Seguínos

  salidaacomer

  catandocervezas

  Facebook

  Twitter

  Youtube

  Google +

  Instagram

  Pinterest

andresapolo30

andresapolo30

¿Cuál es el estilo de vida que quieres vivir?01 final

#SalíAComer este miércoles 16 de agosto conmigo en el próximo #EventoSalí.
Esta vez disfrutaremos lo mejor de la comida italiana en el restaurante El Graspo de Uva.
El menú propuesto por don Giorgio, un natural de Verona Italia, está ¡de rechupete! 
Primera entrada: dos porciones de pizza: capricciosa y marghuerita.

01 SalíAComer a Graso de Uva
Segunda entrada: Carpaccio de res (láminas finas de carne de res, queso parmesano, rúgula y aceite de oliva)
Plato fuerte: Penne a la Cubana. (Unas pastas cortas con una salsa de tomate y un poco de picante deliciosa)

02 SalíAComer a Graspo de Uva
Postre: Salami de chocolate (láminas deliciosas de un rollo de chocolate y helado)

233 SalíAComer Salami de chocolate

Pero eso no es todo, don Giorgio nos tiene a los asistentes un regalo gastronómico, tendrás que ir para saber de qué se trata... así que no serán cuatro momentos, tal vez sean cinco.
Cada plato será maridado con un vino diferente, seleccionado por él, que es un experto y Jorge Betancourt Tobon de productos Patagonia, la experiencia será redonda.
Además don Giorgio nos contará sus mil y una aventuras al rededor de la gastronomía y el vino. 

03 SalíAComer a Graspo de Uva
Haremos amigos, habrá regalos y bonos de descuento, disfrutaremos juntos de una noche sin igual y ¡deliciosa!

Esta experiencia gastronómica mediterránea maravillosa sólo por $65.000
Haz tu reserva ya mismo por Facebook o Instagram, me encuentras como @salidaacomer o en el Whatsaap 311 361 4273

Fecha: Miércoles 16 de agosto de 2017
Lugar: El Graspo de Uva Calle 9 No. 43B-55 Media cuadra abajo del Parque del Poblado 
Hora: 7:30 pm

 

Mira el video en este link de Salí en Facebook:

https://www.facebook.com/salidaacomer/videos/1211485225624436/

01 SalíAVivir Evento Doña LechonaRecuerdo como si fuera ayer que un fin de semana de esos en los que me quedaba a amanecer en la casa de mi primo Dany, contaba con once años de edad, es decir que eso fue hace muuuuuuchos años, bueno, no tantos; me llevaron a almorzar a un restaurante como acostumbraban mis tíos en esa época. De todo lo que hacía con mi primo en las vacaciones que por lo general pasábamos juntos, las actividades que más me gustaban era pasar las mañanas en la piscina de la unidad cerrada donde vivía y salir a comer “cosas ricas” con ellos los sábados en la tarde o los domingos a la hora del almuerzo. Ese domingo del que les hablo específicamente, fuimos a comer en un restaurante que recién habían abierto unos familiares de tía Martha, y recuerdo la sensación de alegría que generaba en ellos, al ir a conocer a Doña Lechona, la semana misma de inauguración del sitio. Nos recibieron los dueños, tíos de mi tía con mucha pompa y felicidad, nos sentaron en una muy buena mesa y luego de una charla formal y amena nos preguntaron por lo que queríamos comer. Llega a mi memoria la sensación de indecisión y desasosiego al mirar tantas cosas ofrecidas y tantas desconocidas para un niño de mi edad y que no tenía por costumbre visitar lugares como este, me refiero a restaurantes con manteles y de protocolos.

09 SalíAVivir Evento Doña LechonaMi primo Daniel tuvo que ayudarme, o más bien, al escuchar lo que pidió, que me sonó tan extraño y sonoro, le pregunté si eso sería algo rico y sí me podría gustar, “sí, es carne rica, a vos te gusta la carne” y entonces me dejé aconsejar. Cuando me pusieron al frente una tabla de madera que parecía una raqueta, recuerdo mi asociación, pues tenía mango de agarre como una de las de pin pong, sólo que esta no traía un forro de caucho sino una plancha metálica encima de la que me pidió el mesero me cuidara de tocar porque estaba muy caliente, con un hermoso y todavía chisporroteante trozo de carne, muy bien asado, con un brillante y gordito borde de grasa, una muy buena ensalada y unas doradas papitas a la francesa, se me hizo agua la boca y se me abrieron los ojos ante esa magnífica visión.

02 SalíAVivir Evento Doña LechonaEra una porción muy generosa y olía delicioso (no puedo evitar tener la misma sensación en este momento al escribir, mi memoria me está jugando una de las suyas y se me estremece el estómago pidiendo que lo complazca de nuevo como aquella vez). Ese día me comí por primera vez un “Churrasco con chimichurri”, la salsa verde, aceitosa y sabrosa que complementó mi experiencia y que me hizo guardar este momento en la memoria de una manera tan especial para describírselo hoy a mi querido lector. Amo ese recuerdo, lo atesoro y lo revivo hoy casi treinta años después con la misma felicidad que da el descubrimiento de un nuevo placer.

Pues bien, cuando empecé a pensar en los eventos de Salí, cuando me propuse invitar a mis seguidores a disfrutar de las maravillas gastronómicas que hay por ahí esperando a ser descubiertas, ese recuerdo se me activó como un resorte en la mente y quise buscar a Doña Lechona para que me lo ayudara a revivir y a replicar en otros paladares ansiosos como el mío de vivir momentos únicos y recordables para siempre.

03 SalíAVivir Evento Doña Lechona

No sé cómo describirles la sensación de gozo que me generó encontrar una respuesta tan alegre y llena de vida en la administración del restaurante. Don Gilberto Jiménez, el administrador, Martha Luz Mejía la Gerente, Ángela y Felipe del departamento de mercadeo, y en general todo el personal y equipo humano del restaurante, al escuchar mi propuesta de realizar un segundo evento gastronómico de Salí en sus instalaciones me mostraron un entusiasmo, que sinceramente, me llenó de una seguridad instantánea de que éste sería definitivamente, un encuentro de antología para mí y para quienes atendieran el llamado. Y así fue. El concepto del evento sería: Un viaje a través de los sentidos, compuesto de cuatro momentos, por cuatro regiones de Colombia. Los comensales, sentados en una mesa, viajarían primero al Tolima, luego saltarían al altiplano cundiboyacense, después aterrizarían en la costa atlántica, más específicamente en Cartagena y terminarían su viaje en Antioquia con un postre típico de las abuelas.

04 SalíAVivir Evento Doña LechonaLa cita fue el 19 de julio. El lugar: Restaurante Doña Lechona, Primer Parque de Laureles, la dirección exacta es Calle 39D #73-106. Este “santuario” de la comida colombiana fue pionero en el sector. Su fundador, don Alberto, le apostó a un lugar que para la época no ofrecía ningún tipo de opción gastronómica, estaba solo en una cuadra de un vecindario muy tranquilo, totalmente residencial y que tenía por compañía en una esquina a una tiendita de barrio y en la otra, una tienda de videos muy famosa en los ochentas que se llamaba Betavideo Río Claro. Como si hubiera sido el mejor prestidigitador del mundo, hoy goza de un lugar privilegiado en uno de los sectores gastronómicos más importantes de la ciudad.

05 SalíAVivir Evento Doña LechonaLos comensales comenzaron a llegar muy cumplidos a las 7:30 de la noche. El restaurante ya estaba engalanado y preparado para entregarles la mejor experiencia gastronómica colombiana que se pudieran imaginar. Las mesas dispuestas para el recibimiento fueron estratégicamente dispuestas en la plataforma exterior que fue magnífico lugar para la espléndida noche de verano que nos regaló Medellín. Uno a uno treinta y siete comensales se fueron acomodando en sus puestos, expectantes, ansiosos y hambrientos. Cuando planeamos con don Gilberto el evento, creímos conveniente abrir treinta plazas, y él, sabedor del tema y como buen administrador, sopesando las opciones, decidió preparar cuarenta platos, es decir, diez más, para poder suplir cualquier eventualidad… el que sabe, sabe. Mientras llegaban los comensales y se acomodaban en sus mesas, Fernando, Albeiro y David, los habilidosos y atentos meseros de Doña Lechona, les ofrecían un delicioso detalle que se les tenía preparado, que nadie rechazó y que algunos pidieron repetir ante la tentación del sabor ofrecido: una crujiente empanada de lechona, producto exclusivo del lugar acompañadas de ají casero y que se encargó de abrirles el apetito.06 SalíAVivir Evento Doña Lechona

A las ocho y pico de la noche, dimos inicio oficialmente al maravilloso viaje en el que nos embarcamos. Di la bienvenida declarándome feliz y dichoso por la presencia de cada uno de los asistentes y le entregué el micrófono a Juan Sebastián Pineda, el sommelier que Global Wine and Spirits, la compañía comercializadora de vinos y licores que nos apoyó con la guía del maridaje perfecto para cada plato del evento, tuvo a bien encargar. Nos sirvieron la primera copa de vino, un blanco californiano joven de la marca Carlo Rosí, servido a unos cuatro grados de temperatura, dulce, con notas afrutadas que fue el maridaje perfecto para el plato de entrada, una completa sorpresa, un acierto maravilloso al gusto, muy bien pensado y ejecutado a la perfección por la cocina de Doña Lechona: un bollo boyacense: este es un plato prehispánico propio de los indígenas del altiplano cundiboyacense, es un envuelto de maíz dulce, que viene relleno de queso, cocido al vapor y luego salteado en mantequilla, que viene acompañado de una salsa dulce, hecha con arequipe, miel de maple y un secretito de la casa. El sabor es conocido, parecido a las tortas de choclo que hacían las abuelas, de esas que te venden en la calle, fritas y con un buen pedazo de queso blanco adentro, sin embargo, no es lo mismo, es suave, dulce y salado a la vez, absolutamente maravilloso y se ganó varios elogios por parte de muchos comensales que me expresaron alegremente su opinión sobre el plato.07 SalíAVivir Evento Doña Lechona

Llegó pues la hora del plato fuerte. Juan Sebastián le hizo la seña a los meseros para que comenzaran a servir la segunda copa de vino, un california Red, vino tinto joven que llegó a las mesas a una temperatura de entre 12 y 16 grados de temperatura, un caldo de uva perfecto para maridar la carne roja que protagonizaría el siguiente momento gastronómico de la noche. No sé cómo describirles los rostros de los asistentes al ver las delicias que se acomodaban frente a sus puestos. Un plato alargado que contenía una fiesta completa para cada uno de los sentidos. La ciudad heroica nos recibió con uno de sus platos más emblemáticos, la posta cartagenera o posta negra. Este plato es producto de una de esas mezclas culturales tan comunes a lo largo y ancho de Colombia. Está el aporte europeo con la carne vacuna, el moro con el arroz con titoté o arroz con coco, el aporte africano con las carimañolas de yuca y el aporte indígena con las especias, entre ellas la panela o el azúcar que le da ese dulzor especial y por supuesto el color marrón oscuro particular y característico. La posta es un corte de carne magra, conocido como posta por unos y como punta de anca por otros. Es de una terneza inigualable, los comensales lo comprobaron y me hicieron saber de su asombro, al ver que no había que hacerle presión al cuchillo para trocearla y al notar que se deshacía sin ningún esfuerzo en el paladar. Esta carne se cocina con tres técnicas distintas para lograr darle esa consistencia maravillosa y sabrosa. Venía acompañada por una porción de arroz con coco, tres doradas y crujientes carimañolas que a su vez traían su suero costeño para bañarlas y rematar su delicioso sabor (las carimañolas son unos envueltos de masa de yuca rellenos de queso o de carne, que se sofríen en aceite caliente), y para rematar el plato traía una refrescante ensalada de lechuga, tomate, cebolla y aguacate.

08 SalíAVivir Evento Doña Lechona

Y como si fuera poco, como si no fuera suficiente locura gustativa lo vivido hasta ahora, se vino la hora del postre. El sommelier pidió que sirvieran la tercera copa y entonces un vino frescato inundó las mesas. De un color rosado pálido y lleno de burbujitas de sabor dulzón, este californiano rosé gasificado, perfecto para acompañar el postre, le hizo cosquillas en el paladar a los comensales mientras se disfrutaban igual que unos niños chiquitos, un insuperable arroz con leche bien antioqueño. Vean, no sé si me van a creer o no, pero varios de los asistentes me dijeron que todo había estado muy rico, pero que el broche de oro definitivamente, fue el postre. Viajamos todos con ese sabor a la casa de la abuela, a la infancia, a los años felices, al amor puro y verdadero. Para acabar de ajustar, el plato venía coronado con un toquecito de arequipe en el tope… estaba sencillamente “de muerte lenta”. Cómo sería, que el mismo don Gilberto me contó que al siguiente día del evento, el patriótico 20 de julio, un grupo de personas, unas ocho, se sentaron en las mesas en el que hiciéramos el evento el día anterior y le dijeron al mesero, que por favor le  llamaran al administrador, cuando se presentó ante ellos, el líder del grupo le dijo que alguien le había contado que la noche pasada, se había comido el mejor arroz con leche de su vida y entonces, habían ido a comprobarlo, así que pidieron ocho platos, mismos que dejaron completamente limpios. ¿Cómo les quedó el ojito?

10 SalíAVivir Evento Doña LechonaCon esto se dio por concluido el segundo evento gastronómico #SalíAComermeAColombia, un programa que he creado con el ánimo de democratizar este tipo de experiencias, de compartir con un grupo de personas curiosas y amantes de la buena comida y de la buena bebida, momentos inolvidables, cada uno diferente y que nos ofrezca la posibilidad de explorar y descubrir nuevos sabores, maravillosos lugares a los que ir. En estos eventos lo ideal es poder conversar, preguntarle al restaurador sobre su comida, indagar al experto en vinos y licores sobre cómo mejorar cualquier experiencia, compartir con amigos y poder decir #Salí a comer, a viajar, a vivir la vida como me la merezco.

11 SalíAVivir Evento Doña Lechona

P.D. No sé si queda expreso en la dimensión que corresponde mi agradecimiento a todos los integrantes de la familia Doña Lechona, a quienes felicito por su profesionalismo, nos regalaron una noche fenomenal gracias a su servicio y calidad en los platos. También agradezco enormemente a Diego Alejandro de Global Wine and Spirits por su apoyo con el insuperable sommelier Juan Sebastián Pineda y los magnificos vinos que probamos.

12 SalíAVivir Evento Doña Lechona

No te perdás el próximo evento, será en un restaurante italiano, vamos a aprender y a probar de lo mejor de la gastronomía típica del país de la bota, a tomar vino y amaretto, a escuchar historias de un nativo italiano muy reconocido y querido en el mundo de los restaurantes de la ciudad, mejor dicho, vamos a pasar una noche fenomenal. Será el 16 de agosto, escríbeme al whatsapp 311 361 42 73  o en el correo This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

02 Salí con Melissa OspinaEl hombre a la caza y la mujer en la casa. Ese fue el orden social que vivimos por mucho tiempo. La cocina era el reino de la mujer y el hombre se encargaba de proveerle lo necesario. En algún momento el orden se cambió, y no es reciente, es decir, no es que el hombre sea quien se queda cocinando mientras la mujer sale a trabajar, aunque conozco algunos casos en los que sí, pero a lo que voy es que por allá muy atrás en nuestra historia, se nos relata que quienes alimentaban a los reyes, emperadores, y luego a los presidentes y empresarios, por regla general siempre han sido hombres, o eso es lo que nos han tratado de hacer creer. Los grandes cocineros, los reconocidos, de los que le hablan a uno en las escuelas de cocina son hombres, te enseñan sobre Varenne, Careme, Escofier, Bocouse y todos son hombres, no se ve un solo nombre femenino. Ese es un contraste muy extremo con el que te encuentras, y sin embargo hoy en día, las mujeres que se dedican profesionalmente a la cocina, aunque tienen una mayor participación en el podio, a pesar de ser buenas, o las mejores, todavía tienen que luchar diez o cien veces más que cualquier hombre para ser reconocidas. Qué extraño, qué injusto, si hasta donde yo sé, siempre han sido las guardianas del sabor y de los secretos más deliciosos. Son ellas quienes la naturaleza escogió para tener mejor olfato, mejor sentido del gusto, a ser más sensibles en el tacto para palpar los alimentos, para poseer un agudo sentido de la vista con una capacidad de percepción superior a los colores para determinar qué algo está bueno o malo o si es venenoso o no.

04 Salí con Melissa OspinaNo vamos a decir bobadas, yo conozco al mejor cocinero del mundo y con toda seguridad ustedes también, se llama “la mamá” o en su defecto “la abuela”. Consciente de este hecho y convencido de que es hora de que las cosas se igualen por lo menos, he querido invitar a mi programa a toda mujer dedicada a la cocina que me encuentre, con el ánimo de hacerle un reconocimiento a su papel y de dejar en claro la necesidad de que todos ustedes me respalden en esa labor. En este programa le sumo una joya más a esta corona, pues he logrado traer ante los micrófonos a una talentosísima cocinera profesional de la ciudad de Medellín. Varios me han hablado maravillas de ella, muchos la elogian no sólo por lo que sabe y hace en la cocina, sino por la maravillosa y contagiosa energía que posee y que lo envuelve todo cuando está presente. Muy bella, por dentro y por fuera, pero en especial, muy dedicada y apasionada a lo que ama, la cocina, en especial la colombiana y eso es lo que le transmite a sus alumnos, porque es formadora de las nuevas generaciones de cocineros que están saliendo a inundar las cocinas del mundo entero. Quédate ahí conmigo y decí #Salí con la chef Melissa Ospina. 

06 Salí con Melissa OspinaDoy parte de tranquilidad, sí, si mientras tanto los secretos del sabor siguen resguardados en la sabiduría de las mujeres, en su sensibilidad y en el amor y la pasión que ponen en todo lo que hacen, vamos a estar bien. No estoy menospreciando ni mucho menos la inconmensurable labor de nuestros cocineros hombres, claro que no, lo que quiero es reconocer y darle su lugar a tantas guerreras magnificas, a todas las guardianas del sabor que ya sea en una cocina profesional o en la del más humilde hogar de nuestro país, nos siguen alimentando y enamorando con comida para el cuerpo y para el alma. Así como Melissa Ospina, una de las voces más apasionadas que hemos tenido en el programa, una de esas mujeres talentosas que con su trabajo, nos está poniendo en el lugar que nos merecemos en el mundo de la gastronomía. Salí con la Chef Melissa Ospina.

Escucha el programa aquí:

 

Cuando llegué, la bienvenida me la dio un tipo enorme, medía unos tres metros y se movía con dificultad pero grácilmente. Entonces vi a otro caminar sobre las manos y me empecé a preguntar ¿En dónde rayos estoy? Una mujer con un gran cuerpo que en un principio me pareció que estaba desnuda caminó hacia mí, el rostro le brillaba, literalmente porque había abusado del maquillaje, sonreía de una manera extraña, mostrando todos los dientes. Le esquivé la mirada y tracé mi camino para huir, aceleré el paso sólo para que me recibiera ahora un hombre corpulento, que también se me antojó a modo de primera impresión que lucía desnudo. Estaba parado sobre los dedos de un solo pie, sus brazos abrazaban algo, miré con atención y era su otra pierna ¡Dios mío! Corré, me dije a mí mismo y comencé a subir unas escalas para dejar atrás esa locura.

01 SalíAVivir Fondas de mi pueblo

Y entonces me encuentro en toda la puerta de acceso con un arriero de los de antaño, con sombrero antioqueño, mulera al hombro, pañuelo rojo en el cuello, un carriel jericoano terciado, japapinche en la cintura, que es como un delantal, y en las manos un espantaperros, que es ese bastoncito delgado y fuerte con el que se apoyaban en sus travesías por el monte y se defendían de todo mal o peligro en el que no fuera necesario usar el machete. Estaba recitando una retahíla hermosa en la que le hacía honor a su carriel, el que sobaba y mimaba mientras lo abría y volvía a cerrar, el susto del principio se me pasó y se convirtió en una sonrisa y algo se me hinchó en el pecho, era el orgullo de ser antioqueño. El arriero terminó su poema y yo de terminar de subir las escaleras. Al entrar al edificio me recibe de frente una montañera inmensa vestida con camisón de voleros en el cuello y un faldón amarillo chillón lleno de flores bordadas como adorno; era un mujerón grandote, generosa en carnes, de hablar cantado y con un volumen rompetímpanos; me da la bienvenida aparatosamente haciendo alusión a que conmigo las cosas son un enredo, y me jaló un crespito de la cabeza, no tuve más remedio que reírme ante la ocurrencia. Alguien me habló, me pidió que me identificara; era una muchacha bonita a la que le respondí gustoso a todas las preguntas que tenía para hacerme, hasta me pidió el teléfono y yo, coqueto se lo dicté con una dicción perfecta para que me lo entendiera sin problemas.

02 SalíAVivir Fondas de mi puebloDi un par de pasos mirando alrededor, perdido pero con cara de sentirme cómodo, ya saben, como si estuviera en mi salsa y entonces la vi, una morena alta, forrada en un vestido negro que dejaba ver más de cinco centímetros arriba de sus rodillas; le sonreí, me sonrío y me extendió su mano derecha, ilusionado me dejé invitar a tomarla… me refiero a una copa de vino que me ofrecía sonriente, era la impulsadora que Dislicores había seleccionado para que nos diera a los invitados al lanzamiento oficial de Las Fondas de mi Pueblo, Antioquia para el mundo.

03 SalíAVivir Fondas de mi puebloComencé a rodar por La casa de Crisanto, un lugar que tiene magia en cada rincón, y comprobé que se respira un espíritu de arte en el ambiente a modo de frases escritas en lugares estratégicos, recuerdos representados en fotografías, pinturas de personajes importantes para Antioquia y para el mundo del humor como Montecristo y Cantinflas, posters de viejas funciones, recortes de periódico y chécheres varios. Había sonrisas por todos lados, fotos y videos captándolo todo, rostros reconocidos de diferentes medios radiales, escritos y televisivos, también reconocí a varios representantes del mundo de los negocios y amigos de la vida del turismo. Me fui a estar cerca de la entrada al teatro para cuando nos llamaran y no se imaginan la coincidencia, es que es mucha coincidencia, el lugar en el que debía esperar era justo al lado de la mesa que contenía los deliciosos pasabocas que nos estaban convidando a los invitados. Eso no es lo mejor, lo verdaderamente interesante fue que el muchacho encargado me dijo que comiera con todo gusto porque ya se iban a ir, luego de que nos llamaran al espectáculo y no se quería llevar nada de esa comida que estaba ahí. Y como ese es un trabajo duro y alguien tiene que realizarlo, y lo extraño es que a ese trabajo es al que me gusta dedicarme, pues bueno, le eché mano a las canastitas de plátano rellenas de carne y hogao, los chuzos de queso y frutas, pequeños pies (tartaletas) rellenos de crema chantillí y glaseado de frutos rojos… en fin, me di un buen festín esperando la llamada… por cierto me llamaron cuatro veces para entrar, pero eso no es lo importante.

04 SalíAVivir Fondas de mi puebloEl evento al que me invitaron junto a voceros de varios medios importantes de la ciudad y una buena cantidad de empresarios, representantes del mundo del turismo y de la restauración, era para presentarnos el lanzamiento del programa con el que van a iniciar este año las fiestas más esperadas por los antioqueños: La Feria de las Flores 2017.

05 SalíAVivir Fondas de mi puebloFondas de Mi Pueblo, Antioquia para el mundo será el evento que dará inicio a la feria de este año. Se va a realizar en el parque Juan Pablo Segundo este 28, 29 y 30 de Julio. Iniciará con un acto hermoso en el que el helicóptero de Fly Colombia sobrevolará al público asistente mientras deja caer una lluvia de flores sobre sus cabezas. Luego aterrizará en medio del parque y de él descenderá “la flor viva más bella” que es la última silletera original que queda viva del primer desfile de silleteros que se celebró hace sesenta años. Allí la recibirá el alcalde de la ciudad y se hará el acto inaugural de las fiestas. De ahí en adelante lo que se viene son espectáculos artísticos de todos los tipos, más de 600 artistas entre malabaristas, saltimbanquis, trovadores, cuenteros, cantantes, humoristas, silleteros, el grupo místico del ejército, grupos de danza folclórica y 50 artistas invitados del departamento del Meta, va a haber una exposición de lo que era una casa paisa tradicional llamada “expomañé” donde vamos a poder ver las licuadoras y las lavadoras vestidas por ejemplo… va a estar el museo de la fuerza aérea casi que completico, se va  celebrar el concurso Rey de reyes de la trova, va a estar Vargasvill que aquí entre nos, es el director artístico de todo este cuento y eso para mí y para muchos, ya es una garantía de calidad… mejor dicho, al que no pase por allá se le va a poner falta.

06 SalíAVivir Fondas de mi pueblo#NosPillamosEnELParque es el hashtag del evento, si querés saber más, nada más búscalo en las redes sociales y no te vas a perder este evento que va a estar de maluquera, van a estar las fondas de los pueblos de Antioquia con sus representaciones gastronómicas, va a haber comida y bebida de la que le gusta al montañero como vos y como yo. Hombre, en serio, qué bonita oportunidad esta para que nos vamos a reconocernos como somos, como paisas orgullosos de lo que hemos hecho y de hasta a donde hemos llegado. A $22.000 pesitos la entrada.  #NosPillamosEnElParque y decí conmigo #Salí a Fondas de mi Pueblo, Antioquia para el mundo.

Gracias a Fly Colombia, a Parque temático Vía Láctea y a La Casa de Crisanto por la invitación.

SalíAVivir Manila Food market 01¿Has escuchado esa frase que dice: es mejor tener amigos que plata? O bueno, ¿Has escuchado aquella teoría que dice que todos los seres humanos del planeta estamos interconectados a un grado máximo de seis personas? Es decir que existe la posibilidad de que conozcas a cualquier persona del mundo, la que se te ocurra, con solo buscar entre tus contactos y llegar a ella a través de los contactos de aquellos que conoces. Pues bueno, aun conociendo estas teorías no dejo de sorprenderme cada vez que tengo la oportunidad de conocer a alguien especial. Verán, con este rollo genial y que amo cada día más de Salí, el “inventario” de personas maravillosas que conozco aumenta de manera exponencial, y como hay otra teoría que dice que “el que anda entre la miel, algo se le pega”, pues bueno, esas personas especiales están rodeadas de otras iguales a ellas.

Susy Rivera y yoTodo esto comienza con la súper Cocinera Profesional Susy Rivera, a quien conocí gracias a Lucero Vilchez, la también Cocinera Profesional y presentadora de televisión de Teleantioquia. Todo el que conoce a Susy, me atrevo a decir, se queda prendado de ella porque su personalidad única es como un imán. Siempre sonríe, es amable, divertida y una profesional en todo lo que hace, por lo tanto es muy apetecida en el mundo de la gastronomía local para dar asesorías en el montaje de nuevos lugares, creación de menús, mejora de cartas, en fin; así pues que por obvias razones casi siempre que hay una nueva idea en la ciudad que conlleve la construcción o adecuación de un espacio especial dedicado al mundo de la restauración, la dueña y creadora de Sr. Sirirí tiene algo que ver.

04 SallíALosPatiosUn buen día me llega un mensaje de Susy haciéndome la invitación a llamar a un nuevo amigo suyo: “Llama a Alejandro Gómez”, me dijo, “el man inició un proyecto ni el más teso y tenés que hablar con él para que lo invités al programa”…  bueno mamita, sí usted lo dice, oír es obedecer, le contesté. Lo primero que hice fue buscar referencias del proyecto del que me habló Susy y me encuentro con Manila Food Market y me doy cuenta del tamaño de eso que había iniciado este personaje recomendado, de una, mis antenitas de vinil detectaron algo interesante y se creció mi curiosidad. Llamo entonces al personaje recomendado en cuestión y me recibe una voz muy amable, jovial y servicial al otro lado de la línea. No sé cómo explicarles la energía que tiene este caballero, pero cuando se trata con él, de una se siente el tipo de persona especial que es. Me trató como si me conociera desde hace tiempo y lo más teso de todo es que así se sentía, como si fuéramos amigos. Le hice la invitación a grabar el programa y con alegría aceptó la invitación, y entonces, me hizo una invitación también… Ven a Manila Food Market este jueves y te llevo a hacer un recorrido completo por todo el proyecto que es mucho más. Así fue.

SalíAVivir Manila Food market 03Resulta que #ManilaFoodMarket ocupa tan solo el primer piso de una construcción moderna y vanguardista que Alejandro Gómez, su esposa, un amigo suyo llamado Daniel Mejía y la novia de Daniel, hicieron en sociedad con la idea de regalarle a la ciudad un lugar muy especial que tal vez no tiene nada de nuevo como concepto, pero que es totalmente innovador a la hora de su ejecución en Medellín. Alejandro y Daniel se conocieron trabajando para una compañía norteamericana, y su trabajo los llevó a recorrer gran parte del mundo en viajes de negocios, por esa razón tuvieron la oportunidad de quedarse a dormir en muchos lugares diferentes y de muchos tipos, hoteles, hostales, posadas, complejos turísticos, en fin. Luego de varios años de estar haciendo estos recorridos, se presentó la oportunidad de volver a Colombia y llegó la hora de pensar en iniciar su propio negocio, y entonces se concibe la idea del Hostal Los Patios: un edificio de siete pisos diseñado exclusivamente para ejecutar esa idea que se hicieron este par de soñadores de lo que sería el hostal ideal.

SalíAVivir Manila Food market 04En Los Patios, la idea es que aquel que quiera hospedarse, sienta que está en lugar diferente a cualquier otro, y que además sienta que está en Colombia. La recepción está en el segundo piso, allí se encargan de recibir a los viajeros y de darles la bienvenida. En este lugar les entregan las llaves de su habitación y les ofrecen la posibilidad de guardarles sus cosas de valor e incluso equipaje en unos lokers, para que el hostal se pueda convertir en una especie de base, desde la cual pueden salir a otros destinos, por ejemplo tours por la ciudad o incluso a poblaciones cercanas. En este piso también está el espacio en el que los huéspedes tienen computadores conectados a internet, mapas de la ciudad y del departamento y unos cómodos pufs y columpios para descansar.

SalíAVivir Manila Food market 05La segunda planta hace honor a las junglas colombianas, al Amazonas y por eso las habitaciones tienen nombres de animales o de árboles y plantas de la jungla. Al final del pasillo está la cocina y un comedor al frente. El concepto es muy bacano porque en la cocina hay unos enormes refrigeradores en los que los huéspedes pueden guardar su comida, un mesón gigante para que varias personas puedan preparar sus alimentos y una buena cantidad de hornillas para cocer su comida. El concepto de hostal es precisamente ese de interactuar con tus compañeros, establecer contacto con personas de todo el mundo. Las habitaciones entonces son también compartidas, en cada habitación pueden dormir cuatro y hasta seis personas y es posible que ninguna de estas seis se conozcan o ni siquiera hablen el mismo idioma.

SalíAVivir Manila Food market 06Así pues mientras vas subiendo a cada piso, te vas encontrando con un concepto diferente, que le hace homenaje a una característica del país diferente, por eso ves un piso que te habla de los océanos, otro de las montañas, otro de los llanos y otro del cielo. En cada piso también hay un lugar destinado para la convivencia y que invita a compartir experiencias entre los huéspedes. Por ejemplo hay un lugar destinado al entretenimiento, en el que encuentras instrumentos musicales, juegos de video, juegos de mesa, libros, papel, lápiz, en fin. Hay otro lugar genial que es una sala de estudios para aprender las palabras claves en español y poder defenderse al menos saludando, dando las gracias, pidiendo ayuda a las autoridades locales, en fin. Alejandro me contó que Colombia por lo general es la puerta de entrada hacia Latinoamérica por parte de algunos viajeros y de ahí salió la idea de darles este lugar de apoyo con clases de español para emergencias.

SalíAVivir Manila Food market 07En el último piso, dedicado al cielo colombiano, hay una terraza espectacular que tiene 360º de visión del Valle de Aburrá. Allí también hay un Tiki bar en donde se puede conseguir una buena cantidad de marcas de cervezas y licores, mesas y sillas para tumbarse al sol y un espacio abierto para hacer sus clases de baile, otra actividad que invita a los huéspedes a disfrutar de buena música y de bailes latinos como la salsa. En este lugar se celebran fiestas y se hacen asados. En el cielo, también hay un espacio reservado para la agricultura…  una huerta casera le da la posibilidad a los huéspedes de poder disfrutar de muchas plantas aromáticas, medicinales y para cocinar autóctonas del país y están a su disposición para que las usen cuando quieran o en especial, cuando se hacen actividades en la cocina, como por ejemplo la noche del patacón y la arepa, en el que se les enseña a veinte personas a cocinar y disfrutar de una arepa o un patacón con hogao, todo hecho por ellos y con la ayuda de los empleados del hotel que comparten sus conocimientos.

SalíAVivir Manila Food market 08Alejandro en el recorrido me contó que desde que abrieron al público, el hostal Los Patios ha tenido una ocupación del 90% ¿acaso no es genial? Y en porcentajes también, los viajeros que se quedan allí son en orden de cantidad Europeos, Asiáticos, Norteamericanos y Latinos. Esto convierte al hostal en una de las mejores embajadas que existen de Colombia para el mundo entero. Gracias a él y a su equipo de trabajo.

SalíAVivir Manila Food market 09Pero esto no termina aquí, porque apenas he hablado de los seis pisos que quedan por encima del primero que hace parte del complejo y que tiene otro concepto increíblemente especial y exitoso. Resulta que cuando Alejandro, Daniel y sus parejas, pensaron en el hostal, también quisieron que hubiera una opción gastronómica diferente a la de la misma cocina, así que pensaron que el primer piso fuera un lugar dedicado a la buena mesa, que sirviera como opción de alimentación para los huéspedes, pero que también atrajera al público local. Así que destinaron todo el espacio para diseñar un mercado con opciones deliciosas y diferentes en el que hubiera espacio no sólo para disfrutar de un buen plato de comida o de una deliciosa bebida, sino también de un ambiente ideal para pasarla con amigos, la familia o la pareja, en medio de la música y el arte.

Manila Food Market es una pequeña plaza muy bien diseñada, en el que te encuentras con siete opciones de disfrute para los sentidos, especialmente el olfato y el gusto. La Escalera, en donde encuentras vinos, licores, bebidas no alcohólicas, repostería y panadería, dulces, en fin, un buen lugar para desayunar, pasar la tarde o disfrutar de la noche con una buena bebida en las manos.

SalíAVivir Manila Food market 10

Está luego Carbone e Pasta, un lugar para los que aman la carne asada, las hamburguesas y las pastas. Esta marca ya está en otros lugares de la ciudad y quien ha comido allí, siempre quiere volver por más, porque lo que hacen lo hacen con gusto y mucho amor.

SalíAVivir Manila Food market 11

Le sigue Palta by Rocoto, un restaurante con un sello de calidad muy especial pues es el hijo menor de Rocoto, el restaurante de comida peruana que ha excitado los paladares de los más exigentes y han querido ir por más. Aquí encontraras por supuesto, platillos deliciosos del hermano país que ostenta el título de poseer una de las gastronomías más ricas del mundo.

SalíAVivir Manila Food market 12

Luego verás a Sweet Bacon una de esas propuestas gastronómicas que si eres amante del sabor de la carne del cerdo, si te enloqueces por el chicharrón, pues, hallaste el paraíso, porque Ricardo Marín, su dueño y creador, tiene una receta de cuerito de marrano frito con una salsa a base de panela que te va a enloquecer. Las papas fritas, el sánduche o la hamburguesa de chicharrón no te van a dejar dormir en paz pensando en cuándo vas a poder volver para disfrutarlo otra vez. Muy recomendado.

SalíAVivir Manila Food market 13

Sigue pues una propuesta que en lo particular me emocionó como amante del chorizo y la salchicha bien hecha, que soy, GinRose tenía todo y más para satisfacerme y dejarme pidiendo otrico por favor. Su concepto es de autoría de Cristina Hernández, el producto principal que ofrece es un bread roll, que es un chorizo o salchicha especial que puedes escoger entre cuatro variedades, envuelta en un pan del que puedes escoger también entre tres variedades y todo eso te lo enrollan con queso y vegetales. Es ¡la locura!

SalíAVivir Manila Food market 14

Al lado está Tayín, de Alejandro Bojanini, comida árabe hecha con amor, con pasión, con todo el sabor auténtico y especial que este cocinero profesional que ya tuve la oportunidad de invitar al programa le puede poner. Los kibbes, el baba ganoush, los rollos de hoja de parra, el humus, los swhawarmas, Dios mío… ¡no joda! Lo que uno se pida es para sacarla del estadio; ahora, no te podés perder las bebidas de albaricoque o de agua de rosa. Ahí no hay pierde, con Tayín siempre vas a ganar.

SalíAVivir Manila Food market 15Y por último y no menos especial, está una marca que muchos esperaban que volviera al ruedo, es decir, siempre ha existido, pero desde que cerró su último local hace unos tres o cuatro años y se convirtió en una marca itinerante, viajando de aquí para allá en su don Roberto, un Land Rover acondicionado con una parrilla para atender eventos, pues bueno, más de uno la extrañaba. Sr Sirirí, la marca de la inigualable Susy Rivera, la chef que sale en la Sartén por el Mango, la tesa retesa que encanta con sus recetas, con su sabor, con su personalidad única. Allí vas a poder apreciar lo más rico de las pizzas y los sánduches, incluido el que la hizo famosa, el sánduche de chicharrón a la Sr Sirirí.

SalíAVivir Manila Food market 16Así pues que podés armar un combo con los amigos, todos pueden pedir algo diferente, ponerlo en la mesa y comenzar a picar de uno y otro plato, escuchando música, disfrutando de un concierto o de alguna actividad artística de las muchas que se realizan en ese patio espectacular que tiene el Manila Food Market para que te sientas relajado, feliz, pleno. Es decir, al que quiera más, que le piquen caña.

El día que fui se hacía un evento muy especial, la inauguración oficial, por eso pude apreciar algo que no he visto en ninguna otra parte, todos los que hacen parte del MFM, son como hermanos, viven una camaradería muy especial, la energía que les pertenece, que los circunda, que los atraviesa y que emanan, es brutal e inspiradora. Si no lo conocés, tenés que ir, no alargues más la hora de la visita, armá plan y decí como yo #Salí a Manila Food Market. Porque a todos nos gusta salir a comer, a viajar, a vivir.

Si quieres saber un poco más sobre este maravilloso lugar de la ciudad, escucha el programa de radio en este link: 

 

Saturday, 24 June 2017 00:00

SALÍ Con Susy Rivera

01 SalíConSusyRiveraEste maravilloso mundo de los blogs y de la radio en el que me he metido por puro gusto, me ha permitido a través de los años ir conociendo una muy buena cantidad de personajes que se dedican al turismo, a la aventura, a la hotelería y a la gastronomía, ramas o disciplinas que distan la una de la otra de manera casi obvia, y que termino luego de conocerlos, de entrevistarlos y vivir con ellos una que otra experiencia, dándome la posibilidad de vincularlos a todos y si me permiten, decirlo con palabras que usaría mi abuelita, de meterlos a todos en un mismo costal, nada más por un par de cosas, por la locura y por la pasión por lo que hacen.

¿Cómo así que la locura? Pues sí, todos en conclusión son unos locos, pero de esos buenos, de los que necesita el mundo por cantidades industriales, de esos que se le enfrentan a la vida y la desafían para lograr lo que se han propuesto, son soñadores que han tenido que tomar decisiones a veces difíciles, a veces sin pensarlo mucho, pero eso sí, en pos de algo muy importante, un objetivo y ese es, seguir su pasión. Otra cosa que he descubierto que tienen en común todos es que son personas de muy buen humor ¿y cómo no? Si son seres felices que les encanta profesar esa felicidad a través de lo que hacen. Por eso son amables, de risa fácil, que te hablan con una sonrisa pintada en los labios y con los ojos brillantes. Todos deberíamos de ser así, y este programa al final de cuentas, existe para eso, para mostrarles a ustedes cada ocho días, ejemplos, referencias a seguir de perseguidores de sueños,

02 SalíConSusyRiveraPor supuesto esta no es la excepción, es más, para este programa podemos mezclar todo eso que les dije y adjudicármelo a mí en cuanto a perseguir lo que se quiere, porque para poder tenerla como invitada en este programa, la tuve que perseguir y ser persistente y apasionado en el empeño, hasta que lo conseguí. Lo que pasa es que hay que comprender algo también, mi invitada es una muy prestigiosa y reconocida Cocinera Profesional. Quienes la admiramos y la reconocemos, la podemos ver constantemente en programas de televisión haciendo sus maravillosos y creativos aportes, si no, nos la podemos encontrar con su carro parrilla y su foodtruck andando de aquí para allá para atender los mil y un eventos en los que participa con su marca Sr. Sirirí. Sin embargo fue tal mi insistencia y la paciencia tenida, que el universo me ha recompensado con su presencia y en verdad, se me hincha el pecho de orgullo al poder tenerla en el programa y poder compartir con ella. Si hablamos de pasión, esta mujer la tiene toda, pero si hablamos de locura…  bueno, yo creo que en Wikipedia, cuando hacemos la consulta sobre esta palabra, aparece una foto de ella…  ojo, esto es un piropo, porque es divertida, graciosa, ocurrente, de risa fácil y muy pero muy talentosa. Entonces quédate conectado, listo para conocer la historia de este maravilloso personaje, y decí conmigo Salí con Susy Rivera.

05 SalíConSusyRiveraLo dicho, divertida, simpática, graciosa, ocurrente, creativa, talentosa, buena conversadora, excelente cocinera, profesional como ninguna, consagrada a lo que hace, apasionada por el mundo gastronómico, mejor dicho, una mujer admirable por donde quiera que se le vea, un ejemplo en todos los sentidos de la palabra. Espero que hayan disfrutado tanto como yo de este programa y que se les contagie un poco de esa alegría y ese tesón por hacer realidad lo que sueñan, al final, eso es lo que vale la pena en la vida, salir a comer, a viajar, a vivir la vida como nos la merecemos.

Escuchá el programa aquí:

 

Wednesday, 14 June 2017 23:33

SALÍ a La Pampa Parrilla Argentina

01 Salí a la PampaNo sé si sea una impresión personal, pero desde chiquito siempre sentí una especial conexión con Argentina. Es que siempre me pareció curioso que sólo los paisas en el país, habláramos de esta manera tan particular que tenemos y que a la hora de relacionarnos con los demás, nos tratáramos de vos, y dijéramos andá, embolatate, caminá, dispersáte, viajá, comé, salí; y que a la vez, sólo los argentinos en todo Latinoamérica hablaran tan parecido a nosotros. Algo más que me hace sentir cercanía con el país austral, es que recuerdo muy vívidamente a mi papá, que ha sido consumidor de radio consumado y amante de la música, escuchar en las tardes en las que se dedicaba a arreglar cacharros en su taller de electrónica, tangos y milonguitas y además los cantaba a todo taco, por eso me son tan familiares: Cambalache, Garufa, Caminito, la Cumparsita, El día que me quieras, Mi Buenos Aires querido. Por eso cuando por allá a finales de los años ochenta, se produjo y transmitió una novela protagonizada por Luis Eduardo Arango y Natalia Ramírez y antagonizada por Maria Eugenia Dávila y Víctor Mallarino que se llamaba Quieta Margarita, cada vez que los protagonistas, Abel de Jesús y Sarita Montiel comenzaban a entonar cualquier pieza porteña, me las cantaba y hasta me las bailaba con pasión. Medellín tiene una afinidad de antaño con Argentina, eso está claro, Carlos Gardel murió en el Olaya Herrera en 1935 y como la misma prensa lo alcanzó a decir, murió en esta ciudad para entablar un nexo inmortal entre Medellín y Argentina.

05 Salí a la PampaAquí se baila tango como si fuera un arrabal más de Buenos Aires, hasta salen campeones que les van a ganar en sus festivales, hay coleccionistas acérrimos dignos de records Guinnes, se hacen festivales, hay un museo a Gardel, una calle que se llama La Calle del Tango en el barrio Manrique, hay seguidores del Boca, del River, niños a los que sus padres les bautizaron con el nombre de Diego Armando nada más que por hacerle honor al crack argentino, y otros que hoy bautizan con el nombre de Messi Jaramillo o Messi Restrepo por el mismo motivo. No, yo creo que no es una impresión meramente mía, acá muchos sentimos esa atracción hacia el país más austral de América. Este programa pues como ya lo habrán notado, va en honor a la Argentina, pero como ya ustedes me conocen y saben de mi pasión por la comida, pues no se les hará raro que hablemos de esa otra cosa que es más argentina que el fútbol y que tiene que ver con lo que a mí me gusta:  el asado. Leí por ahí que por lo menos unos 127 kilogramos de carne se alcanza a consumir cada argentino en el año. No hay domingo ni fecha especial, ni partido importante que se perdone para encender el fuego y calentar la parrilla.

06 Salí a la Pampa

Maestros del fuego encontrás en cada esquina… qué digo esquina, en cada casa porque el asado es una cuestión de honor y ese lo lleva el hombre de la casa. Mi invitado de este programa es un paisano de Lionel que está en Medellín hace relativamente poco tiempo y que es el administrador nada más y nada menos que de un restaurante de comida argentina…  y sí, la especialidad es precisamente la parrilla. Esteban Páez dirige el nuevo punto de venta de un restaurante que cada vez suena y suena más por su excelente producto y en especial por su servicio, ítem que es atendido precisamente por nativos del país de Messi. Quédate ahí entonces, escuchá las historias que nos tiene para contar Esteban sobre su país, su gastronomía y su trabajo, decí conmigo Salí a La Pampa parrilla argentina.

203 SalíAComer Chorizo argentinoEste tipo de programas son los que más me gustan y a la vez los que me dejan más inquieto y con esto me refiero a que en este momento tengo “un hambre”… se me antoja un buen pedazo de carne bien jugoso, bien sabroso, bien asado, acompañado de un chorizo argentino bien brillantico y humeante con una buena ensalada y pasarlo todo con un buen vino… ¿a vos no se te antoja lo mismo? Sí así es, entonces démosle las gracias a Esteban y a su equipo de trabajo porque nos pueden satisfacer ese antojo a la hora que queramos. A él, a Johny y a todos los amigos del La Pampa Parrilla Argentina muchas gracias por aceptar mi invitación a salir en Salí, por allá nos vemos pronto, y no se los digo solo a ellos, esto es para ustedes oyentes de Salí, porque vienen sorpresas, todo porque a todos nos gusta salir a comer, a viajar, a vivir.

 

 

 

Escucha el programa aquí: 

 

01 SalíAVivirLaNochePampeanaUn día tuve un sueño…  así, con esta frase empezó uno de los discursos más emblemáticos de la humanidad y hoy me la quiero apropiar para comenzar con esta entrada, qué, declaro, es una de las que más emociones me produce escribir. En muchas ocasiones he comenzado programas de radio y otras entradas para este blog, haciendo alusión a que el mundo es de aquellos que se arriesgan, de los que sueñan y luchan por que sus ilusiones se hagan realidad, hoy quiero volver a tocar el tema pero desde adentro, sintiéndome protagonista. Pues bien, desde que comencé con esta locura de contar sobre mis aventuras gastronómicas y luego sobre las historias de los restauradores, aventureros y en general de los amantes de la buena vida, mi perspectiva con respecto a mi papel en el mundo se ha ido modificando. Si bien al principio parecía que este era un simple hobbie con el que me divertía al doble o al triple, pues en un principio simplemente iba a un lugar, comía bien, la pasaba genial y luego volvía a divertirme al recordar para escribirlo, y de nuevo, me volvía a divertir al ver que una, dos tres y hasta mil personas terminaban leyendo y disfrutando de eso que yo había vivido y compartía, e incluso, inspiraba a otros para hacer lo mismo que yo, pues, parecía que eso era suficiente para sentirme satisfecho. Pero luego de hacer esto por varios años ya, después de haber tenido la oportunidad de tocar tantas vidas y de sentir ese contacto profundo con otros espíritus libres, soñadores, grandes, amantes de la vida, pues empecé a sentir que podía y que quería ir un poco más allá.

Promo para evento noche pampeana pequeY entonces tuve un sueño. Resulta que es muy normal que a mi número de teléfono móvil me lleguen llamadas de familiares y conocidos para pedirme un consejo sobre qué lugar ir a comer un día cualquiera de la semana. En una llamada de cinco o diez minutos termino tratando de averiguar cuáles son los gustos de los comensales, si tienen un apetito aventurero o les gusta ir a la fija y entonces termino dando dos, tres y hasta cuatro nombres de restaurantes o incluso de hoteles para ir a visitar un fin de semana. Otras veces me encuentro por ahí con algunos que me han expresado su gusto por organizar un día cualquiera una salida a la que les gustaría ir conmigo, así como plan, de hacer un recorrido o algo así por uno o varios lugares en los que podamos disfrutar de unos buenos platos recomendados por mí.

02 SalíAVivirLaNochePampeanaAlguna vez pues, me levanté con la idea en la cabeza de buscar un lugar de tantos que conozco y proponerle al dueño o al administrador que me acolitara una locura: yo invitaría a unos cuantos amigos un día a su restaurante y él lo único que tendría que hacer es lo de siempre pero con una pequeña locura adicional, que nos regalara a los que fuéramos a su restaurante, un poquito más de atención. Siempre me ha parecido que una experiencia gastronómica se multiplica cuando he tenido la oportunidad de que el cocinero o el dueño del lugar se sientan conmigo en la mesa y satisfacen mi curiosidad natural, siempre he sido un Juanito preguntón. El sólo hecho de saber un poco sobre la preparación del plato que me he comido, conocer la historia de quien la hizo, profundizar un poco más en las razones por las que el sitio existe, hace que lo que te has comido tenga un sabor adicional, pues me da la sensación de que esa información es un sazonador especial. Lo intenté una o dos veces y la verdad no encontré mucho feeling. No me desanimé, simplemente creí que no era el momento, que tal vez, la idea era buena pero no había llegado el “loquito” que necesitaba.

03 SalíAVivirLaNochePampeanaY así aparece Esteban Páez, un periodista argentino que se vino a Colombia a probar suerte, que terminó en un restaurante de Medellín como administrador y tuvo la suerte de que al invitar a la marca para la que trabaja, fuera propuesto como el vocero que me acompañaría en la realización de uno de mis programas de radio. Sí, hicimos entonces el programa Salí a La Pampa Parrilla Argentina y fue un éxito. Adicional a esto, este ciudadano austral es un ser humano muy especial, tiene una energía vital arrolladora, su personalidad es muy atractiva y ama el mundo de las comunicaciones, por tanto sentí que tal vez, había llegado la hora de volver a poner a prueba mi sueño aquel de vivir una experiencia especial con varios amigos… sólo tuve que sugerirlo, la idea cobró vida de inmediato al entrar en su cabeza. Nos pusimos manos a la obra.

04 SalíAVivirLaNochePampeanaHoy pues, les estoy participando del éxito rotundo, me atreveré a calificarlo así porque me animaron varios de los asistentes a hacerlo, del primer evento gastronómico que se me ha ocurrido realizar, con el apoyo de mi amigo argentino Esteban Páez y una de las marcas más prestigiosas y destacadas de la ciudad de Medellín: La Pampa Parrilla Argentina.

La cita fue el 7 de junio a las 7:30 de la noche. Escogimos un miércoles como el día perfecto para realizar el evento pues es uno de esos días en que el personal del restaurante estaría casi a nuestra entera disposición. Esteban se encargó con su equipo de armar un menú especial para la ocasión, que constó de tres momentos deliciosos y particulares muy propios de la marca y que ofrecería a los comensales una experiencia redonda con entrada, plato fuerte y postre tradicional típicos de la república Argentina. Un especialista en vinos nos acompañaría para enseñarnos a maridar perfectamente con vino cada platillo, Esteban y su grupo de trabajo nos contaría sobre la comida y su tradición en su país, y por supuesto, todo esto en medio del espléndido y acogedor ambiente que ofrece el local en el que realizaríamos el evento, que es el más joven de la familia La Pampa, pues es el punto de venta que está a una cuadra y media del segundo parque de Laureles y que tiene unos pocos meses de haber sido abierto.

Se llegó el día y la hora del evento. Uno a uno fueron llegando las veinte almas sibaritas llenas de expectativas y con los ojos brillantes. Mi sonrisa no podía ser más amplia, mi corazón no podía latir más fuerte, estaba rozagante y ansioso. Salí a la noche pampeña fue un evento cerrado previa reserva para veinte personas, pues así se planeó desde un principio para poder tener todo bajo control. A las ocho de la noche se dio inicio oficialmente con una bienvenida por parte de la administración del restaurante, por supuesto en manos de Esteban, se me dio la oportunidad a mí de expresar mi profunda alegría de tener el honor de contar con la presencia de los asistentes y entonces el sommelier Daniel García, un destacadísimo y muy reconocido enólogo de la ciudad, que vino en representación de Productos Patagonia, inició con su exquisita cata de vinos.

Hay que destacar que este joven sommelier tiene una manera muy especial de acercar a sus conferenciados al mundo del vino. Es absolutamente descomplicado, fresco, didáctico y dinámico. Entre chiste y chanza te hace saber todo lo que necesitas con respecto a la bebida más consumida del mundo. Te cuenta de su lugar de origen, de la forma correcta de mirarlo, olerlo y saborearlo, te hace sentir muy cómodo con la idea de maridar un vino rosado con una empanada argentina, luego un tinto con la carne de cerdo asada y por último un blanco con un postre de alfajor argentino y helado. Los asistentes se rieron, interactuaron con Daniel, le preguntaron, expresaron sus temores, quisieron saber si podrían tomar vino en la casa con sus comidas normales, le preguntaron sobre precios, tabúes, paradigmas, cepas, colores, marcas, corchos, tapas… en fin. La noche avanzó rápido, se quedó corta para disfrutársela completa, al final de todo no pude ver más que rostros iluminados por sonrisas sinceras, paladares satisfechos pero con ganas de más, de más conocimiento, de más experiencias enriquecedoras, de más espacios como este para pasar con amigos.

05 SalíAVivirLaNochePampeanaEsteban nos contó a los asistentes sobre los tres platos que consumimos, las empanadas argentinas, rellenas de sabor y de historia que acompañamos con un vino rosado joven del norte de Argentina se encargó de abrir el apetito. Luego vino el plato fuerte, una deliciosa y perfectamente asada bondiola, que es un corte de cerdo, es la punta del lomo, su textura es firme y a la vez suave al ponerse en contacto con el paladar, su presentación era muy bella pues estaba muy bien grillada, muy bien sazonada; venía acompañada de papa al vapor con crema agria o con un puré de papa suave y cremoso, además traía una salsa demiglasé potente y sabrosa que puesta sobre el trozo de carne o mezclada con el puré, te hacía estallar las papilas gustativas en sabores para recordar toda la vida. El vino tinto con que se maridó, también argentino, sorbo a sorbo con cada bocado, se encargó de potencializar la experiencia y elevar la noche hasta puntos insospechados. Luego se vino el momento del postre, un alfajor envuelto en chocolate, combinado con un cremoso y suave helado. La cara de los comensales lo decía todo, en especial la de ellas, las mujeres, que sin miedo a equivocarme, me atrevo a decir que sintieron que las estaban consintiendo. Este postre se maridó con un vino blanco suave, exquisito, que redondeó la noche con sus aromas afrutados y seductores.

06 SalíAVivirLaNochePampeanaComo si fuera poco, La Pampa nos tenía un regalo adicional a todo lo que teníamos ya, pues nos ofreció alimento para el alma también con la presentación de un grupo musical oriundo de Argentina, que nos deleitó con tangos y milongas interpretadas en vivo, con un sabor muy propio y sentido y que sin decir menos, nos llevó hasta al país de Eva Perón, de Carlos Gardel y de Tita Merello, aquella que cantó esa canción que conocimos todos aquí por la novela Betty La Fea, esa que dice; “se dice de mí, se dice que soy fea, que camino a lo malevo, que soy chueca y que me muevo con un aire compadrón”.

07 SalíAVivirLaNochePampeanaA eso de las nueve y media de la noche, cuando ya todo se hubo consumado, se empezaron a dejar venir para mí los verdaderos frutos de la noche. Me despedí de todos agradeciendo haber aceptado la invitación a compartir conmigo esta velada maravillosa y entonces se rompió la noche en aplausos, que no tomé para mí, sino para ellos por haberse dejado seducir, sí, se estaban aplaudiendo a ellos mismos porque estaban felices, plenos, satisfechos. Claro, aplaudieron a La Pampa Parrilla Argentina por su impecable presentación y por ofrecernos la posibilidad de vivir un momento tan digno de VIP, de personas muy importantes. Seguí cosechando pues esa noche al ver que al despedirse, todos y cada uno de los veinte asistentes quisieron venir a despedirse con besos, abrazos, espaldarazos y apretones de manos muy sinceros y profundos. Escuché agradecimientos de todo tipo y en especial peticiones, expresiones de la necesidad de continuar con la realización de eventos de este tipo en el que se ofrezca la oportunidad de acercarse a la buena gastronomía, al vino, a las marcas importantes de la ciudad y a otros amigos que persiguen la satisfacción de los sentidos, guiados y acompañados por otros espíritus libres, soñadores y aventureros.

08 SalíAVivirLaNochePampeanaEntonces sí, un día tuve un sueño, otro día lo hice realidad y hoy quiero seguir soñando y realizando más de este tipo. Me he dado cuenta de que esta será una muy buena oportunidad para ustedes y para mí de crecer y profundizar en un mundo en el que no hay forma de perder por ningún lado. Quiero hacer crecer esta comunidad, deseo que más y más amigos se unan a estas oportunidades de hacernos felices juntos a través de la noble satisfacción de los sentidos. Vamos a vivir la vida como nos la merecemos, vamos a decir juntos entonces #Salí a comer, a viajar, a vivir.

09 SalíAVivirLaNochePampeana

P.D. No sé si he sido lo suficientemente justo con la cantidad y forma de agradecimientos que tengo para con el equipo de trabajo de La Pampa Parrilla Argentina. A Esteban, a Elio, al equipo de cocina, a los meseros, a los administrativos, a los amigos de los demás puntos de venta, Gracias por mil y mil bendiciones, empresas como la de ustedes, marcas como la suya hacen grande a la ciudad de Medellín, a Colombia y por supuesto a su hermoso país Argentina.

P.D.2 Gracias a Ti, por compañarme en mis locuras, por tu apoyo. LCPR

 

01 SalíAViajar Salto AngelEso de cumplir un sueño que se ha abrigado por muchos años no es cosa de todos los días, y cuando es hora de cumplirse, pues te modifica por dentro y por fuera. Mi estancia en Venezuela ya llevaba seis días (Mira las anteriores “salidas” de mi blog si quieres saber más) y para el amanecer del sábado 17 de diciembre de 2016 la ansiedad apenas me dejó dormir. Antony, el guía responsable de mi persona en el Parque Nacional Canaima me pidió que estuviera en el comedor de Excursiones Kavak, hotel en el que me hospedaba, a las 6:20 am para desayunar y además me dijo que debía llevar todo mi equipaje conmigo pues luego de arribar de la excursión al Salto Ángel al día siguiente, llegaríamos casi directos al aeropuerto.

El reloj de mi celular siempre marcó la hora colombiana, así que por la diferencia horaria puse la alarma a las cuatro de la mañana y me pasé toda la noche mirando a cada rato el bendito aparato, impulsado por un temor infundado a no escuchar la señal. Tal vez les parezca inentendible, es más, ahora para mí lo es, pero el grado de ansiedad en ese momento era tal que dormir era casi imposible.

02 SalíAViajar Salto Angel

Desayuné junto a mi nuevo amigo italiano, Marco Passini y estuvimos en el embarcadero a eso de las ocho de la mañana. En esta aventura nos acompañarían también Carlos, el caraqueño y la ciudadana francesa Marie, que estuvieron con nosotros en la excursión del día anterior a los saltos en la laguna Canaima (Ver aquí). Los guías tardaron más o menos media hora en cargar la curiara con nuestras maletas, implementos para nuestra alimentación y comodidad en el viaje, las hamacas para la dormida en el campamento río arriba y un misterioso paquete muy pesado que tuvieron que subir entre dos, del cual pude saber su naturaleza e imperiosa necesidad, luego.

03 SalíAViajar Salto AngelVarias veces durante mi estadía en el Parque se me dijo que estábamos en temporada de verano y que por tanto el nivel del agua de los ríos estaba bajo, así que iba a ser muy probable que en varias ocasiones a los hombres del paseo, nos iba a tocar bajarnos de la curiara para cargarla en aquellas partes por dónde no pudiera navegar. Cuando te lo dicen y al ver la gracia y agilidad con la que la nave surca las aguas del río Carrao y de la laguna Canaima, tu reacción normal es: “pa’ las que sea, no problem, cuenten con eso”. Pero entonces, a la hora de partir nos piden que ayudemos a empujar el bote para desatascarlo de la playa y emprender el viaje; entonces, comienzas a calcular lo que se te viene pierna arriba.

Estas embarcaciones que miden entre siete y diez metros de larga, por uno y medio de ancho, están hechas de un solo tronco de madera del árbol de Laurel, pues este material es el único lo suficientemente duro para resistir los golpes que recibe de las piedras del lecho del río en sus viajes. Pues bien, ya cargada la curiara con el equipaje, la verdad, esa cosa de que de pronto habría que “cargarla” varias veces en el viaje cobra otra dimensión. Me explico contando que, el capitán de la lancha estaba en su lugar junto al motor, tres indígenas parte del equipo junto con Antony empujaban con el agua hasta las rodillas o hasta la cintura ayudados por Carlos, Marco y yo, y el último del equipo de guías, para completar cinco, un pemón pequeño en estatura pero con un torso inmenso, que era el encargado de la navegación e iba sentado en la punta de la curiara para indicar el camino más seguro, estaba apalancando con un remo robusto de unos metro y cincuenta centímetros de alto tallado en Laurel, que por cierto tenía un peso ridículo para una pieza de madera de esas dimensiones, hundiendo la punta de la pala en la arena y empujando desde la quilla, y aun así, a pesar de todas las fuerzas aplicadas que he mencionado, la “verrionda” lancha se negaba a moverse. Casi que no logramos ponerla a flotar en las aguas del río. Desde ese momento no hice más que preguntarme ¿Cuánto podría pesar la embarcación, solita, sin cargar? Si el remo cuyo peso pude comprobar en una parada técnica que hicimos luego río arriba pesaba lo que pesaba, ¿de cuántos kilogramos podríamos estar hablando al referirnos a ese solo tronco? No ¿Y cuánto podría pesar cargada con todo lo que llevaba? Pero en lo que no podía dejar de pensar era en ¿Qué diablos íbamos a hacer en esos lugares del río en el que había que bajarse para cargarla?

04 SalíAViajar Salto AngelArrancó el viaje que se me antojó mágico desde el principio. El ronroneo de motor, las chispas de agua levantadas por el corte de la quilla de la nave y empujadas al rostro por el viento, el ancho, oscuro y vivo río Carrao que se veía como una cinta tirada de cualquier manera en medio de llanura y selva, el sol en un cielo amable con algunas nubes que nos protegían de una casi segura insolación si no hubiesen estado ahí, pero en especial el suspenso con el que comienzan a aparecer en la lejanía las montañas más antiguas de la superficie del planeta, en especial la más esperada, el gigantesco Auyantepuy, un coloso de piedra con más de 700 kilómetros cuadrados que genera sus propias nubes y que gracias a la cantidad de lluvia y de la capa vegetal que cubre su superficie, tiene su propio río, cuyo curso termina precipitándose por una de sus paredes verticales y termina creando  la caída de agua más alta del planeta: 982 metros desde el tope hasta el lugar en el que se convierte de nuevo en un rio que va a confluir en el río Churrún y éste termina desembocando en el río Carrao que es el que remontamos desde el puerto del Parque Canaima.

Un tepuy es una montaña rocosa que está en pie porque su dureza pudo soportar la erosión mejor que su entorno, por eso su forma particular, pues parecen unos enormes pedazos de pastel hechos por capas de diferentes sabores; verlas con mis propios ojos me producía una extraña sensación de estar mirando hacia el pasado…  a veces, confieso, esperaba que en cualquier momento apareciera por encima de los árboles, el cuello alargado de un brontosaurio. No por nada se eligieron estas selvas y sus estepas para filmar la película Jurassic Park.

05 SalíAViajar Salto AngelEl viaje aunque divertido y lleno de sorpresas, fue algo largo pues de tres horas más o menos que dura hasta el salto, el nuestro tardo unas cinco, ya que el motor comenzó a fallar a eso de una hora de haber zarpado. Eso nos obligaba a detenernos cada cierto tiempo para que los cinco hombres pemones que iban con nosotros desarmaran el motor, limpiaran el carburador, armara y volvieran a poner a funcionar la máquina. Esto nos pasó varias veces. Con respecto a tener que bajarnos para empujar o cargar la canoa, en realidad fue necesario dos veces, pero sólo una nos bajamos todos para caminar y vadear unos rápidos que la curiara superó con el conductor, la carga y el navegante, mientras los demás nos adelantábamos para subirnos de nuevo más adelante y seguir. Nos detuvimos otra vez en una isla llamada Orquídea, muy bella, de arena rosada, en la que se hace siempre una parada para descansar, estirar las piernas y en la que hay posibilidad de bañarse en el río, cosa que ninguno de nosotros hizo, la verdad estábamos cansados, con el culo plano por la tabla en la que íbamos sentados y ansiosos por ver el salto. Una hora antes de llegar nos detuvimos de nuevo para almorzar un par de sánduches de jamón y queso con jugo de durazno Shake it, y para descubrir que el paquete misterioso y pesado que habían subido en el puerto era otro motor. Con ese logramos llegar por fin.

No sé cómo calificar el sentimiento que me produjo ver por primera vez el Karepakupay vená, que traduce: Salto desde lo profundo, porque los indígenas que siempre han habitado estos parajes, creían que el salto era una puerta a otro mundo. Aunque siempre estuve pendiente de su aparición y lo esperaba luego de cualquier curva del río, cuando finalmente apareció ante mis ojos, no pude evitar dar un grito de emoción. Ya faltaba poco para estar a sus pies, para bañarme en sus aguas.

Se llega a un recodo del río en el que te hacen descender de la curiara y comienzas a caminar por una selva muy tupida pero que por el tránsito constante de personas ya tiene un camino definido. La vegetación es increíblemente abundante, verde de todos los tonos, con hojas de todos los tamaños y formas, y no me creerán esto pero, durante todo el camino pisé raíces, es decir, el piso es en un enorme porcentaje, vegetal. Eventualmente mientras caminábamos se sentía que comenzaba a llover y de repente se detenía, luego comprendí que eso que sentía no era lluvia, sino que era agua de la caída que se esparcía por la selva que la circunda. Verán, el salto es tan alto que el agua mientras cae se particulariza por cuenta del viento y entones se esparce como lluvia varios kilómetros a la redonda.

06 SalíAViajar Salto AngelCuarenta minutos de caminata más y por fin llegué a la razón de todo lo que propició este maravilloso viaje. El último tramo antes de llegar al mirador oficial a pies del salto es un acenso en el que a veces toca casi que escalar, asiéndote de las mismas raíces que conforman el suelo. Mi compañero de viaje Marco, que iba delante de mí se desvió en un recodo del camino y no siguió al grueso del grupo, descubrió un caminito que me invitó a seguir con él para descubrir un balcón VIP exclusivo para dos personas desde el cual pudimos ver, admirar, maravillarnos, disfrutar y enloquecernos con la visión más esperada y soñada por mí, toda mi vida.

01 SalíAViajar a CanaimaEs más de lo que pensé, más de lo que imaginé, mucho, mucho más de lo que esperé. Allí me deleité e hice varias fotos y videos para la posteridad. Cuando llegué al mirador oficial me encontré con otras tres excursiones, así que en total éramos unas cuarenta personas de todas partes del mundo y sin embargo no encontré en los ojos de nadie más, una conexión profunda con lo que yo estaba experimentando. Todos estaban desesperados por tomarse la foto pal Face, así que estaban más pendientes de tenerlo a sus espaldas y en sus fotografías. Yo no podía, no quería dejar de mirarla. Mi mandíbula colgaba, los ojos abiertos como si se me quisieran salir, el cuello estirado y la nuca arrugada para sostener mi cabeza en la posición que me exigía para poder seguir viéndolo. Me lo quería grabar a fuego en la mente, para poder disfrutar de esa visión siempre. Imagínense que una nube de lluvia llegó y lo cubrió todo, comenzó a llover copiosamente en minutos. Todo el mundo corrió a esconderse del agua, yo llevaba un poncho impermeable que me permitió quedarme solo, ahí, sentado, embobado, meditando, dándole gracias a Dios por su creatividad y generosidad al crear semejante lugar, pero en especial, dándole gracias a ese niño de hace treinta años por haberse hecho esa promesa de algún día conocer este lugar y al yo de ahora por haber hecho todo lo posible y necesario para estar ahí, ese día, a esa hora, mojándome con las aguas del Salto Ángel… me sentía tocado por algo especial, era en ese momento y lo soy desde ese momento justo, la persona más especial del planeta.

Cuando salí del trance bajé al pozo que se forma en la base del salto; es increíble el caudal que tuve la oportunidad de ver. En primer lugar, se suponía que había comenzado la temporada de verano, así que habría menos agua y hasta los guías estaban desconcertados con la cantidad, tanto que no tuvimos que bajarnos ni una sola vez a empujar como lo tenían presupuestado, y en segundo lugar, al mirar hacia arriba, a un kilómetro de distancia de dónde yo estaba, se veía el agua comenzar a caer en caudal, pero a medida que bajaba se deshacía y se convertía en un velo de agua, casi como vapor, y justo en la base de la piedra no se ve un solo hilo de agua, y aun así yo estaba en ese momento asustado, rogando por no resbalar y caer en una corriente muy fuerte que amenazaba con llevarme río abajo.

¡Qué lugar mágico! Qué increíble, ¡Qué maravilla!

Luego de unas dos horas bajamos caminando para deshacer lo andado y regresar al río en donde nos esperaban los guías para llevarnos al campamento donde pasaríamos la noche. Un recinto construido casi a pie del salto, cruzando el río desde el lugar en el que se comienza la caminata para llegar a él; es un complejo conformado por cuarto estructuras, dos casas con muros y puertas en las que quedan los baños, una bodega para guardar cosas importantes como las bombas de agua y los generadores de electricidad a diesel bajo llave y la cocina. Las otras dos estructuras conformaban un techo en forma de una enorme “L”, sin paredes y con muchos travesaños que se usan como techo del comedor y la otra como techo para las hamacas donde pasaríamos la noche.

07 SalíAViajar Salto AngelCuando llegamos, nos dieron la oportunidad de bañarnos y de ponernos ropa seca. En un rato nos llamaron a la mesa y tuve la fortuna de comprobar que a los pemones les gusta mucho comer porque la cena fue en “opípara pitanza”. El platillo de esa noche consistió en arroz cocido, ensalada de vegetales frescos, dos presas de pollo “extraterrestre” que debían de tener el tamaño de un pavo, muy bien asadas, pan tajado y piña para el postre.

Estábamos cansados, pues nos fuimos a dormir tan pronto terminamos de comer. Los guías nos lo sugirieron en todo caso porque al día siguiente saldríamos a las 5:30 de la mañana para alcanzar a desayunar en el Parque Canaima y abordar el avión de salida. Eso de dormir en hamaca es toda una experiencia. Yo lo había hecho en otras ocasiones y sabía lo que me esperaba. Para mis nuevos amigos Marco el italiano y Marie la ciudadana francesa no fue tan “Cool” un par de horas después, cuando la espalda ya no encuentra forma de acomodarse y mucho menos, a eso de la media noche, cuando la temperatura descendió a unos doce grados centígrados. Aunque nos dieron unas frazadas para cubrirnos, créanme que no fue fácil superar la noche. Hay que ponerse medias en los pies, pantalones largos, un saco y taparse la cabeza con algo más, ya sea la chompa del saco o un gorro.

A las cinco de la mañana sentí hablar a los guías en su lengua pemón y supe que era la hora de levantarse. Estaba oscuro todavía, tuvimos que desarmar campamento, cambiarnos de ropa y ordenar maletas a la luz de las linternas y cuando apenas despuntaba el alba ya íbamos río abajo, dejando a nuestras espaldas ese salto de agua con el que soñé toda mi vida y con el que seguiré soñando hasta el fin de mis días, sólo que ahora con mis propias imágenes, las captadas por mis propios ojos en la más grande aventura que he emprendido en mi historia personal.

El viaje no había terminado, otra cosa sorprendente que terminó de redondear la experiencia me pasó antes de llegar al parque, pero eso es material de otra entrada.08 SalíAViajar Salto Angel

Yo #Salí a cumplir mi sueño, salí a ser tocado por las alas de un Ángel, Salí a saltar desde lo más profundo de mis ideales a la más bella de mis realidades. Conocí, me bañé en las aguas del Salto Ángel y ha sido lo mejor que he hecho en mi vida. Todo gracias a Marilyn Moscoso y a su agencia de viajes Publitravel. Si te animás te propongo que la busqués y vivás esto mismo que yo viví. Salí a Venezuela a conocer una de las maravillas naturales del planeta, porque a todos nos gusta salir a comer, a viajar, a vivir.

 

Mira el video de mi experiencia siguiendo este link: https://www.youtube.com/watch?v=fu_FGoftvlg

Mira el video:

 

Tuesday, 09 May 2017 23:54

SALÍ al Hotel Poblado Plaza

01 SalíAVivir el Hotel Poblado PlazaSer el primero en hacer algo requiere de muchas agallas, conocimiento del tema en el que se va a empezar el proyecto, conocimiento de uno mismo por supuesto y mucho, mucho de locura. Un pionero es un demente cuando inicia su proyecto, eso que nadie entiende y a lo que le ve futuro nada más aquel que mete la cabeza, pocos lo siguen, muchos le apuntan con el dedo, casi nadie le cree, y sin embargo todos están pendientes de qué le pasa para poder al final, emitir su juicio. Cuando un pionero fracasa, más de uno le cae encima y se llena la boca diciendo “te lo dije”, o “yo sabía”, pero cuando a un pionero le va bien, le llaman visionario, recibe golpecitos en la espalda y frases como “siempre creí en ti”. Sí, ser pionero es muy difícil, y sí, definitivamente hay que tener mucho de loco, pero de esos locos buenos que transforman el mundo. En este programa vamos a tener el privilegio de hablar con tres representantes de un proyecto que cuando se inició, a nadie se le había ocurrido hacer algo así en un lugar como ese hace casi treinta años, a nadie se le había pasado por la mente pensar que algo así funcionaría tan bien, tanto, que hoy son un ícono de la ciudad y el sector en el que iniciaron, ya es reconocido precisamente por dedicarse a ese modelo de negocio.

03 SalíAVivir el Hotel Poblado PlazaMis tres invitados afirman ser parte de una familia muy grande y unida que atiende con el mayor de los gustos, con un amor inmenso por lo que hacen y con un profesionalismo que trasciende fronteras, a miles y miles de visitantes y locales que necesitan de un buen lugar para descansar, para disfrutar de una buena comida o para hacer negocios. Les estoy hablando del Hotel Poblado Plaza, un lugar en el que se han alojado personajes importantísimos para la historia mundial y del país, y que han sido tratados con el mismo interés y carisma, como lo han sido aquellos ciudadanos del común que a bien, tuvieron la suerte de hospedarse allí. Quédate ahí y gózate conmigo la historia, vida y obra de la familia anfitriona más amable y querida de la ciudad, antójate conmigo de querer ser parte de ese proyecto de vida y de ciudad que tienen y que le entregan como los mejores embajadores que podemos tener de Medellín, de nuestra cultura, de nuestra pujanza. Decí conmigo Salí al Hotel Poblado Plaza.

07 SalíAVivir el Hotel Poblado PlazaEste tipo de historias me dejan llenito el corazón y además tranquilo al saber que la imagen de la ciudad, y la de nuestra cultura están a salvo en las manos de personas que son conscientes de su responsabilidad al atender a miles de extranjeros y foráneos cada año. Vieron que además de estar locos, los pioneros al iniciar la idea, debieron buscarse a otros locos para que la continuaran y la convirtieran en lo que es hoy, de ahí vienen esos tres locos de amor por lo que hacen, que me acompañaron hoy y que seguirán con su locura para contagiarnos a los demás para hacer de este mundo, uno mejor. Ahí tenés la invitación Salí al Hotel Poblado Plaza, Salí al restaurante La Terraza.

Escucha el programa aquí:

 

 


Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209

Warning: mysqli_close(): Couldn't fetch mysqli in /home2/salic274/public_html/libraries/joomla/database/driver/mysqli.php on line 209