San PascualEn San Pascual tienen una opción que confieso, aunque no crean, no conocía y que parece que aplican en otros lugares. Se llama La Pascualita, que es una minihamburguesa hecha con todo el amor del mundo y que para que no se sienta solita viene en el plato acompañada de otra igual. Se ven divinas, parecen de juguete pero no lo son, porque el sabor es más intenso si lo puedo llamar de alguna manera. Estas hermosuritas traen el pan artesano por supuesto, unos 80 a 90 gramos de carne regordeta y jugosa, tomate, cebolla, salsa de la casa y queso en bloque… Criales me contó que para ellos, me refiero a los socios, en sus discusiones de cómo iban a abordar su negocio, siempre pensaron que en Medellín, el queso era un motivo de frustración, pues, una loncha cortada industrialmente no parecía ser suficiente, así que quisieron cortar con esa sensación en su negocio y el queso que le ponen a sus hamburguesas es cortado por ellos mismos del bloque, así se aseguran de que se sienta de verdad al comerse sus hamburguesas. Pues bien, en la pascualita, te ponen un corte grueso que se comienza a derretir por el contacto con la carne caliente, pero que aún puedes percibir en la mordida. Estas Pascualitas entonces son una muy buena opción para aquellas personas que no comen mucho, es decir, geniales para llevar a la novia con estómago de pajarito, dejarla que se coma una mientras vos te comés tu superhambuguesa normal y recibir con beneplácito ese momento glorioso en el que te diga: estoy super bien con esa hamburquesita que me comí, “cómete tú la otra”: Entran coros celestiales.

09 SalíAComer a San Pascual#Salí a San Pascual en el Primer Parque de Laureles y recibí la bendición de este santo tan especial, que por cierto es el santo de los cocineros, de ahí el nombre del restaurante. Me comí unas deliciosas hamburguesas con un par de toques muy creativos y coquetos que me hicieron sentir que iba al cielo. Buena atención, grandes ingredientes, excelente lugar para disfrutar y compartir. Por eso te invito a vos, Salí a San Pascual y llévate la sorpresa de la buena vida al comerte una merecida y deliciosa comida, bien preparada y con mucha sasón. No te vas a arrepentir, con toda seguridad te vas a sentir Bendecido y Afortunado como yo. Y eso porque a todos nos gusta salir a comer, a viajar, a vivir.

Friday, 07 October 2016 23:00

SALÍ A VIVIR EL INTERESANTE MUNDO DEL VINO

01 inicio programaEl vino tiene mística, un halo misterioso que lo envuelve como concepto. Tal vez por nuestra cultura o atribuyámoselo a la incultura, nos parece en general un tanto ajeno, distante, lejano, propio de personajes históricos o de ficción, de seres con una elevación social y económica que no es la nuestra. Y es extraño, es decir, yo me lo pregunto personalmente, si nosotros somos descendientes directos de los españoles, ¿por qué no somos más consumidores de vino? ¿por qué nos sigue pareciendo un chiste, o creemos que es ordinario comernos una bandeja paisa o una morcilla o un chorizo con vino…  el chorizo es español, la morcilla es italiana, los fríjoles son asiáticos, en sus lugares de origen se consumen con esta bebida y para nosotros es inconcebible culturalmente. No tengo la respuesta, pero cada vez que me acerco a alguien que sabe sobre el tema, que le gusta el mundo del vino trato de obtenerla y ¿saben que me responden? ¿Y por qué no?, es decir, si te gustan uno y otro productos, y logras encontrar el maridaje, ¿por qué no hacerlo? Si al final, el mundo del sibaritismo consiste en la experiencia, en magnificar los momentos placenteros; entonces, de lo que termino de darme cuenta cada vez es que encuentro a más personas dispuestas a arriesgarse. Así pues que al final, la respuesta a todo es atreverse, pero primero, informarse, saber más, sumergirse en el mundo del vino para aprender a disfrutarlo.

02 En cabina con QuinteroCon esa intención pensé y me imaginé un programa como éste, porque quiero saber más y acercarlos a ustedes también un poco más a uno de los puntos de la gastronomía más apasionantes e invitadores, se darán cuenta de que con lo que vamos a aprender con el invitado de hoy, un hombre que se ha dejado cautivar por este universo y que ha dedicado una buena parte de su vida a saber más y a disfrutar más, con lo que él sabe y que tratará de transmitirnos en los próximos cuarenta minutos, no vamos a alcanzar ni siquiera a rasguñar la superficie. Pues bueno, todo viaje por largo o corto que sea, comienza con un primer paso así que están más que invitados a darlo conmigo para que aprendamos juntos y nos encarretemos con este cuento maravilloso del vino, que algo bueno ha de tener, pues no por nada es la bebida más consumida en el mundo. Animate pues, Salí a vivir el interesante mundo del vino conmigo.

04 Ambos en la cabina pequeñaUn programa es muy poco, pero sinceramente no sé cuántos serían suficientes para poder abordar un tema tan interesante como el vino…  luego de hablar con Juan Felipe Quintero siento que tengo que apropiarme de esa frase acuñada por Sócrates, en este universo del vino, entre más se sabe, menos se sabe, pues parece que todos los días hay algo nuevo y más interesante por saber. Por ahora espero que hayas aprovechado tanto como yo la información que nos ha traído este experto, y que este fin de semana, te des la oportunidad de disfrutarte un buen par de tragos de esta bebida que tantas pasiones y tanta historia ha generado en el mundo, hay que hacerlo, vale la pena no por nada es la más consumida en el mundo, por algo será ¿no? Así que SalAVivir conmigo este maravilloso mundo del vino, ya dimos el primer paso, saber un poquito, el segundo es tomarse una buena copa, de ahí en adelante, es mucho camino el que nos espera, porque a todos nos gusta salir, a comer, a viajar, a vivir.

Escucha el programa aquí:

 

 

 

 

 

01 SalíAComer a ShawarmaLa cultura árabe tiene un encanto muy particular, quizás pocos lo reconozcan pero la influencia que tiene en la vida diaria es tremenda. Su aporte en el mundo de las matemáticas, sólo empezando con los números, es decir, con la forma en la que los escribimos hoy podría ser suficiente; pero enamorados de la perfección de la naturaleza lograron con su estudio profundo a través del cálculo, el álgebra y la física a aclarar y entender muchas cosas del universo. Los árabes se enamoraron del cielo y las estrellas y estudiaron los astros juiciosamente, se apasionaron por la física hasta el punto de que el primer hombre que intentó volar fue un árabe que luego imitara Leonardo Da Vinci; se enamoraron de las letras y escribieron hermosos poemas e historias que todavía escuchamos y con los que soñamos. Su música y danza perviven en el hoy en sus tonalidades originales en instrumentos de percusión y de vientos, pero también en las notas de culturas más modernas como el flamenco y de cantantes actuales como David Visbal y Shakira. Nuestro idioma está lleno de aportes de esta cultura, más de cuatro mil palabras tienen su origen en él: albóndiga, alcohol, alcachofa, bellota, elixir, escabeche, guitarra, hola, jabalí, jarabe, limón, máscara, naranja, sandía, toronja, toronjil, zanahoria… esto sólo por enunciar unas cuantas y ni siquiera son las más comunes. Pero el aporte que más me gusta, y que ya han de sospechar cuál es, es el de la comida.

Empanada…  ¡polémica! Pues he escuchado varias veces que su origen árabe es un mito, al menos el de la palabra y resulta que sí, y que no, porque eso de envolver la comida en pan, es tan antiguo y propio de infinidad de culturas y los árabes tienen su propia versión, que evolucionó y viajó hasta Europa y que luego llegó a las Américas.

02 SalíAComer a ShawarmaEl quibbe, la pita, el pan arracimo, sin levadura o árabe, los fríjoles que son más orientales pero que por su cercanía también tuvo su aceptación en el medio oriente antes que en nosotros los occidentales, las habas, los garbanzos, los yogures… mejor dicho, esta aldea global de la que estamos disfrutando hoy en día y que nos ha convertido en habitantes de un mundo más pequeño por decirlo de alguna forma, está bañado por innumerables posibilidades de disfrutar de estas delicias propuestas por esa cultura tan rica e importante.

Recuerdo que en mi época de estudiante universitario, hace unos añitos ya, en algún momento de esos en los que había que estudiar largas horas en la casa de un compañero, se nos dio por esa mala costumbre de tener hambre. Se venía una noche larga y había que comer algo. Le encomendamos la misión a una compañera para que buscara algo de comer en la calle mientras los demás avanzábamos con las labores académicas. Cuando llegó la comida, recuerdo, me entró una pequeña duda: la compañera fue a comprar unos envueltos de pan que traían carne y vegetales por dentro y que se veían especialmente pequeñitos, bueno, para un universitario tragaldabas como yo; traía además unas bolitas de carne apanadas y unas salsas raras de ajo y de cilantro. Me comí mi porción de esa comida que no conocía con un gusto anormal, pues olían y sabían delicioso. Lo único con lo que lo pude comparar para esa época en la que no estábamos tan abiertos gastronómicamente hablando fue con la comida mejicana, pues parecían unas fajitas y a la vez no lo eran, porque su concepción era distinta. Pregunté por el nombre de lo que habíamos comido y sinceramente, era tan extraño para mí que no fui capaz de guardármelo en la memoria y aun así, le agradecí a mi compañera por haberme dejado descubrir algo de la comida árabe, pues venía de un restaurante que ella conocía porque quedaba cerca de su casa, por ahí en el Mall de la Visitación en el Poblado.

03 SalíAComer a ShawarmaHoy, unos quince años o más, sé a ciencia cierta qué fue lo que comí porque ya lo reconozco, el envuelto de carne y vegetales que comimos era un Shawarma, y las bolas de carne apanadas, eran quibbes. ¿Y por qué lo sé tan a ciencia cierta?  Pues porque este año se celebraron los 20 años de uno de los restaurantes pioneros en este tipo de comida en Medellín y me invitaron a la celebración. Mientras miraba a lado y lado y conversaba con mis compañeros de mesa, otros representantes de periódicos y blogs gastronómicos de la ciudad simplemente fui recordando cosas de esa experiencia efímera, pero luego, cuando tuve la oportunidad de entrevistar a la dueña del restaurante, a la pionera Tata Abisaad Hanna, di con la neurona que me faltaba; tuve un momento de flash back.

En el evento tuve la oportunidad de comer muchas cosas deliciosas, pero como estábamos en medio de una experiencia de tipo informativo, en el que la interacción con los compañeros y con los exponentes me mantuvieron algo distraído de los sabores y sensaciones, pues tuve que armar plan para unos días después con el fin de esta vez sí, vivirla con toda.

04 SalíAComer a Shawarma

Así pues que en esta ocasión quise abarcar varias cosas del menú que me habían gustado y otras que no había tenido la oportunidad de probar. Al final, la mesa estaba abarrotada con un festín digno de los relatos que me hicieron soñar alguna vez, narrados en las mil y una noches. Había pues pan árabe para poder tomar los alimentos, pues esto se come con la mano, queso arish que es una bola de queso conservado en aceite de oliva y que según me contó Tata, cuando están bien hechos logran conservarse por incluso, hasta cincuenta años. Ya saben, esa es una respuesta a la conservación de los alimentos en el desierto. Este queso es como un yogurt salado y viene en dos presentaciones una solito y otra con unas especias que lo cargan de sabor y de olor.


En otro plato había Tabule que es una ensalada que sirve muy bien para limpiar el paladar entre plato y plato. Sus elementos están muy bien picados lo que la hace muy liviana y deliciosa, tiene tomate, cebolla, perejil, pepino, pimentón, zanhoria, jugo de limón y aceite de oliva.

05 SalíAComer a Shawarma

El otro plato traía varios tahines que se llama “tripoli”, el tahine es una especie de puré y es de garbanzos y dependiendo de los otros ingredientes que traiga se le llama humus. Uno trahía ajo, ajonjolí y aceite de oliva, el otro pimentón y el otro berenjena. Son espectaculares, bien combinados con el tabule…  se me hace agua la boca.

Para seguir, en otro plato había quibbes que son unas bolitas fritas de trigo con carne o con otros ingredientes como ahuyama por ejemplo… son espectaculares.

06 SalíAComer a Shawarma

Y para terminar un plato con varios Yabrak, que son los padres de los conocidos “indios de repollo” que existen en muchas regiones del país. Estos son unos “tamalitos” cuyo envuelto se puede comer y que se hace con hojas de parra; están rellenos de arroz y carne unos, y arroz con lentejas los otros. Son cocinados y vienen en un caldo que es mezcla del líquido que soltaron al cocinarse con un poco de aceite de oliva y especias. No me hagan acordar lo deliciosos que estaban porque me dan ganas de irme ya mismo por una buena porción de esas.

La experiencia podría ser más redonda si tuvieras  que defenderte sólo con tu pan árabe para comerte todas estas delicias, lo que me recuerda que por lo general hay que pedir siempre más pan porque la idea es limpiar los platos y hay que pedir más sí o sí, pero por supuesto, en Shawarma te entregan cubiertos para que puedas comer cómo te gusta, cómo estás acostumbrado. La comida es excepcional, tanto que muchos comensales que vienen precisamente de la tierra que la inventó han felicitado a la dueña y es más, me contó Tata que alguna vez, incluso hasta se han enamorado de ella y le han pedido la mano para casarse y llevársela para Libia ¿Qué tal?  Así que ahí tienen una razón más para ir y probar si es que nunca lo han hecho, comida árabe, vale toda la pena del mundo, es ¡Deliciosa! Yo ya Salí, recordé lo que es, lo disfruté al máximo y te lo recomiendo de verdad: #SalíAComer a Shawarma.

01 SalíAComer a Chalet GourmetHace unos pocos días me hicieron una de esas invitaciones que luego de terminar de escucharlas, como que no te las creés y pedís que te repitan: “¿Que qué?” preguntás mientras tu cerebro trata de organizar las ideas con dos o tres palabras que recuerdas haber escuchado pero que no relacionas todavía: Amigo, restaurante, comida deliciosa, inauguración, invitado. Entonces te repiten y sabés que la cara de tonto que debés de estar proyectando desde hace rato, no ha sido en vano:

—Es que tengo un amigo que ha montado un nuevo restaurante en el que hacen una comida deliciosa y este fin de semana va a ser la inauguración, así que quería decirte que estas invitado.

Ahí es donde entra una música celestial para acompañar tu cara con un zoom in pausado. Y es que a quién no le llama la atención obtener una experiencia como ésta en la que hay implicadas cosas tan importantes como comida deliciosa y estar invitado, es decir, que vas a comer, gratis, o vas obtener placer, gratis, o, vas a poder hacer lo que más te gusta en la vida y GRATIS.

A ver, no quiero sonar muy mezquino solo estaba jugando, vamos a lo que realmente importa, a la invitación, pues sin duda alguna me considero muy afortunado de haber sido invitado a ver el nacimiento de una muy buena propuesta gastronómica para la ciudad.

02 SalíAComer a Chalet Gourmet

Tenía que estar en el lugar a las ocho de la noche: Carrera 33 # 8A – 28 Sector Provenza. Ya todo pintaba bien, cada vez mejor. Nombre del lugar Chalet Gourmet y por eslogan trae una frase que me dejó más curioso todavía: Fusión europea. No podía esperar, no quise ir en mi vehículo porque la verdad esperaba tomar vino, al menos esa era mi expectativa porque si era lo que me imaginaba que significaba el eslogan, la comida vendría maridada sin dudas por esta bebida y no me la quería perder, quería la experiencia redonda.

03 SalíAComer a Chalet GourmetAntorchas en la entrada, comité de bienvenida, check en la lista de invitados y un no sé qué en el ambiente que aumentaba mi ansiedad cada paso, cada segundo. Me recibieron en la entrada la encargada de las comunicaciones del restaurante y el dueño Diego Peña un joven visionario que sueña con cambiar el mundo por uno mejor, al menos el de aquellos que tomen la acertada decisión de probar los exquisitos platos y aromáticos vinos que ofrece en su menú.

04 SalíAComer a Chalet GourmetLa ceremonia, porque así me parece acertado llamarla, comenzó con un delicioso coctel verde sin alcohol, muy suave y refrescante y música en vivo; violines, dos para ser exactos y un talento desbordante que hizo durante toda la noche, las delicias de los afortunados invitados. Clave de dos es una agrupación en la que toca una de mis exalumnas y la verdad me les quito el sombrero pues hacen que un instrumento clásico suene celestial en piezas pop de Rihana, Brtney Spears o David Visbal. Verán, la música en vivo como que hace que la digestión sea más placentera, y a eso le apuesta Chalet Gourmet dos viernes por mes, con invitados musicales para todos los gustos. Así que, les recomiendo revisar su programación en la página de Facebook: https://www.facebook.com/chaletgourmet/?ref=ts&fref=ts

05 SalíAComer a Chalet GourmetLuego de un par de piezas musicales Diego Peña nos dio la bienvenida y en pocas palabras nos explicó lo que nos había preparado para hacer que la noche se nos quedara grabada en la memoria y en especial en las papilas gustativas, para toda la vida. Sin movernos de la mesa, nos daría un viaje por Europa a través de una muy buena interpretación de su Chef de lo mejor de la gastronomía, y que acompañaríamos gracias a la asesoría de un muy buen sommeliere, de varios y deliciosos vinos muy apropiados para cada plato. Punto para mí, tenía la razón sobre la experiencia redonda.

Continúa la experiencia para los sentidos, sólo que esta vez le corresponde al olfato y al gusto tener el placer. El primer plato nos lleva volando a Italia con una interpretación del chef de una ensalada fresca para avivar las papilas gustativas y estimular los jugos gástricos: Lechuga, tomate fresco sin semillas, granos de maíz tierno, fresas, mango y queso bañados con aceite de oliva. Porción pequeña, perfecta para lo que se venía luego. El plato simplemente cumplió con su objetivo, abrir el apetito y las expectativas.

06 SalíAComer a Chalet GourmetSegundo plato, paseamos a una patria más conocida con un plato que no es tan conocido por muchos pues los nativos del país que representa lo prefieren como desayuno y bueno, a nosotros no nos suena mucho eso de comer papas en la mañana. Tortilla española. Papas en cortes gruesos, término al dente con cebolla blanca y esponjoso huevo que lo amalgama todo perfectamente. Bien dorada por encima y adornada con un compañero que ni pintado para esta ocasión, chorizo español pero casi que en polvo, pues era un picado finísimo que se encargó de aportar un poco de sabor y mucha decoración al plato. Divino a la vista, divino el sabor.

Antes del tercer momento cruzamos la frontera hasta el país galo; nos sirvieron una muy buena copa de vino blanco, muy fino al paladar, estaba frío y dulce y nos limpió y nos refrescó y nos hizo soñar con el plato que venía.

Pero como estábamos cerca, sólo cruzamos la frontera para ir hasta un viñedo francés a buscar algo que tomar, nos regresamos a España para comernos un confit de pollo al ajillo que estaba espectacular. Verán, era seguramente pechuga desmechada a la que marinaron y/o confitaron con ajo para darle su sabor característico, pero aun así, para ayudarle en jugosidad le agregaron trozos pequeños de carne de cerdo; no se imaginan lo bien que combina eso en la boca. A modo de guarnición, el plato traía un puré de papa en mantequilla de vaca, que créanme, se hizo sentir, muy gustosa, que venía bañada por una sutil y aromática salsa pesto, además de unos trozos salteados de zuchinni o calabacín verde y amarillo. La presentación me pareció preciosa, el sabor delicioso. ¡Gran plato!

07 SalíAComer a Chalet GourmetYa habíamos ido a tomarnos su vino, era hora de comernos algo de Francia. El cuarto momento pretendía enloquecer tanto al paladar como a la pituitaria nasal…  aún recuerdo esos olores y se me hace agua la boca: Filet Mignon envuelto en tocineta acompañado de papitas criollas fritas. ¿Qué les puedo decir? El plato hacía honor a su nombre: “filete bonito”, “filete tierno”. El solomito se deshacía entre los dientes como si fuera del material de las nubes, el sabor y el olor de la tocineta terminaba de redondear la sensación jugosa en la boca, además hay que sumarle la salsa demiglace en la que estaba bañado el filete… el paraíso del carnívoro, no puedo decir más.

Un vino afrutado, nada seco, muy amable con el gusto, perfecto para los no conocedores del tema pues no era manchoso al regusto proveniente de algún viñedo de España fue el compañero ideal para este plato y para el que seguía, que contenían una buena porción de proteína animal. Estaba genial, tanto que me tomé tres copas.

El siguiente momento entonces como lo anticipé consistía en más proteína de esa que tanto nos gusta a los carnívoros. Nos fuimos por el Eurotúnel hasta Inglaterra para completar la proteínosis con un roast beef, dos preciosos y jugosos filetes de solomito que estaban tan frescos que los trajeron a la mesa enrollados para su presentación y así permanecieron hasta que tuve a bien devorármelos. Descansaban en un poco de salsa demiglase o salsa negra que se hace a base de carne y especias. Venía acompañado de lo único que no me gustó de todo lo que me convidaron esa feliz noche, unas bolitas de masa “cruda”, así la llamaré por la consistencia, que no recuerdo bien si se llama pan vienés, mi paladar tiende a rechazar el dulce en la comida de sal y para ese delicioso sabor que traía la carne, el dulzor y la consistencia del acompañamiento fue repelido, no fui capaz de pasar de un pequeño bocado.

08 SalíAComer a Chalet GourmetPara terminar esta locura de buena comida, buena música y atenciones sin igual, se dejó venir el postre, que por cierto tuvo dos etapas, la primera en la mesa, pues nos pusieron una copita llena de un delicioso dulce que para ser sincero, y aquí van a reconocer una de mis debilidades como crítico amateur, no fui capaz de identificar porque no soy de comer postres, como les dije antes, a veces siento que el dulce me puede terminar dañando la comida, sin embargo le di la oportunidad a éste y no me arrepentí pues estaba delicioso porque no era empalagoso y la salsa dulce que traía encima combinaba muy bien con la cereza que lo coronaba. La segunda etapa fue que para despedirnos, a eso de las doce de la noche, el broche de oro fue que nos dieron a todos los asistentes un detalle precioso que aún estaba caliente: Un frasco de vidrio con tapa negra, muy bello, lleno de postre de tres leches con costra de flambeo en el tope. Creo que no llegó a la casa, en el taxi mientras me devolvía feliz lo destapé y cual si fuera un niño chiquito, le metí el dedo y luego dos hasta que me lo comí todo.

Salí pues a disfrutar de una invitación de inauguración a un muy buen restaurante, Chalet Gourmet y quedé fascinado, alucinando con su propuesta gastronómica. Tuve la increíble oportunidad de probar más de seis de los platos que tienen en su carta de menú y la verdad, no veo la hora de ir a probar todos aquellos que apenas pude leer, por ejemplo, no pude probar alguno con pescado, atún o salmón, o con mariscos…  quedé luego de ver algunas fotografías, con una enorme curiosidad por la ensalada rusa, uno de sus risottos, o de sus platos con pastas, mejor dicho, yo ya Salí a Chalet Gourmet Fusión europea y me encantó, por eso te puedo decir a vos, Salí y probate uno de estos platos, y me contás qué tal te parecieron, estoy seguro de que no te arrepentirás.

Friday, 23 September 2016 16:57

SALÍ A CHALET GOURMET

04 SalíAComer Chalet GourmetVámonos de viaje, ya mismo, no necesitamos mucho dinero, vámonos para Europa, ¿No te has soñado con ir a ese continente? Ese de donde de alguna manera proviene mucho de lo que somos hoy. Ahhh, sus castillos, sus calles viejas, pero también la cultura social más avanzada, la tecnología, el glamour. Apuesto a que te has proyectado tomándote una foto con la torre Eifel detrás, o el Big Ben, o los canales de Venecia, o los Alpes… o a lo mejor ya fuiste y te morís por volver. Pues bien, te propongo que te dispongás a viajar, no necesitas maletas, no hay que tomar un vuelo, aunque en el lugar al que te voy a proponer que vayás, con toda seguridad te van a poner a volar con esos olores y sabores que vas a probar. Esto que les propongo no es nuevo, tampoco es ninguna locura ni mucho menos una bobada… ya les he dicho muchas veces, un buen cocinero, en un buen restaurante, te pueden poner a viajar sentado en una mesa. Unas manos mágicas, amor en el corazón, productos de primera y las técnicas apropiadas, logran sin lugar a dudas que a través de un plato exquisito, acompañado por un buen vino, te vayas a otro lugar, que visités otro continente, incluso, hasta otros mundos. Cuando les propongo que nos vayamos para Europa, hoy, mañana, este fin de semana, créanme que no les estoy diciendo que aborden un avión, sólo les pido que atraviesen la ciudad, que vayan hasta el sector de Provenza del barrio El Poblado y se sienten en una de las mesas de un nuevo restaurante que se llama Chalet Gourmet, allí, desde la primera entrada, con toda seguridad, se los van a llevar a viajar al viejo continente con unos sabores especiales, muy bien logrados, a los que sus creadores quisieron dar el concepto gastronómico de Fusión europea.

05 SalíAComer Chalet GourmetDiego Peña, un joven emprendedor, curioso y deseoso por construir país, junto con su hermana y un selecto grupo de trabajo, han puesto sus sueños, su energía y su amor en esta nueva propuesta para la ciudad: un restaurante con la capacidad de llevarte a Europa con una ensalada italiana, o un filete Mignon, tal vez con una ensalada rusa, o unas pastas frías, acompañados con un vino francés, Italiano, un delicioso vino Catalán… Si quieres saber más, entonces quedáte pegado a la emisora, y Salí al restaurante Chalet Gourmet, fusión europea.

01 chalet gourmetCada semana, mi misión es la de entregarles una propuesta nueva para salir, o de conocer personas inspiradoras que pretenden cambiar este mundo con la idea de hacer que sea mejor. En este programa creo que cumplí con ambos aspectos, porque los dos invitados cumplen con estas características. Diego y Jean Paul son dos jóvenes emprendedores, con ganas de hacer que cosas buenas, sean mejores, que le meten alma corazón y vida a un nuevo proyecto que desde ya, promete mucho. Se los digo con conocimiento de causa, porque la propuesta de fusión europea del restaurante Chalet Gourmet es en todos los sentidos, una deliciosa experiencia, por eso te invito, Salí a conocer Chalet Gourmet, yo ya lo hice, ahora te toca a vos, salir a comer, a viajar, a vivir.

Escucha el programa aquí: 

 

01 SalíAComer a BracosNo sé si sea común a todos nosotros, si ese espíritu de aventurero y descubridor nos haya tocado a todos alguna vez en la vida o nos domine en algún aspecto en el día a día. Pero yo recuerdo que mis juegos de pequeño tenían mucho que ver con la aventura, la acción, los mundos ajenos que necesitaban de un explorador con muchas agallas y con un hambre incontrolable por desvelar secretos. Me encantaban las historias de vaqueros en el lejano oeste, o las de piratas que surcaban los siete mares, o de mundos perdidos en lo más profundo del océano o de un volcán, ¿Qué tal esas de viajeros espaciales que atravesaban el universo para encontrarse en planetas extraños y con unas condiciones totalmente extrañas para nosotros los terrícolas? La vida real se encarga de aterrizar y a veces hasta de enterrar esas aspiraciones infantiles, muchos de esos sueños terminan diluyéndose en el tiempo y se quedan en recuerdos de una infancia feliz. Es por eso que admiramos tanto a esos niños que lograron sobrevivir al adulto responsable y básico en el que te quiere convertir la sociedad.

02 SalíAComer a BracosMi determinación, al menos desde hace poco, es la de volver a hacerle caso a ese niño, ¡Vaya cosa tan dura! Y a la vez tan sencilla. Sí, Salí es mi oportunidad, Salí es mi propuesta, con ella pretendo lograrlo y a la vez, tal vez, inspirar a alguien para que lo haga también.

En el ámbito de la gastronomía hay que ser aventureros, y en especial cuando perteneces a una cultura tan arraigada y tradicionalista como la paisa. Sí, hemos avanzado y las generaciones nuevas han dado muestras de estar más atentas, más despiertas, más proclives a romper esa red que nos ha tenido atrapados entre estas montañas y se están arriesgando más. No lo hemos logrado del todo, es increíble, pero los antioqueños somos extremadamente “jodones” con la comida… me parece horrible, pero es verdad, todavía se escucha mucho esa expresión que me enseñaron a “odiar” desde pequeño: “Gassss”.

Bien, hace poco le hicieron un llamado a mi aventurero interno, le propusieron a ese niño interno que se pusiera su mejor traje de explorador de otros mundos, que empacara el látigo, cuerdas, el sombrero, un trasnspodedor de frecuencias magnéticas, el sable de ninja, los guantes que me permitirían subir a cualquier superficie como el hombre araña, mis botas con cohetes incorporados y mi sombrero de ala ancha para emprender una nueva misión: Saber qué es un Braco, como se come, a qué sabe.

Viernes en la noche, abordo la Enterprise y el capitán Kirk dirije el curso de la nave hacia una esquina del universo conocida por su ubicación longitudinaria y latitudinaria: Avenida 37 No. 78 – 31: velocidad luz de viaje y estamos allá en unos minutos.

El restaurante es muy bello y acogedor, verán que es fácil de encontrar porque tiene un aviso que aunque no es inmenso, es muy vistoso, pues el sector es muy residencial y no tienen mucha competencia alrededor como para desubicarte. La decoración es muy sencilla y sobria, la iluminación perfecta, las mesas poca y cómodas, y de una vez les digo porque creo que tendré que hacer énfasis en esto, el servicio es “de maluquera”, y ¿cómo no? Si siempre te tienen a la vista y están a tu disposición para lo que quieras o necesites.

03 SalíAComer a BracosSantiago, su creador, el padre de la idea, el “maldito genio loco de la cocina” al que se le ocurrió la idea y le puso este nombre a su invento; BRACO, es un soñador de esos que necesita el mundo para que éste sea mejor. La pasión y la filosofía con que hace cada uno de sus deliciosos productos, inunda cada rinconcito del lugar, pero los “rinconcitos” más especiales a los que me refiero son los corazones de todos y cada uno de los que tiene que ver con BRACOS. Los chicos que trabajan con él están contagiados de eso que significa esa palabra… “AMOR”, “PASIÓN”, “SERVICIO”, “ALEGRÍA”, “SABOR”… y no estoy exagerando. El otro “rinconcito” que se inunda con todo eso, es el comensal. Es increíble, pero es cierto, aquellos que hemos ido a Bracos, hemos salido pensando distinto, hemos salido felices, satisfechos.

04 SalíAComer a BracosLa primera página de la carta del menú trae una frase que lo resume todo, que te dice todo lo que se propone este lugar, lo que le propone este lugar a Medellín y a sus comensales.

¿Qué es un braco pues? Lo intenté averiguar luego de dar tres o cuatro vueltas por el menú, con un BRACO MOGAV, unas papas en cascos y unos tomates de la cocina; para maridar, pedí una bebida de la casa hecha con soda, maracuyá, menta y creo que zumo de limón.

05 SalíAComer a BracosCuando el pedido llegó a mi mesa me enfrenté al momento de descifrar qué es un BRACO: Es una increíble combinación de ingredientes muy bien preparados, deliciosos, tratados con cariño y servidos con amor en tu mesa. Se puede comer de dos maneras, una es con el tenedor y el cuchillo que te ponen para tal acción y que se ha de usar si te quieres ver muy sofisticado y de buena familia; la otra forma es la que te permite conectarte con el niño que tienes dentro: con las manos, porque un Braco, aunque no es un sánduche, o una hamburguesa, trae un pan artesanal muy suave y sedoso que contiene adentro mil maravillas, en mi caso: solomo de res marinado en cerveza, queso doblecrema, tomates y pimientos al horno, cebolla caramelizada y todo bañado en una salsa cuya base es el cilantro… ¡Por Dios! ¡Qué belleza! ¡Qué sabor!

Fuera de eso lo combinas con tu bebida de maracuyá o la de sandía, sabor que nunca ha sido de mi agrado pero que probé en pos de la aventura y se ganó el crédito como la más refrescante que he probado en mi vida.

El acompañamiento es también una locura, pues las papas en cascos son cocinadas a fuego lento en aceite de oliva y al servir le ponen mucho queso parmesano, ¡Deliciosas! Pero los tomates confitados con albahaca y queso de búfala se llevaron el protagonismo de todo lo que me pusieron en la mesa…  así de sencillo, sería capaz de volver a este lugar, sólo, únicamente y nada más, que por un buen plato de estos tomates. ¡WOW!

06 SalíAComer a Bracos¡Qué aventura! El explorador que vive en mí se dio un gusto de lo lindo al permitirse descubrir este concepto innovador de Santiago y su gente. Él quiere iniciar una nueva era de la comida rápida, eso me dijo en el programa de radio que puedes escuchar dando click aquí para que conozcas más de esta experiencia, Santiago se considera y así lo comprobé como el creador de una nueva categoría en comidas, un Braco es…  UN BRACO, no hay nada más qué decir, eso es lo que yo logré comprobar cuando Salí a descubrirlo y lo recomiendo una y mil veces, y no sólo yo, entren a su Fanpage, y verán que lo que han logrado conmigo, lo hacen con quienes van en pos de su aventura.

Yo ya Salí a Bracos y me encantó, ahora te toca a vos, Salí a comer, a viajar, a vivir.

abuela lucero y abueloLa mamá de mi papá era conocida como la “mona Lucero”; era rumbera, le gustaba el aguardientico, fumaba desde que se levantaba hasta que se acostaba, sabía leer el tarot, le encantaba la música; recuerdo que tenía una afinidad especial con el flamenco español y sabía hacer con la lengua un chasquido muy parecido al de las castañuelas; cocinaba delicioso, todavía me acuerdo de los diciembres con ella porque era de la que preparaba dulces de todos los habidos para que en la mesa del comedor siempre hubiera donde meter el dedo, y cuando hacía natilla, la hacía en fogón de leña y con mecedor, de esa que se demoraba unas cuatro horas en estar; también se le medía a hacer la morcilla ella misma…  todavía la recuerdo sentada en la cocina, con las piernas abiertas y una olla inmensa entre ellas, llena de sangre, arroz, empella, cebolla y empujando todo eso en una tripa de cerdo con las manos rojas y brillantes, como las de un asesino serial…  la recuerdo con esos ojos vivarachos, sonriendo o contando chistes mientras hacía la rellena y pedía a gritos que alguien le pusiera un cigarrillo en los labios y se lo quitara cuando ya había dado unas cuantas caladas, y que luego le mandaran una copa llenita de aguardiente para ponerse más sabrosa mientras hacía lo suyo. Si, la abuela Lucero me dejó marcado en muchos aspectos y hasta le podemos echar la culpa de muchos de mis amores y desamores por la comida y por el trago. Otra característica que tenía y que la definía era que vivía en “horario Tokio”, es decir, era más trasnochadora que un verraco y dormía hasta tarde.

01 SalíAVivir Habitantes de la nocheAlgunas veces, en las vacaciones, me invitaba a quedarme con ella un par de días para vivir una que otra aventura entre abuela y nieto y bueno, recuerdo muchas cosas que hacíamos: enseñarme a cocinar fue una, ella fue quien me enseñó a hacer empanadas por ejemplo, otra actividad era llevarme a las maquinitas a jugar pacman o invasores espaciales, o a comer helado, pero la que me trae a escribir esta entrada de hoy en realidad es una que tiene que ver con trasnochar, y de lo lindo. Ella era muy activa y “más rebuscadora que un diablo”, siempre se inventaba varias para levantarse el billetico, como les dije, leía el tarot, así que a veces uno la veía prendiendo velas y quemando incienso y luego me decía que me fuera a ver televisión y que no me apareciera por la sala porque iba a atender a unos clientes, o empezábamos desde temprano a moler maíz, a amasar, a hacer hogao y a armar empanadas, porque a las seis de la tarde se sacaba la freidora para atender a los clientes que siempre, por más empanadas que se sacaran, quedaban insatisfechos, les quedaba haciendo falta más. Eran famosas las empanaditas de San Juan con la 76. En ese rebusque del que les hablaba, mi abuela se consiguió por un tiempo, un contrato con una empresa que hacía ropa interior que ya se estaba empezando a dar a conocer que hoy se llama Leonisa, que necesitaba unas cajitas de cartón con una ventanita de acetato para que se pudiera ver la prenda empacada sin necesidad de abrir la caja; pues bien, el trabajo de mi abuelita era pegar con colbón las ventanitas de acetato, y le entregaban cinco mil, diez mil o más para entregar en un tiempo determinado. Mi abuela Lucero y mi tía Claudia se sentaban en las noches, a eso de las diez, más o menos, no les gustaba antes, a hacer el trabajo y les gustaba a esa hora porque empezaba un programa de radio que las acompañaba en su labor hasta las tres o cuatro de la mañana. Como les dije antes, a mí me invitaron algunas veces a hacer parte de la línea de producción, seleccionaba, pegaba y organizaba en muebles, mesas, camas y cualquier superficie que encontrara las cajas que ya tenían su ventanita pegada, para que se secaran y luego las organizaba y empacaba en una caja contenedora por decenas, centenas y millares.

02 SalíAVivir Habitantes de la nocheMientras trabajábamos conversábamos, nos reíamos, y nos entreteníamos con la forma tan particular de hacer radio de un señor que se hacía llamar el habitante mayor, pues es quien dirigía el programa “Los Habitantes de la noche”. Alonso Arcila Monsalve un señor locutor con un vozarrón poderoso y agudo que con su particular humor, su carísma y con la ayuda de una corneta no permitía que la trasnochada trabajando fuera ni un solo minuto aburrida. ¡Tremendos recuerdos tengo! Me acuerdo del trabajo duro, la sensación de sentirme importante por estar ayudando a mi abuela, tendría yo unos seis o siete años, lo entretenido que era pasar ese tiempo, las historias que escuchaba en la radio y claro, las meriendas parveadas que se hacía mi abuela para no pasar hambre.

03 SalíAVivir Habitantes de la nocheDe eso hace ya unos añitos, no les voy a decir cuántos para que no hagan cuentas, pero resulta y sucede que en estos días, esos recuerdos se me vinieron a la cabeza de una manera tan potente, que tuve que escribir esta entrada. Resulta que hice un programa de radio con una exaluma que es bloguera y que tiene una historia muy bonita e impactante de superación para contar. Tata Gómez creó hace poco un blog que se llama “no más sopa mamá”, en él cuenta las historias diarias de su labor de ser mamá, todo lo bueno, lo gracioso, lo difícil que le pasa con Valeria, su hija de dos años y medio, y en especial, o duro que fue su experiencia con el cáncer y tener que se guir siendo mamá. La invité pues a Salí en radio para que nos contara sobre su experiencia y fue un éxito, pues tuvimos muchos oyentes que se interesaron por su historias y su forma de ver la vida.

Al terminar el programa recibí la sorpresa de la vida, pues entre los muchos comentarios a las fotos que hacen los oyentes del programa para con mis invitados o con Salí, encontré uno en el que le decían a Tata, que la habían escuchado en el programa de radio Salý, que la felicitaba por su historia, por su fuerza y por la manera tan bonita y valiente de enfrentar la vida, y en el que la invitaba a su vez a hacer parte de su programa de radio “Los Habitantes de la noche”; comentario enviado por Alonso Arcila Monsalve. Sí, el señor que yo escuchaba con mi abuela por las noches cuando era niño, una leyenda viva de la radio antioqueña, director y locutor de uno de los programas más tradicionales y antiguos de la radio colombiana, escuchó mi programa y comentó una de mis publicaciones.

04 SalíAVivir Habitantes de la nocheY eso no es lo mejor, lo verdaderamente chévere de este asunto es que por medio de la invitación de Tata, me hizo llegar a mí, la invitación para hacer parte del programa también. Así pues que ese viernes yo, Andrés Toro, hice parte de los 41 años de historia que tiene el programa “Los habitantes de la noche”, ya no como oyente, sino como invitado. No se imaginan el orgullo y la sensación de felicidad indescriptible que me invadieron durante la trasnochada con “el habitante mayor” en su programa. Tuvimos una charla amable sobre lo que significa Salí, hacer radio, construir contenido para la internet, compartir la pasión por la radio y varias cosas más, entre ellas comer picada invitada por uno de los oyentes del programa. Eso me recordó lo que significa hacer radio nocturna cuando tuve mi programa “el nochero de Veracruz” en la emisora Veracruz Estéreo.

Le doy gracias a Salí, a la vida, a Dios, al universo, y en especial a todos ustedes los seguidores de este sueño que poco a poco, va pasando de ser un hobbie, para convertirse en lo más importante de mi vida. Yo Salí en radio, en el programa del Habitante mayor, yo, ya puedo decir, Salí en Habitantes de la noche.

Si quieres escuchar el programa, te invito no solo a escucharlo sino también a verlo por este link de Youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=6T2clyvrP-Y 

 

 

 DSC0030Salí cada día que pasa le da a esta carnita y a estos huesitos nuevas satisfacciones. Eso de ser sorprendido de manera constante y desde puntos de los cuales no te lo imaginas creo, es la esencia de la vida para ser feliz. La forma en la que entra la luz por la ventana un día cualquiera, un ataque de amor de tu mascota, un triunfo en la cocina cuando tu experimento culinario resulta tal como te lo imaginaste o mejor aún, una llamada de alguien que extrañas, una mirada de un desconocido(a) que te atraviesa de lado a lado, es a lo que me refiero, sólo hay que estar atento y entonces te das cuenta de que la vida, como dice la canción, es bonita y es bonita. Yo en lo personal tengo a Salí, un hobbie que poco a poco se ha ido convirtiendo en algo más, por ejemplo en una fuente de sorpresas chéveres.

02 SalíAVivir StarbukcsEsta entrada está dedicada precisamente a una de esas, porque hace poco, simplemente, me ha llegado una invitación a ver cómo se hacía historia en la ciudad; lo único que recuerdo es que vi mi nombre al lado de un logo que es famoso en todo el mundo y que siempre me ha causado mucha curiosidad como publicista, pues es una sirena que tiene dos colas y está relacionada al café. ¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro? Mis ansias de saber me llevaron a varias historias que lo justifican y todas llevan a una ilustración normanda del siglo XV, que sin más, le pareció chévere a su creador por allá en 1971 y que luego, al ser comprada por el actual dueño, un hombre de negocios llamado Howard Shutz, migró a una historia más mística en la que se pensó en esta ilustración intentando capturar la tradición de navegación de los antiguos comerciantes de café, y terminó relacionado de alguna manera con los antiguos vikingos normandos. Si pudieran verme en este momento, verían mi sonrisa de incredulidad, pero bueno, lo que sí hay que reconocer es el trabajo intenso que ha hecho la marca por posicionarse en la mente de consumidores de café en todo el mundo, hasta el punto que incluso nosotros, que no hemos tenido más contacto con ella que en un par, si no es un ciento de películas de Hollywood, la reconozcamos y en cierta forma la apreciemos…

03 SalíAVivir StarbukcsY voy a retomar estos puntos suspensivos porque tal vez sea todo lo contrario. Encontré mucha resistencia y reticencia en ciertos sectores al hablar de la marca, y hasta cierto punto logré contaminarme de algo por ahí, pues algunos de los argumentos en contra, era que nos iban a poner a tomar café de otras partes del mundo, sabiendo que vivimos en un país cafetero; otro argumento que me dolía era que las marcas nuestras, se verían afectadas porque el café colombiano tiene muchas desventajas en el mercado y al yo venir de una familia que otrora fuera cafetera, pues la verdad veía con desdén que en Bogotá por ejemplo, cuando se abrió la primera tienda, se hubieran hecho filas enormes de consumidores deseosos de arrasar con todo lo que tuvieran, mientras que a Juan Valdez o a Oma, o a otras menos conocidas pero tan buenas o incluso mejores que las mencionadas, es más, que la marca de la sirena, no tuviera tanto reconocimiento por parte de nosotros los colombianos.

Pues bien, ansioso y con la mente abierta me fui a cumplir mi cita, a hace efectiva esa invitación que me llegara, al lanzamiento de apertura de la primera tienda de Starbucks en Medellín. Y entonces los ojos se me abrieron más y los oídos más y la boca más, pues empecé a encontrar un montón de cosas que en vez de dolerme o molestarme más, hicieron todo lo contrario, gustarme mucho y mucho más.

04 SalíAVivir StarbukcsFuera de la gente bonita, bien vestida, mujeres bellas, hombres elegantes, periodistas distinguidos, uno que otro lagarto y más de un mamerto, el evento fue en pocas palabras “una verraquera”. Música en vivo, mucho café, mucha comida pero lo mejor de todo, fue que obtuve mucha información. Esta tienda, es la primera que se abre en Medellín, es la número once en el país, es a la vez la número mil que se abre en Latinoamérica y se inauguró el primero de septiembre. Starbucks nació en 1971 y hasta hoy, hace presencia en más de 70 países. El sesenta y cinco por ciento (65%) del café que conforma su stock de productos, es café colombiano, lo que la convierte en el principal comprador de café colombiano en el mundo. La marca está en Colombia mucho antes de abrir sus tiendas pues tiene un programa agrario, nos sé si se pueda expresar así, en el que instruye y facilita tecnología y tecnificación a un grupo de cafeteros, para que mejoren su producción y así garantizar la calidad que requieren en el producto que ofrecen; esto significa pues, que hay un montón de campesinos cafeteros y agricultores colombianos, que han estado creciendo como productores y como empresa gracias a esta alianza con la marca… esto lo escuché de los labios de doña Maria Elena, una cafetera de Concordia, Antioquia, quien expresó su felicidad y agradecimiento frente a todos los que estábamos en el evento.


Así pues que el primer fin de semana de septiembre, efectivamente vi largas filas de consumidores que querían conocer la marca, y vi cómo los criticaban, y cómo el desdén se sumaba en las redes sociales para con la marca, pero yo ya no lo vi así, mi mirada cambió por muchas razones, el hecho de que una marca de este tamaño se fije en Medellín como mercado, lejos de muchos prejuicios, habla de eso que tanto hemos escuchado últimamente, esta ciudad va en crecimiento, está dejando de ser provincia pues es más atractiva para hacer negocios y de los grandes. Otra es que una marca como está haciendo presencia en el mercado, obliga a la competencia a ponerse las pilas, a reaccionar, a proponer, a lucharse ese público consumidor y entonces, es ahí donde nos vemos beneficiados nosotros, los que queremos un buen producto, con un buen servicio, es decir, los que queremos experiencias de consumo.

05 SalíAVivir Starbukcs

Tengo amigos en el mundo del café, marcas que producen, tuestan, y/o preparan, que hacen que todo lo que gire en torno a lo que hacen, sea precisamente eso, una delicia no sólo al paladar, sino a todos los sentidos y a ellos les doy mi parte de tranquilidad, lo que están haciendo, está bien, muy bien y hay que seguirlo haciendo, Starbucks llegó, sí, y lo hace como puede y lo sabe hacer, como un gigante, con enormes presupuestos en publicidad, pero ellos son los que tienen que conquistar el mercado, ustedes, lo tienen que cuidar, porque es suyo, y potencializar, como lo dije antes, lo bueno, es para nosotros los consumidores, que vamos a ir es a donde nos den un buen café, un buen servicio, una gran experiencia.

Salí al lanzamiento de Starbucks en Medellín, fui de los primeros, tuve el privilegio de tomarme varios cafecitos muy ricos, unos con aguardiente, bebida caliente deliciosa, otro con whisky, bebida fría, un frapuchino delcioso, un café con leche, canela y anís, comí de sus deliciosos sánduches de roastbeef, de cordon bleu, de queso y jamón, comí tartas de limón, de lima y de zanahoria y #Salí feliz, porque tenía la barriga llena, el corazón contento y la certeza de que este evento al que fui invitado, hace parte de la historia de esa Medellín de la que se va a hablar en el futuro, la que todos queremos, a la que le estamos aportando. Yo #SalíAStarbucks y me encantó, ahora te toca a vos, salir a comer, a viajar, a vivir.

Monday, 29 August 2016 01:31

SALÍ A SENTIRME ORGULLOSO DE MEDELLÍN

01 Colombia Travel Operator MedellíinSi hay una característica especial en los paisas, es ese arraigado amor por su terruño, ese orgullo que le corre por las venas de pertenecer a una supuesta raza diferente. Esta cultura nuestra que tanto defendemos tiene mucha historia, de la buena y de la mala y sin embargo, no pretendiendo ocultar el sol con un dedo, el paisa de Medellín ha aprendido a dejar a un lado lo malo y concentrarse en lo bueno. Muchos critican esta posición pues aducen que problemas es lo que tenemos y que somos unos triunfalistas que se mienten a sí mismos y a los demás, al resaltar sólo las cosas buenas que tenemos, pero, ¿qué pretenden aquellos que piensan así? ¿Que vivamos en el pasado y nos regodeemos en nuestra historia dolorosa, que sintamos lástima por nosotros mismos y esperemos una visión condescendiente para con nosotros porque “pobrecitos” nos ha tocado sufrir mucho? Lo siento, pero esa posición no va con nuestra historia, con lo que sabemos que significa ser paisa de verraquera. Medellín no es un paraíso y está muy lejos de serlo, esa falsa posición que tiene otro sector tampoco es sana, pero esta ciudad lo que si tiene y ha demostrado tener es ganas de demostrar que es muchas cosas distintas a eso malo que la llegó a caracterizar alguna vez.

02 Julio Casadiego Colombia travel Operator¿Y es que qué ciudad del mundo no sufre de las dolencias normales de la civilización? ¿Acaso somos los únicos en el mundo en tener este tipo de problemas que son propios de cualquier urbe? No, no hay que cerrar los ojos ante esta realidad que debe ser atendida, pero lo que si hay que seguir haciendo es resaltar las cosas buenas que nos están pasando, por las que estamos luchando y se las tenemos que mostrar al mundo, porque eso nos beneficia a todos, porque eso significa progreso. Medellín es un ejemplo a seguir para muchos, y nosotros tenemos que estar conscientes y orgullosos de eso. A Medellín hay que seguir mostrándola, y seguir trabajando para que sea mejor y más bonita y más pujante y más ejemplo y eso es muy fácil de logar, lo único que hay que hacer, es seguir trabajando honestamente, seguir caminando por el sendero de los que quieren ser mejores en lo que hacen, seguir siendo felices y dejarle a las futuras generaciones, un lugar mejor del que encontramos. Por eso hoy Jullio Casadiego de Colombia Travel Operator, vino al programa para contarnos sobre eso bueno que nos está pasando como ciudad y que nos está haciendo más visibles en el mundo, eso que hasta hoy ha logrado que miles de personas que ni siquiera saben que existe Colombia, hoy quieran venir a conocer a Medellín. Vamos a hablar del turismo como una gran opción que nos beneficia a todos y de lo bueno que es sentirse orgulloso de ser Paisa. Hoy Salí a sentirme orgulloso de Medellín.

03 Todos en cabinaCon personas como Julio Casadiego de Colombia Travel Operator es que me doy cuenta de que vamos por un muy buen camino, de que estamos recorriendo una senda que definitivamente va a hacer que esta ciudad, Medellín demuestre de qué material es que está hecha. Vamos a Seguir haciendo, vamos a trabajar más y mejor por alcanzar nuestras metas personales pues eso, finalmente se traducirá en una mejor Medellín, ¿y cómo no? Si somos más felices, somos más productivos, reflejamos una imagen más prometedora y terminamos haciendo de este un mejor mundo para nuestros hijos. Salí pues a comer, a viajar, a vivir el orgullo de vivir en Medellín.

 Escucha el programa aquí:

 

13339550 868282299944732 6977425132159465060 nHay varios milagros que me gustaría que me pasaran en la vida, claro, nos han eseñado a pedir, a esperar antes que dar, si esa es mi cultura, si eso me enseñaron, por supuesto que espero varios milagros para mí y para los míos. ¡Ojo!  No estoy diciendo que esta forma de pensar esté mal, no, es sólo que en algunas culturas como la china y la japonesa por poner algunos ejemplos, aunque hay más; se antepone el dar, el ofrecer para poder esperar; un sintoísta, o shintoísta comienza sus oraciones con regalos y ofrendas para con su vida, con el universo y se propone como instrumento para ejecutar un plan maestro que tiene el mismo universo para ser mejor, para que las cosas sean mejores. ¡Qué bueno! ¿no? es decir, ojalá nos hubieran criado con esa concepción de la realidad, de la vida misma, yo creo que con eso todo sería mejor, nosotros seríamos mejores de lo que somos.  

13413791 868128493293446 861776221881409451 nEn fin, aún así, y apoyando mi primera idea, creer en los milagros no tiene nada de malo, por el contrario, en especial si somos capaces de mirar más allá de nuestras esperanzas y de esperar para un futuro, si nos tomamos el trabajo de mirar hacia atrás -Y esto probablemente va a sonar muy existencialista- en nuestro pasado hay un montón de cosas que nos han sucedido y que podríamos marcar como MILAGROS, sí, cosas maravillosas que tal vez en el momento no creímos o catalogamos como tal. Cosas simples que hoy en día nos definen como personas, como mejores seres humanos...  a riesgo de sonar "mamerto" los que son padres -cosa que espero y quisiera no compartir- definen el nacimiento de sus hijos tal cual, yo, lo más parecido y sublime y que constato a diario es tener a mis pequeñitos peluditos, verme reflejado en sus mirados son para mí, un muy bonito milagro...   besar y abrazar a los papás, ver el sol en un paisaje diferente al de todos los días, descubrir un sabor nuevo, tener energía diaria para luchar por tus sueños, para "Luchar por una vida llena de Milagros", esto lo leí en la pared de un buen restaurante que hay en la ciudad que tiene precisamente este nombre.

13343010 868349429938019 3393796943769530946 n

Ellos aceptaron la invitación para Salír en Salí, mi pripio milagro, pues me apasiona tanto, me llena tanto de satisfacciones y alegrías este rollo al que he llamado Salí, que eso es para mí, un maravilloso Milagro.


Este programa lo hicimos al momento de la emisión, al aire desde el lugar, Milagros de la avenida Nutibara, lo que implica un gran reto para mí como director como para la producción de la emisora... Me gustó mucho y vienen muchos más a modo de reto.

Espero pues que les guste la idea y sobretodo que les guste la propuesta del restaurante invitado. Esto es #SalíAComer a Milagros Restaurante desde la Avenida Nutibara. 

 Escucha el programa aquí:

 

Ultimas salidas

  • SALÍ a Viajar a Perú y México
    Colombia parece se está despertando de un largo sueño en el que no veía su potencial como destino turístico. Pasamos muchos años y aún nos faltan muchos más para ser totalmente conscientes de todo eso que somos y tenemos, de lo que debemos sentirnos orgullosos y que podemos mostrarle al…
    Written on Saturday, 13 January 2018 23:36 in Salí en radio Read 47 times
  • DIATRIBA A MI ÚLTIMA DECEPCIÓN GASTRONÓMICA - SALÍ A VIVIR
    Esta es la "arepa" de la discordia Sí, todo al empezar el año SUBE. Varias sorpresitas llegaron con el cambio en el calendario: el Soat del carro quedó por las nubes, la gasolina subió otros 135 pesos por galón, los peajes también llevaron “su subienda”, el arriendo ni se diga,…
    Written on Friday, 12 January 2018 18:41 in Salí a vivir Read 103 times

Paute con Salí